Neil Beloufa

Kempinski

Neil Beloufa, Kempinski, 2007, Video, 14 min, foto fija, © Galería LHKEl trabajo audiovisual Kempinski de Neil Beloufa es una inteligente fábula contemporánea. A la intemperie, en la noche de la periferia de Bamako, capital de Mali, e iluminados por una luz de neón, diversos actores aficionados describen cuales sabios apóstoles cómo imaginan su futuro. Hablan en presente y se dirigen directamente a la cámara. Un hombre joven dice que vive como único ser humano entre cientos de bueyes, mientras el tubo de neón proyecta en su mano las cabezas café claras de animales que lo rodean.

Otro menciona seres fantásticos, autos que hablan, casas que se mueven atravesando continentes o una roca que se desplaza de un continente a otro. Un tercero cuestiona la civilización, imaginando una vida sin autos ni teléfonos. Las imágenes metafóricas sobre una vida en la que aparentemente ya no se diferencia entre seres humanos, animales y cosas, abarcan incluso alusiones humorísticas tipo ciencia ficción a medios como la telepatía y la velocidad de la luz. Los hablantes reflexionan con igual seriedad sobre tecnologías existentes como imaginadas, construyendo una narración sin linealidad. Y precisamente de eso se trata, de subvertir las expectativas y los estereotipos de un público occidental. El video pareciera abrir de manera sutil un vacío entre estas discrepantes formas de vida. En las negociaciones sobre el cambio climático lo que está en juego es precisamente la adaptación de las formas de vida a las que el video de Beloufa hace alusión.

Neil Beloufa, Kempinski, 2007, Video, 14 min, foto fija, © Galería LHK¿De dónde provienen nuestros escenarios de futuro? ¿Lo que se muestra en las escenas es mística o ciencia ficción? ¿Es un médico o un personaje ficticio el que está en la consulta? Tres luminosos focos aéreos iluminan un estadio vagamente reconocible. Los focos alumbran muy cerca el uno del otro, creando tres círculos de luz que hacen pensar en las señales de un OVNI. Algunas escenas son atravesadas por sonidos entrecortados, como si simularan una transmisión extraterrestre, como si los locutores le hablaran a un público de otro planeta. ¿O será el espectador occidental aquí el extraterrestre? En el video de Beloufa ya ninguno de los actores se hace eco del credo de “todo es posible”. Y a pesar de eso, los escenarios futuristas aparecen precisamente influenciados por eso.

¿Cuál es entonces la moraleja de esta fábula? La última toma, un recorrido sobre el puente nigeriano Les Martyrs con su tránsito urbano, representa al puente como vínculo entre imaginación y realidad. Después brillan las letras de neón de las más antigua cadena europea de hoteles de lujo, cuyo mayor accionista es el rey de Tailandia.

Al otro final de una vida, en la que la gente, los animales y las cosas son todos lo mismo, el Kempinski aparece como manifestación de un estilo de vida decadente e invadida: en todo caso, los actores del video no imaginan un futuro lleno de lujos. Pero en las naciones industrializadas de occidente, esas conquistas solo se discuten bajo el presagio negativo de la renuncia.

Vera Tollmann
Periodista y curadora free lance residente en Berlín

Copyright: Goethe-Institut e. V. 2009

    Biografía

    Neil Beloufa (*1985 en París/ Francia) estudió entre 2004 y 2009 Artes Plásticas en la Ecole Nationale Supérieure des Beaux-Arts y en la Ecole Nationale Supérieure des Arts Décoratifs en Paris, en la Cooper Union en Nueva York y en la CalArts en Valencia. Su trabajo ha sido conocido internacionalmente en exposiciones y festivales, entre otros en Six Feet Under (Nueva York 2008). Por Kempinski obtuvo Beloufa el premio ARTE de cortos europeos en el Festival de cortos de Oberhausen 2008, el premio al diálogo intercultural de la Oficina de Relaciones Exteriores en el European Media Art Festival en Osnabrück 2008 y el Short Film Grand Prize en el IndieLisboa Filmfestival 2009. Neil Beloufa vive actualmente en París.