Sobrevivir

Atlas del alemán cotidiano

Foto (Ausschnitt): Adam Thomas (devdsp @flickr), CC BY 2.0Photo (detail): Adam Thomas (devdsp @flickr), CC BY 2.0

Photo (detail): Adam Thomas (devdsp @flickr), CC BY 2.0

¿Brötchen o Schrippe? Un equipo de investigadores de Salzburgo y Lüttich está cartografiando desde 2003 el lenguaje alemán cotidiano y muestra así de manera muy clara cómo se distingue y modifica el uso de la lengua en las distintas regiones.

Quien pide en Berlín “dos Brötchen” o bollos de pan, ya cometió la primera equivocación. Aunque en la mayoría de los libros para aprender alemán se utiliza el concepto Brötchen, estos pequeños bollos redondos hechos de harina de trigo tienen nombres muy diferentes. En la región de Berlín se les conoce como Schrippe. En el Sur de Alemania se les dice Semmel y en Stuttgart y alrededores más se le como Weck o Weck(er)le. En el Atlas zur deutschen Alltagssprache (AdA)(Atlas del alemán cotidiano) se registran once diferentes designaciones para estos bollos de pan y se marcan con colores en sus distintos ámbitos de utilización.

¿Schmotziger Donnerstag o Weiberfastnacht?

Para saber dónde se utilizan ciertas expresiones y conceptos, cada año los investigadores realizan una encuesta en línea. En 2014 los científicos quisieron averiguar, por ejemplo, cómo se le llama en Alemania al jueves anterior al Lunes de Carnaval, lo que en España se conoce, entre otros, como Jueves Lardero. Como opciones a elegir se ofrecen conceptos ya conocidos, como Weiberfastnacht (la noche del carnaval de las mujeres), Fettdonnerstag (jueves gordo), Schmotziger Donnerstag (jueves sucio) y Faisse Dunnschdig. Los participantes pueden también añadir nombres que se acostumbren en su región, o marcar la opción que indica que en donde ellos viven no se le da un nombre especial a ese día. Hasta ahora han quedado registradas aproximadamente 500 localidades en Alemania, Austria, Tirol del Sur, Bélgica y Luxemburgo.

“Hacemos esto una vez al año desde 2003, y siempre nos sorprende cuán claras son las estructuras que surgen a partir de los mapas”, dice Stephan Elspaß de la Universidad de Salzburgo. Concibió este proyecto junto con su colega Robert Möller, de la Universidad de Lüttich, y entre tanto en cada encuesta participan alrededor de 10.000 personas. El grupo meta no son expertos en lingüística o lingüistas, sino personas normales: “Preguntamos de manera pragmática qué expresiones se utilizan o se escuchan en la cotidianidad en diferentes lugares. Ya sea en la panadería o en el mercado, por ejemplo”, explica Elspaß. Se averigua el uso de la lengua local en relación con el vocabulario, la pronunciación y la gramática.

Claras diferencias regionales

Al efecto resaltan claras diferencias regionales, como muestran estos ejemplos: en frases comparativas, la norma gramatical señala que se debe utilizar la palabra als (que); por ejemplo, Markus es más alto que Tomás). Pero esto no es así en todas partes, en general sí se le utiliza con la mayor frecuencia, pero en Baviera y Baden-Wurtemberg también se emplea principalmente la variante wie (como). Ahí es usual decir: Markus es más alto como Tomás. Además, en ciertas regiones también son usuales als wie (que como)y, de manera esporádica wan (en Suiza). Para el pronombre ich (yo), los participantes mencionaron ¡siete! diferentes variantes de pronunciación. Los alemanes del Norte dicen ich, los del Sur i, entre los berlineses se usa ik, en Dresden o Maguncia isch y en otras regiones se utilizan esporádicamente también ech, esch y ek.

El lenguaje cotidiano: entre el estándar y el dialecto

Los investigadores consideran como lenguaje cotidiano todo lo que forma parte de la comunicación cotidiana: las charlas con los amigos o las conversaciones con los vendedores en una tienda. Dependiendo de la región, el lenguaje cotidiano está más cerca del estándar o del dialecto. Si se toparan dos personas procedentes de regiones en las que se hablan dialectos muy diferentes, es posible que de vez en cuando tuvieran problemas de comunicación. “Las diferencias en el vocabulario y la gramática y las particularidades en la pronunciación producen dificultades”, dice Elspaß. “A veces es difícil reconocer dónde termina una palabra y comienza otra.”

Pero los investigadores no sólo quieren dar una visión panorámica de las variantes regionales del vocabulario. “Queremos presentar la diversidad de la lengua alemana y seguir las posibles tendencias del desarrollo lingüístico”, dice Elspaß. La base para esto la constituye también el Wortatlas der deutschen Umgangssprachen (Atlas de las palabras del lenguaje coloquial alemán) de Jürgen Eichhoff, en el que se publican los resultados de las investigaciones sobre el lenguaje coloquial cotidiano usado en Alemania en las décadas de 1970 y 1980. “La comparación con los resultados de Eichhoff nos permite sacar conclusiones sobre los cambios que ha sufrido el uso de la lengua en las últimas décadas”, dice Elspaß.

Por ejemplo, cuando se comparan los mapas es posible reconocer cómo ha cambiado la propagación de ciertos conceptos con el paso del tiempo. Si antes todavía se empleaba en Schleswig-Holstein la palabra Rundstück, hoy en cambio ésta casi ha desaparecido. A cambio, hoy se ha establecido el uso de Brötchen en la región. También las fronteras políticas pueden influir la difusión de ciertas variantes. En los mapas de Eichhoff en el Norte de Alemania todavía se registra el término Schlachter o Schlächter para carnicero. Más tarde, en la RDA se impuso la palabra Fleischer para designar al mismo oficio. “Todavía es posible reconocer en los mapas los contornos de la antigua frontera”, dice Elspaß.

La transformación del lenguaje

Lo que resulta muy claro es que la lengua alemana y, por tanto, también el lenguaje cotidiano están en constante transformación. Variantes usadas en el Sur se imponen en el Norte y viceversa. Por ejemplo, la fórmula para despedirse: tschüß. Antes sólo era usual en el Norte, pero ahora también resulta común en el Sur, e incluso se le utiliza en Austria. Así es que por ahora decimos: ¡Tschüß!

Yvonne Pöppelbaum
trabaja como redactora independiente en Hamburgo.
www.poeppelbaum.eu

Traducción: Claudia Cabrera
Copyright: Goethe-Institut e. V.,
Internet-Redaktion
Agosto 2014
Enlaces sobre el tema

Rumbo Alemania - Blog

Rumbo a Alemania - el blog para jóvenes nómadas

Mein Weg nach Deutschland

Una página web para estudiantes del alemán con juegos, videos e informaciones prácticas sobre la vida en Alemania.

Migración e integración

La migración transforma culturas