Sobrevivir

Un café, por favor

Foto: (CC0 1.0), pixabay.com

Foto: (CC0 1.0), pixabay.com

Berlín, ciudad atractiva, tanto para ir de vacaciones como para vivir. Si fuese una persona diría que le gusta la naturaleza, que aprovecha cualquier trayecto para dar una vuelta en bicicleta, que se preocupa por el medio ambiente y que le gusta salir de fiesta.

Lo que no sabría decir es de qué color tiene la piel, ¡ni mucho menos el pelo! Pero aunque aquí hoy se respira libertad, hay ciertas costumbres que se deberían tener en cuenta.

En alemán mejor

El inglés es de gran ayuda siempre que se compre un billete de ida y vuelta. Sin embargo, si cada mañana de manera indefinida pedimos “einen Kaffee, bitte” o “coffee please” y no un “descafeinado con leche desnatada, pero no muy caliente por favor”, ¿que podría ocurrir? cabe imaginar los nervios a flor de piel a base de soplar y soplar, “y soplando te quedas sin tiempo”. La situación se complica cuando se trata de buscar un piso para alquilar, realizar compras o llevar a cabo unas gestiones, y así día tras día, tras día.

Sí, definitivamente mejor “auf Deutsch”.

Todo, pero por favor

Al margen de la mayor o menor necesidad de controlar el idioma, lo que parece obvio en la cosmopolita ciudad alemana, es la presencia de los buenos modales. Así, si la vestimenta o el mencionado color de pelo, no tienen excesiva importancia, el socorrido “bitte” sí, la tiene especialmente. Puede que los españoles a la hora de pedir el desayuno en una cafetería lo expresemos con un “ me gustaría tomar chocolate con churros” y sea de lo mas normal, sin mas añadidos; Digamos que aquí, es muy buena idea recordar el indispensable “por favor”, siempre, claro está, que nos interese resultar adaptativos.

Somos lo que comemos además lo que pensamos

Es más que conocido el hábito de los alemanes de beber cerveza, lo que en España sería un vinito, y su gusto por las salchichas, traducido a “Currywurst” en Berlín. No es de extrañar, esa mezcla picante de ingredientes con mostaza y ketchup no se puede resistir. Menos conocida es su simpatía por lo ecológico, que absorbe al mismísimo “Currywurst”. Apreciamos un considerable número de supermercados con estos productos, y todos o casi todos los demás, les dedican una sección más o menos importante. Resulta por ello posible, además de acertado, alimentarse de forma saludable.

Tan buenas costumbres como la anterior lo son otras, que una vez aquí , o mas o menos ubicados, son tan fáciles de adquirir como gratificantes: Disfrutar de sus lagos, beber de su cultura o dejarnos envolver por su naturaleza.

En fin, ¡no enamorarse de Berlín es imposible!

Alicia Monika SJ
Licenciada en Ciencias de la Información en Madrid. Tiene experiencia laboral en Bath, Reino Unido y previa formación del idioma y cultural en Galway, Irlanda y en Lugano, Suiza. Ha trabajado en Madrid en una Agencia de Comunicación y Publicidad, en Radio Nacional Española y Cadena Cope entre otras. Márketing y publicidad en Berlín.

Copyright: rumbo @lemania
Octubre 2015

Idioma original: Castellano

    Rumbo Alemania - Blog

    Rumbo a Alemania - el blog para jóvenes nómadas

    Mein Weg nach Deutschland

    Una página web para estudiantes del alemán con juegos, videos e informaciones prácticas sobre la vida en Alemania.

    Migración e integración

    La migración transforma culturas