Tendencias

Redes de experiencias sensoriales: Una conversación con Bert Noglik

Berliner Festspiele / Patrick HinleyBert Noglik, periodista de música y nuevo director del Festival de jazz de Berlín, Foto: Berliner Festspiele / Patrick HinleyEn 1964, el periodista Joachim-Ernst Berendt dio vida al Festival de Jazz de Berlín. Desde entonces, el evento se ha transformado en un foro musical que busca un equilibrio entre innovación y tradición. En 2012, el crítico de jazz Bert Noglik reemplazó al trombonista Nils Landgren en el cargo de director artístico del festival. Una conversación sobre posibilidades, sueños y el jazz en Alemania.

¿Cómo se hace en 2012 un festival que esté a la altura de los tiempos?

Un buen festival debería llevar al escenario una muestra de aquello que actualmente es fundamental en el jazz. Debería estar marcado en buena medida por su curador pero no considerar sólo sus preferencias. Yo quisiera, por cierto, que mi mano se notara, pero en diálogo con preguntas como: ¿Qué debería conservarse en el jazz? ¿Dónde se están desarrollando nuevos enfoques? Debe haber una mezcla, pero no una mezcla aleatoria.

¿En qué medida han cambiado las expectativas del público?

Estrellas internacionales como Archie Shepp también forman parte del Festival de jazz de Berlín, Foto: Berliner Festspiele / Jan KrickeA menudo los diferentes festivales están orientados a determinado tipo de público. El público en Moers o en Saalfelden es por ejemplo diferente al del festival de jazz de Berlín. Las personas aquí son muy abiertas, es un público intelectual que está abierto a los más diversos tipos de jazz, pero que no viene sólo en busca de innovación y nuevas tendencias, sino que una vez al año quiere escuchar las diferentes cosas interesantes que esa música tiene para ofrecer.

Propio y sofisticado

¿Cómo coloca usted los enfoques temáticos propios del festival?

Jutta Hipp (1925-2003), pianista y figura trágica de la historia del jazz alemán, Foto: Berliner Festspiele / Jazz PodiumPrimero a través de un programa de tres puntos „Songs for Kommeno“, „Remembering Jutta Hipp“ y „Wanted! Hanns Eisler“, que tuvieron aquí su estreno nacional o internacional. En segundo lugar, me interesaba darle espacio en el festival a la música improvisada. Nosotros fuimos testigos de la larga historia del "Total Music Meetings", que en los primeros años del Festival de Berlín fueron concebidos como un verdadero festival paralelo y que hace cuatro años dejaron de hacerse. Yo pienso que sería una buena señal integrar en el festival aquello que en el pasado se concebía como antípoda. Otro aspecto que se puede considerar es la vinculación del jazz con otras expresiones artísticas como el cine, la literatura, la danza, especialmente el claqué (tap).

¿Cómo se conjuga esa diversidad con la tendencia actual de los suplementos culturales alemanes de sepultar una vez más al jazz?

El baterista Günter 'Baby' Sommer de Dresden es una figura emblemática de la escena jazzística alemana, Foto: Berliner Festspiele / Tobias SommerYo pienso que deberíamos hablar más de las fortalezas y debilidades del jazz a partir de ejemplos concretos. Lo que pasa en el festival de jazz refleja exactamente lo contrario de la afirmación de que el jazz ha perdido su relevancia social. En "Songs for Kommeno" por ejemplo, un baterista alemán se confronta con el horror de la Segunda Guerra Mundial. "Remembering Jutta Hipp" es el abordaje de una figura extraordinariamente creativa y a la vez trágica de la historia del jazz alemán y "Wanted! Hanns Eisler" no es sólo el acercamiento a un importante compositor, sino también a las trincheras ideológicas del siglo XX. Esos son tres proyectos que tienen una connotación social explícita, aunque la relevancia social no depende únicamente del abordaje de temas políticos o sociales. También el arte por el arte puede tener relevancia social. Depende siempre de la relevancia que la música tenga en su contexto.

¿En qué medida el Festival de Jazz de Berlín está en condiciones de ampliarse o requiere renovarse?

El Capital en conjunto con el equipo de filmación Manic Cinema descubren al compositor Hanns Eisler para el jazz, Foto: Berliner Festspiele / Bruce MilpiedEl nuestro es uno de los festivales europeos más importantes, cuya significación ha ido creciendo en el tiempo. Bajo mi dirección habrá una intensión explícita de representar a la música alemana. Tenemos un espacio para el trombonista Nils Wogram, que a modo de una retrospectiva, se presenta con diversos grupos. Tenemos en el escenario a la pianista Julia Hülsmann, una de las más importantes músicas alemanas, y a algunas otras, como por ejemplo, la saxofonista Silke Eberhard. Y naturalmente a Rolf Kühn, uno de los grandes nombres del jazz alemán. Y es que yo no solo quería tener a las figuras jóvenes, sino contar también con alguno de los padres, con alguna figura europea de su talla en el programa. Y en cuanto a la necesidad de renovarse… Yo tuve claro desde el principio que no podría modificar radicalmente el festival, entre otras cosas porque yo también respeto esta configuración. Por eso, la idea más bien es ir haciendo grandes cambios musicales pasito a pasito.

Las redes como posibilidad

¿Qué sueños personales tiene usted en relación al festival?

Me gustaría mucho seguir haciendo proyectos creados expresamente para el festival. Esto depende del financiamiento, por el momento tengo más ideas que posibilidades de realización. Pero en suma estoy muy contento del marco de acción que me ofrece el festival.

Pero a algunos músicos no les gusta cuando los directores de festivales los colocan en nuevas combinaciones…

Afiche del Festival de jazz de Berlín 2012, Foto: Berliner FestspieleUna cuestión fundamental es el diálogo personal con los músicos. Yo dirigí durante 16 años el Festival de Leipzig y luego por 3 años el Festival "Sounds No Walls" en Berlín. En ese tiempo se desarrollaron muchas relaciones con músicos y permanentemente se suman otros. Es decir que cuando se arman proyectos siempre son colectivos. Evidentemente que un grupo estable tiene grandes ventajas frente a un proyecto. Pero por otra parte, la música se desarrolla precisamente a través de determinados impulsos. Para un festival como el de Berlín es muy importante llevar cosas nuevas al escenario más allá de las constelaciones existentes.

Esa era también la idea inicial del festival en los tiempos de Joachim-Ernst Berendt…

El trombonista Nils Wogram es uno de los músicos más inquietos del jazz alemán y se le dedicó una retrospectiva en Festival de jazz de Berlín 2012, Foto: Berliner Festspiele / Antje BerghäuserExacto, con World Music por ejemplo. En restrocpectiva, debe reconocerse que no todo se logró, pero fue importante que se pudiera experimentar en ese contexto. Algunas de las cosas que pasan este año se mueven en un determinado marco, como por ejemplo, el Concierto en la Academia de las Artes. Pero yo quisiera que no fuese demasiado rígido, si no que dé cabida a la experiencia sensorial. Entre los cálculos que se necesitan para diseñar un festival está también una porción de intuición. A veces uno mismo se sorprende sobre las vinculaciones transversales.

¿Es decir ya no estamos halando de temas, sino de redes?

Yo creo que las redes funcionan mejor que las definiciones de temas monolíticos. Hace poco conversé largamente de la trienal del Ruhr con Heiner Goebbels, y también él opinaba que es muy difícil abordar temas de manera individual, mientras que las redes permiten muchas más interconexiones y aperturas.

Bert Noglik, nacido en 1958 en Leipzig, estudió Ciencia Culturales, se doctoró en Diseño Medioambiental en Espacios Urbanos y en 1977 comenzó a trabajar como periodista free-lance. Se hizo conocido especialmente a través de sus numerosos artículos sobre la escena jazzística polaco - alemana, transformándose desde los años 80 en un experto en jazz de nivel internacional. Noglik dirigió entre 1991 y 2007 el Festival de Jazz de Leipzig, luego de lo cual asumió por tres años la dirección del festival intercultural de música "Sounds No Walls" en Berlín y sigue trabajando como periodista especializado en jazz en la radio Mitteldeutschen Rundfunk (mdr).
Ralf Dombrowski
trabaja como periodista de música en el diario Süddeutsche Zeitung, la Radio de Bavaria y numerosas publicaciones especializadas.

Copyright: Goethe-Institut e. V., Internet-Redaktion
Octubre 2012

¿Tiene preguntas sobre este artículo? ¡Escríbanos!
internet-redaktion@goethe.de

Enlaces sobre el tema

EUNIC

Institutos nacionales de cultura de la Unión Europea.

Jazz from Germany

Artists and stages, labels and festivals, universities and competitions – background information and current trends

Jazz Podcasts

Aquí puede escuchar una selección de conciertos de Jazz.
...touring with Goethe...