Sobrevivir

Políticos retrógrados

Foto (Ausschnitt): Alper Çuğun (alper @flickr), CC BY 2.0Photo (detail): Alper Çuğun (alper @flickr), CC BY 2.0

Photo (detail): Alper Çuğun (alper @flickr), CC BY 2.0


La denominada “Alternative für Deutschland” (Alternativa para Alemania), en forma abreviada AfD, es la gran beneficiada por la crisis dentro de la constelación de partidos políticos alemanes. AfD saca provecho político de la crisis que ha conmocionado a los bancos y a los mercados financieros europeos durante los últimos años.

Y de la credulidad de muchas personas que desean un final de la crisis rápido, cómodo y, en caso de duda, tajante. La solución rápida de AfD es: ¡fuera euro! Este eslogan es tan certero, tan fácil de entender, tan pegadizo... se podría pensar que lo ha ideado el periódico Bild. De hecho el diario sensacionalista más grande y descarado de Alemania ha puesto en marcha hace sólo unos meses una gran campaña contra “los griegos” (cita: “nosotros pagamos, ellos meten caña”) y otros europeos del sur, cuyos titulares no están muy lejos de los lemas de AfD.
Pero AfD no sólo duda de que la unión monetaria tenga sentido (“el euro está arruinando Europa”), sino que también cuestiona el cambio climático (para AfD se trata tan sólo de “pipí en un lago”) y la inmigración (“la inmigración requiere normas estrictas”). En cualquier caso, no resulta sorprendente que AfD haya encontrado en el euro la imagen más clara del enemigo:

llama la atención que muchos militantes de este partido de reciente creación son hombres de edad que probablemente todavía siguen calculando el importe de cada compra en marcos y céntimos de marco. Además, buena parte de la cúpula del partido está cubierta de distinciones y lleva su título de doctor como una condecoración en el pecho.
Pero últimamente no sólo buscan refugio bajo el estandarte azul de AfD catedráticos satisfechos sino también un montón de populistas de derechas procedentes de otros partidos pequeños. Por eso hace poco el partido ha puesto freno a las admisiones y ya no está dispuesto a permitir automáticamente la entrada a afiliados islamófobos ni de derechas. Aunque este paso ya está recibiendo críticas dentro de AfD: hay militantes que no están dispuestos a aceptar ninguna “prohibición de pensamiento” por lo que respecta a la crítica al islam. Estando así las cosas, ¿qué se puede esperar? ...
Hasta ahora el partido reunido en torno a su portavoz Bernd Lucke ha cosechado sus votos fundamentalmente entre los electores que utilizan el voto de castigo, estrategia esta que ya ha beneficiado a otros partidos. Cuando Merkel sugiere a los electores que no hay alternativas, AfD afirma lo contrario. Pero el partido todavía tiene que encontrar una línea política clara, más allá del mero euroescepticismo. Hasta entonces el rescate del euro será la cabeza de turco fácil de convertir en el blanco de todas las críticas.

Para nuestra generación que en clase de mates prendió a calcular los problemas de compra-venta con el símbolo del euro, el eslogan "de vuelta al marco alemán" suena tan ridículo como si alguien se propusiera seriamente volver a implantar controles fronterizos en Europa.
Sin embargo, también han votado a AfD electores jóvenes de menos de 30 años. En las elecciones al Bundestag celebradas a finales de septiembre el partido consiguió en total un 4,7 por ciento de los votos, y eso sólo medio año después de su fundación. ¿Toda esa gente está en contra del euro y de Europa? ¿O simplemente se sienten frustrados y malhumorados por la actitud de los grandes partidos? Probablemente no lo sabremos hasta que se celebren las próximas elecciones en las que AfD se consolidará o se hundirá sin el menor ruido.
Por el momento parece como si anidara muy a gusto en el extremo derecho del espectro político: los dirigentes del partido prefieren dar sus entrevistas a la revista de derechas “Junge Freiheit” (Libertad joven). Mientras que Bernd Lucke utiliza un vocabulario indigno de un partido demócrata: en actos del partido habla de la “hez social” que llega al país con la entrada de inmigrantes incultos, y de la “degeneración” de la democracia. ¿Es sólo casualidad o estamos asistiendo al crecimiento de un nuevo partido de derechas que saca provecho de la crisis bancaria para sí y para sus objetivos populistas? Incluso los republicanos populistas de derechas han empezado a quejarse de que AfD les está robando cada vez más sus propios temas.



Stefanie Baum
viene de Regensburg, al sur de Alemania. Mientras cursó la carrera de Periodismo, realizó prácticas profesionales en Buenos Aires, donde además investigó sobre la dictadura militar argentina como parte de su proyecto fin de carrera. Tras alcanzar su Diplomado en Periodismo, realizó exitosamente un Masterado, en el cual se concentró en el estudio de la literatura, filosofía y la historia del arte. Durante este periodo sus estudios, Karin trabajó con varios medios impresos alemanes.

Copyright: rumbo @lemania
Januar 2014

Este texto es una traducción del alemán.

    Rumbo Alemania - Blog

    Rumbo a Alemania - el blog para jóvenes nómadas

    Mein Weg nach Deutschland

    Una página web para estudiantes del alemán con juegos, videos e informaciones prácticas sobre la vida en Alemania.

    Migración e integración

    La migración transforma culturas