Choque de culturas

Como el fútbol español destroza el idioma alemán

Fuente de la foto: (CC BY-NC 2.0) Hedonistin, flickr.com
Lo confieso. Yo ya lo he probado absolutamente todo: cursos malos y baratejos en escuelas privadas; cursos caros y buenos en el Goethe Institut; tándems en España y en Alemania, audiolibros; tediosas lecturas de diarios y revistas; películas en versión original con subtítulos; películas en VSO sin subtítulos; la Volkshochschule ahí, llena de españolaz@s y con una profesora germanoriental que desconocía el significado de la palabra "didáctica"; libros de Grass, Brecht, Kafka y compañía; y así un largo etcétera...

...pero nada, no hay manera. No acabo de alcanzar un nivel de alemán que me permita sentirme orgulloso de mi mismo. Digásmolo así: despues de unos cuantos años en Berlín, tengo el suficiente conocimiento pasivo de alemán como para llevar una vida medianamente cómoda y sin sobresaltos, pero mi conocimiento activo del idioma (manejo eficaz y rápido del vocabulario, construcciones gramaticales SIN errores, giros lingüisticos, bromas, etcétera) está lejos de ser satisfactorio tanto para mí como para mis interlocutores germanos, que demasiado a menudo siguen frunciendo el ceño, típico gesto del "Muttersprachler" (hablante nativo, en alemán) cuando le doy una patada en los huevos a las reglas gramaticales y de pronunciación del Hochdeutsch.
En ese sentido, me puedo sentir orgulloso de ser un mediocre español medio-típico. O lo que es lo mismo: un BUEN español. Porque no nos engañemos: l@s españ@les, con contadas excepciones, NO somos buenos con los idiomas extranjeros. Y si mi albaceteño pueblo, Campoalbillo, no está en España, ¿dónde está si no?

A mí no me gusta el fútbol, pero me empecé a interesar por ese sobrevalorado deporte cuando me enteré de que unos cuantos futbolistas españoles estaban buscando refugio en la Bundesliga como yo busqué en su día resguardo académico en la Escuela Superior de Berlinología. Siempre me pregunté si el futbolista español sería igual de malo con el alemán que sus conciudadanos medios-medriocres como yo, Juan Manuel Inhiesta Pardo. El ejemplo perfecto: Raúl González Blanco. Vamos a ver cómo se las arreglaba Raulito durante su estancia en el Schalke:



Ay Raúlete, si no sabes torear pa qué te metes.

Esa risa nerviosa la conocemos todos. Al chaval le debió de salir un buen partido, le vino el productor de la tele alemana y se vino arrrrrriba. "Esta es la mía, cago en to", debió de pensar Raúl. "Voy a sacar a lucir mi B1". Y ñas: le salió un "Entzurdigung" que, por cierto, me recuerda bastante al acento de un camarero gaditano que conocí en mi época de lavaplatos en Berlín. Un camarero gaditano muy gracioso, pero que no habría conseguido pronunciar bien el alemán ni con tres vidas encerrado en un intensivo de la escuela alemana.
Y ahora nos vamos con el líder sin discusión del nuevo star system de acentaco ibérico de la Bundesliga: PEP GUARDIOLA, algo así como el Ché Guevara del balompié: dicen que ha revolucionado el fútbol y no vende millones de camisetas con su cara porque no quiere. Antes de que su super Bayern comenzase a arrollar, según los medios de comunicación alemanes su alemán era la hostia. Vamos con su primera rueda de prensa:



"Bayegggn de Muenchen Uebegalles"

Bien, vale, pongamos que compramos la excusa del año de estudio en Nueva York y tal. Guardiola, aun hablando bastante mal, se defiende en esa primera rueda de prensa. Pero echemos un ojo a una de sus últimas comparecencias como técnico del Bayern de München. Dentro vídeo:



"Die egsssste Ziel....éste..."

Vamos a ver, si Guardiola, en vez de llamarse Guardiola, se llamase como mi primo Antonio, en lugar de alabanzas por su buen alemán le iban a caer hostias sin compasión. Y además con razón, porque mi primo Antonio habla muy mal alemán (más o menos como Pep) y se las arregla como puede por Erfurt con los cuatro duros que le pagan por sus prácticas. Entiendo que a Guardiola se le respete muchísimo por lo que ha hecho en el fútbol, pero estaría bien que dejasen de adularle por su alemán. Porque, seamos serios: el alemán de Pep es PATRULLERÍSIMO y los "Muttersprachler" no entienden ni la mitad de lo que dice. Me recuerda bastante a Trapattoni, pero en versión elegante. Vamos a recordar a Trapattoni, cojones:



"Guardiola spricht Doitsch wie eine Flasche leer...strunz..."

Pero vamos, no seamos tan crueles: también hay futbolistas hispanohablantes en la Bundesliga que se defienden bastante bien con un alemán que, no obstante, no deja de ser patrullero. El primero es vascoparlante, si no me equivoco. Y tener dos o más idiomas maternos siempre ayuda aprender otras lenguas. Esto último es IRREBATIBLE, así que no me intentéis llevar la contraria por esa línea argumental. Me refiero a Javi Martínez:



"Este...ick wöehne...ahí..." Cuanto daño hace poner un Umlaut donde no toca, eh Javitxu?...

Ahora vamos con otro hispanohablante que habla bastante bien alemán. Aunque su dominio de la gramática, las declinaciones y los géneros es bastante patrullero, hay que reconocer que de todos los protagonistas futboleros de este post, es el que mejor pronuncia de todos CON DIFERENCIA. Me refiero al delantero peruano Claudio Pizarro, un viejo zorro del área y también de la Bundesliga:



"Hundretvierunddreißig" Casi perfecto, Claudio...

Guardiola debería aprender de Pizarro. Es realmente impresionante como un futbolista puede alcanzar tan buen nivel: mantiene una conversación fluída con la periodista, es convincente con su discurso, respeta casi siempre las estructuras gramaticales y, sobre todo, pronuncia impresionantemente bien. Todo lo expuesto anteriormente me lleva a la siguiente conclusión: los hispanohablantes latinoamericanos suelen ser más capaces de imitar el acento de otros idiomas, su capacidad lingüística es más camaleónica. A su lado, el hispanohablante ibérico parece un elefante en una cacharrería cuando, por ejemplo, de pronunciar alemán se trata. Y GUARDIOLA ES UN EJEMPLO DE ESTO ÚLTIMO…
Os regalo un último consejo antes de bajarme al bar de la esquina a ponerme hasta el ojete de birra, jägermeister e ilustrarme con el BZ y el Kicker: el día en que entabléis una conversación con un yonkie de Kottie y/o Hermannplatz que esté borracho, tú le entiendas a él, y él te entienda a ti, ese día sí podrás decir que realmente sabes alemán. Gute Nacht.



Juanma el Mar
Redactor de Berlunes© Berlunes.

Copyright: Berlunes
Enero 2014

    TransEur(H)opeTheatre

    40 Jugendliche aus 4 Ländern treffen sich, um ein Theaterstück auf die Bühne zu bringen

    Rumbo Alemania - Blog

    Rumbo a Alemania - el blog para jóvenes nómadas

    Alumniportal Deutschland

    La red on-line para todos los ex-alumnos relacionados con Alemania.