Job

Hola, soy la nueva

Foto (Ausschnitt): colourbox.comPhoto (detail): colourbox.com

Photo (detail): colourbox.com



Cuando después de la entrevista de trabajo llega la respuesta afirmativa y uno consigue el puesto se experimenta un gran alivio. Pero la alegría se disipa enseguida a medida que se acerca el día en que hay que presentarse en el nuevo lugar de trabajo.

Y el nerviosismo va en aumento, ya que durante la primera jornada laboral son muchas las cosas que pueden salir mal. La primera impresión es decisiva pues, como todo el mundo sabe, para eso no hay nunca una segunda oportunidad. Aquí te enterarás de lo que debes evitar en tu primera jornada laboral y cuál es la mejor manera de afrontarla.

Impuntualidad:
no se puede llegar tarde el primer día. Por eso antes hay que aprenderse bien el camino hasta el trabajo. Además, hay que calcular un margen de tiempo de reserva, por lo menos media hora. Pero si, a pesar de todo, uno se queda atrapado sin remedio en un atasco, al menos debe tener el número de teléfono directo del jefe para llamar y disculparse.

Improvisación:
es absolutamente imprescindible prepararse concienzudamente antes del primer día de trabajo. Eso incluye disponer de información sobre el nuevo empleador y también dormir lo suficiente: si uno llega medio dormido el primer día probablemente no cause la mejor de las impresiones.

Vestimenta inadecuada:
¿vaqueros y deportivas o traje y corbata? La preparación también incluye reflexionar sobre el efecto que uno quiere causar con la ropa. Es importante conocer el código de indumentaria de la empresa. Si no se está seguro, es mejor elegir prendas más formales que desenfadadas.

Descortesía:
se podría pensar que no hay nada más lógico que recomendar ser cortés. Sin embargo, cuando se instruye a primerizos en el mundo laboral a menudo hay que ser un poco más concreto: fuera chicles. Se debe silenciar el móvil y no mandar SMS ni hacer llamadas telefónicas privadas. Los correos electrónicos privados también son tabú. Y, aunque todos se tuteen en la oficina, al principio es mejor utilizar el "usted" hasta que los colegas inviten personalmente a tutearlos.

Inquietud nerviosa:
cuando se está nervioso sirve de ayuda adoptar una postura corporal que denote seguridad en sí mismo: hay que erguirse, levantar los hombros, apoyar bien ambos pies en el suelo y respirar profundamente.

Sabelotodo:
el nuevo colega no debe mostrarse bajo ningún concepto demasiado resuelto en su primer día de trabajo. A menudo el resto del personal ve al nuevo empleado como una amenaza. Por eso es preferible ser humilde y discreto y respetar las jerarquías.

Parloteo:
hay personas a las que les resulta muy fácil charlotear y, cuando se sienten nerviosas, simplemente se sueltan a hablar. Pues bien, esta advertencia va dirigida sobre todo a ellas: ¡cuidado! El primer día es importante observar todo atentamente para familiarizarse rápidamente con las redes personales y también con las trampas existentes.

Enmudecer:
si uno enmudece de repente da la impresión de sentirse intimidado. Es mejor mostrar interés por los colegas y por el trabajo, preguntar y sonreír de vez en cuando. Si el primer día nadie se ocupa de uno hay que preguntar activamente si se puede acompañar a algún colega para ver cómo se hace el trabajo.



Karin Janker,
viene de Regensburg, al sur de Alemania. Mientras cursó la carrera de Periodismo, realizó prácticas profesionales en Buenos Aires, donde además investigó sobre la dictadura militar argentina como parte de su proyecto fin de carrera. Tras alcanzar su Diplomado en Periodismo, realizó exitosamente un Masterado, en el cual se concentró en el estudio de la literatura, filosofía y la historia del arte. Durante este periodo sus estudios, Karin trabajó con varios medios impresos alemanes.

Copyright: rumbo @lemania
Julio 2012

Este texto es una traducción del alemán.

    Rumbo Alemania - Blog

    Rumbo a Alemania - el blog para jóvenes nómadas

    Mein Weg nach Deutschland

    Una página web para estudiantes del alemán con juegos, videos e informaciones prácticas sobre la vida en Alemania.

    Migración e integración

    La migración transforma culturas