Revista


Foto: Daniel Lima/Raquel Borges

Foto: Daniel Lima/Raquel Borges


Nuevas Diásporas Senegal: Daniel Lima y Raquel Borges

El coordinador y la directora de producción del Episodio Nuevas Diásporas hablan sobre la etapa del proyecto que ocurre en Senegal, y relacionan esta nueva estación con el episodio anterior, que tuvo lugar en Haití.

¿Por qué la elección de Senegal? ?

Nuevas Diásporas Senegal: Daniel Lima y Raquel Borges El coordinador y la directora de producción del Episodio Nuevas Diásporas hablan sobre la etapa del proyecto que ocurre en Senegal, y relacionan esta nueva estación con el episodio anterior, que tuvo lugar en Haití. ¿Por qué la elección de Senegal? Raquel Borges (dirección de producción): Una de las razones es que los senegaleses conforman el segundo grupo más grande de solicitudes de asilo en Brasil. Y ellos viven en una situación provisoria, pues no logran obtener este refugio. Nuestra elección también está relacionada con nuestra voluntad de investigar sobre el África francófona y lo que esto representa para el Neoimperialismo, lo que representa la ocupación francesa en África, donde el Senegal era la puerta de entrada de Francia en África. ¿Qué significa esto para las nuevas migraciones de hoy en día? ¿Y cómo ocurren todo ello entre los países del Sur Global?

También se rescata una relación existente entre Senegal y América, relacionada con el período colonial. Los esclavos africanos era llevados a Senegal, a la Isla de Gorée, y desde allí salían a América. Todos nosotros también salimos, de alguna forma, por aquella puerta. Hemos buscado entonces tener una relación con el pasado, con el proceso de poblamiento de América. Eligimos Senegal con el fin de representar la investigación, para representar el Neoimperialismo, por la importancia que el país tiene actualmente y que tuvo en el pasado.

Daniel Lima (coordinación): Esta cuestión también tiene que ver con nuestras condiciones de viaje. Senegal nos pareció más posible para el desarrollo del trabajo en el marco del tiempo y la estructura que tenemos. Como el África francófona (Congo, Costa de Marfil, Mali) tiene una gran presencia en Brasil, a través de Senegal podemos añadir a ese mismo episodio aquellos otras participaciones, no sólo la de Senegal, sino también de otros que se comunican bien, incluso a través de un lenguaje común.

Nuestro desafío en el trabajo con la inmigración, y siempre he dicho esto desde el inicio del proyecto, es intentar crear líneas de investigación que no actúen sólo desde la perspectiva de la discusión de la inmigración, sino más bien tratar de crear estas cartografías. Es decir, por ejemplo: ¿Cómo se relaciona la inmigración haitiana con la historia de Haití, a su vez en relación a toda América? ¿Cómo se relaciona con la presencia militar y los procesos de desarrollo militar y de tecnologías de control en los América? ¿Cómo ampliar las perspectivas, atravesando el tema de la inmigración (sin centrarse en la discusión técnica y específica de la inmigración, ya que muchas ONGs e investigadores ya lo hacen muy bien)?

Intentamos evitar una discusión muy técnica sobre legislación y derechos, pues esa no es nuestra perspectiva. Nuestra perspectiva es esbozar el tema para una discusión cultural, artística, geopolítica. Cuando Senegal viene también como investigación, la inmigración senegalesa viene junto con la investigación sobre el Neoimperialismo francés, pero también en general sobre el Neoimperialismo en África. ¿Cómo sucede esto? ¿A partir de qué se percibe esto en la vida cotidiana? ¿En qué modos se expresa este Neoimperialismo en la vida cotidiana de la gente en una ciudad, en una relación cultural, en la relación entre las personas? ¿Cuál es, pues, un enfoque macropolítico, que sin embargo tenga este lado micropolítico, que es la forma en que las personas lo sienten, como son afectadas individualmente? La perspectiva de nuestra investigación es comprender el problema de la migración, siempre desde una perspectiva cruzada.

En lo que respecta a la cuestión del proceso: ¿cómo piensan ustedes esta participación? ¿Es protagonismo? ¿No lo es? ¿Cómo es la participación en los talleres?

Daniel Lima: No uso el término “protagonismo”, pues parece que él establece como negativa la idea de coordinación que ponemos en práctica. Mi motivación como coordinador –no soy senegalés, pero sí soy fruto de la diáspora negra en el mundo– es discutir esta inmigración cruzada con el asunto del Neoimperialismo, cruzada con el tema de Haití. Es hablar de estas tecnologías de control, de la forma en que ellas se extienden por todo el mundo. Esta es una discusión que me interesa y creo que interesa a una gran cantidad de personas que investigan sobre ella y la experimentan. No niego mi papel de “protagonista” en el sentido de ser uno de los motivadores de esta investigación. Lo que tratamos de aplicar en este caso es un proceso pedagógico de producción de conocimiento horizontal. Es decir: ¿cuál es la tecnología social que se inventa para producir conocimiento de forma colectiva y horizontal, es decir, no jerárquica? En este sentido, nuestro proyecto es un laboratorio que busca la invención de estos caminos.

En términos de itinerario de viaje, ¿en qué se están centrando en Senegal?

Raquel Borges: Hemos mapeado algunas ciudades, pero vamos a permanecer en las cercanías de Dakar y alrededores. Esta decisión está relacionada con nuestro tiempo: tenemos poco tiempo, el viaje dura alrededor de diez días y no nos podemos trasladar muy lejos. Estamos viendo algunas ciudades cercanas: quizá Rufisque, St. Louis, Thiès, que es un campo de baobab.

Daniel Lima: El mayor baobab de África… o considerado el más grande de África. Todo esto es muy simbólico y tenemos que aprovecharlo. ¿Qué puede esto desencadenar en términos de acción o de preguntas, de una forma de relacionarse con la gente a partir de aquel símbolo? ¿Y cómo lograr tenerlo en una imagen? Vamos a trabajar con estos símbolos: una hora con la imagen el baobab, otra la Isla de Gorée…

Estamos tratando de trabajar con base en triangulaciones, como la que existe entre África, Brasil y otros países de Sudamérica. En este contexto, la situación de Haití, en el episodio anterior, fue diferente, ya que es un país en el Caribe. En el caso de Senegal, ¿existe esta triangulación que envuelve a África, Europa y Brasil?

Daniel Lima: Sí, creo que hay una triangulación propuesta en este trabajo sobre Senegal, formada por Europa (representada por Francia) y ante todo por la relación entre Senegal-Brasil. Su historia está conectada, ya sea en los procesos contemporáneos, ya sea en la historia. En el caso de Haití, la relación era más del tipo Brasil-Haití-Estados Unidos. Lo interesante de Nuevas Diásporas, cuando se piensa en un tercer episodio, es la triangulación entre estos lugares (Puerto Príncipe, Dakar, Haití, Senegal) y un tercer punto, que puede ser Colombia, al hablar de las poblaciones negras, o de los países andinos, Bolivia y Perú.

En los países andinos, la expresión de “cabecitas negras” funciona para estas poblaciones como “negro” para nosotros: excluido de la élite económica y política, de la dinámica social que intenta dictar el ritmo de la sociedad. Por supuesto, todo esto, afortunadamente, está cambiando en el Sur Global. El Sur entendido como los países que vivieron este trauma de la colonización: la esclavitud, el exterminio y la persecución religiosa. Incluso no incluyendo de manera explícita las poblaciones negras, podemos tratar de relacionarlas y apuntar, en un discurso cultural, hacia la existencia de una cierta complicidad entre los pueblos, en el sentido de que son pueblos que han luchado y siguen luchando contra los traumas de la colonización. Son diferentes perspectivas sobre el mismo sentido de seguir luchando.
br>

Lorena Vicini es editora, productora cultural y coordenadora del proyecto Episodios del Sur.