Sobrevivir

Regla del buen invitado: entra sin zapatos

Foto: (CC0 1.0) nuzree, pixabay.com

Foto: nuzree, pixabay.com

Pocas costumbres sorprenden tanto a un español cuando llega a Alemania como la de entrar en una casa y tener que descalzarse, y es que esta acción, que más que hábito es ya una obligacion en el país germano, está tan arraigada que lo sorprenderte es escuchar un “pasa, no hace falta que te quites los zapatos”.

Y es que andar descalzos lo tenemos asociado a la intimidad de nuestro hogar y nos parece hasta de mala educación recorrer suelos ajenos sin llevar nada más que calcetines. Aquí tienen una idea diferente y no debe sorprenderte que incluso los desconocidos que pisan por primera vez tu vivienda dejen a un lado su calzado y se paseen descalzos por las habitaciones. Aún recuerdo mi sorpresa la primera vez que vi al fontanero andando en calcetines por mi casa.

Sospecho que, como casi todo lo que hacen los alemanes, esta costumbre tuviera en sus inicios un sentido práctico y se debiera a la idea de no manchar el suelo de nieve, pero esta propuesta originaria se ha extendido al resto de estaciones del año y lo cierto es que hasta las sandalias de verano tienen la entrada vetada a las casas alemanas.

¿Os imagináis asistir a una fiesta en la vivienda de algún amigo y encontraros a los invitados elegantemente vestidos pero andando sin zapatos por ella? Esta estampa, extraña para cualquiera de nosotros, se torna natural en Alemania y supone una preocupación extra cuando vas a visitar a alguien: debes revisar que los calcetines elegidos no estén desgastados ni tengan agujeros que te dejen en evidencia.

Los anfitriones más detallistas han perfeccionado el sistema y cuentan con varios pares de zapatillas de andar por casa para ofrecérselas a los invitados y que estos no tengan que andar descalzos por el suelo, lo cual es de agradecer sobre todo en invierno. Y los hay quienes directamente se llevan de casa sus propias pantuflas metidas en una bolsa, las sacan al llegar y se las calzan para sentirse como en su propio hogar.

Ana Gragera
trabaja como profesora de español en Múnich y lo compagina con sus otras dos pasiones: el periodismo y la escritura. Le encanta la naturaleza que hay en el sur de Alemania, especialmente los Alpes y los majestuosos lagos que abundan en Baviera.

Copyright: rumbo @lemania
Enero 2016

Idioma original: Castellano

    Rumbo Alemania - Blog

    Rumbo a Alemania - el blog para jóvenes nómadas

    Mein Weg nach Deutschland

    Una página web para estudiantes del alemán con juegos, videos e informaciones prácticas sobre la vida en Alemania.

    Migración e integración

    La migración transforma culturas