Sind Fremdsprachen fremde Sprachen?

Clara Janés, Dichterin

La palabra “extranjero”, en muchas lenguas, es precisamente equivalente a “extraño”, “ajeno”. Este hecho tiene más de una interpretación, pero indica siempre una diferencia y, en el caso de la lengua, la diferencia es real: en el hablar una u otra lengua estriba la comprensión o no entre los hablantes.

Ahora bien, la lengua es traductora del pensamiento y el pensamiento es aquello que diferencia al hombre, pues expresa la conciencia. Rilke, consciente de este hecho, destacó la evidencia de que el hombre está cara al mundo –pues lo sabe y puede expresarlo- y el animal en el mundo.

Si nos remontamos al pensamiento, a su origen, su expresión y, por ende, a la formación del lenguaje, tal vez podríamos considerar que no son tan ajenas unas lenguas a otras. En este sentido resulta de extraordinario interés la tesis de Walter Benjamín sobre un ir al antes de la lengua en relación con la traducción. Maurice Blanchot, en La risa de los dioses, expone esta visión de Benjamin con las siguientes palabras:

“[…] Antiguamente se creía poder de esta forma [traduciendo] remontarse hasta una lengua originaria, habla suprema que hubiera bastado con hablar para decir verdad. Benjamin mantiene algo de este sueño. Las lenguas –anota- apuntan a la misma realidad, pero no del mismo modo. Cuando digo Brot y cuando digo pan, enfoco la misma cosa según un modo diferente. Tomadas una a una las lenguas son incompletas. Con la traducción, no me contento con reemplazar un modo por otro, una vía por otra vía, sino que hago señas a un lenguaje superior que sería la armonía o la unidad complementaria de todos esos modos de enfoque diferentes y que hablaría idealmente en la confluencia del misterio reconciliado de todas las lenguas habladas por todas las obras. De ahí un mesianismo propio de cada traductor.”

Y prosigue luego: “Pero Benjamin sugiere otra cosa: todo traductor vive de la diferencia de las lenguas, toda traducción está fundada en esta diferencia, persiguiendo, aparentemente, el perverso designio de suprimirla. […] A decir verdad la traducción no está destinada en modo alguno a hacer desaparecer la diferencia, cuyo juego es: por el contrario hace alusión a ella constantemente, la disimula; pero a veces revelándola, y a menudo acentuándola, es la vida misma de esta diferencia, encuentra en ella su deber augusto, también su fascinación cuando llega a acercar orgullosamente los dos lenguajes por un poder de unificación que le es propio y parecido al de Hércules estrechando las dos orillas del mar.”

    mehrsprachICH

    Ihr habt gewählt: Das ist unser Mehrsprachigkeitsbotschafter!

    11 Fragen zur Mehrsprachigkeit

    © colourbox.com
    Erfolgreiche Litauer und Deutsche erzählen über das Sprachenlernen, Sprache im Alltag und die Mehrsprachigkeit in Litauen und Europa

    SCHIRMHERRSCHAFT DES PROJEKTS

    copyright: Europäische Kommission
    Leonard Orban, Mitglied der Europäischen Kommission zuständig für Mehrsprachigkeit