Choque de culturas

Una cuestión de confianza

 Foto: (CC0) PublicDomainPictures, pixabay.com

Foto: (CC0) PublicDomainPictures, pixabay.com

En España somos desconfiados y mal pensados por naturaleza. Y no es que lo diga yo, sino que eso se palpa en distintas situaciones habituales que vemos en el día a día. No obstante, por lo que he podido apreciar, en Alemania es todo lo contrario.

Una de las ocasiones donde mejor se puede ver es haciendo la compra. En Alemania, la gente, mientras hace la compra, puede poner sus alimentos, por ejemplo, en las bolsas que trae de casa y en sus mochilas. Eso en España sería impensable ya que creeríamos que el cliente no va a ser honesto y dejará ciertos productos dentro. Otra situación curiosa es que los españoles no dejamos el carrito de la compra ni un segundo desatendido por miedo a que nos quiten algo de lo que hay dentro, sin tener en cuenta que todavía no es nuestro, puesto que aún no lo hemos pagado.

Una vez en caja, ya sea en un supermercado o en cualquier otro comercio, toca pagar. Si elegimos abonar con tarjeta, en nuestro país lo normal es que nos pidan el DNI para comprobar que esa tarjeta es nuestra. Aquí, sin embargo, es rara la vez que nos piden identificación, por no decir nunca. Los alemanes asumen que, si sabemos el PIN de la tarjeta, es porque necesariamente es nuestra, y no robada, por ejemplo.

Otra situación cotidiana donde podemos poner a prueba esto de la confianza en los demás es en nuestro rellano. Durante el invierno, en Alemania, al estar el pavimento de las calles siempre mojado o embarrado, la gente deja sus zapatos fuera de casa, normalmente en el felpudo, para así evitar ensuciarla. También se ven carritos de bebé que se dejan en los rellanos toda la noche sin miedo a que nadie los vaya a robar. Y es que, en efecto, nadie los va a robar.

Una amiga mía española que vive en Berlín compró por Internet un vestido para Nochevieja, pero el paquete llegó unos días tarde y se tuvo que ir a España sin él. Tres semanas más tarde, volvió a Berlín y vio el vestido colgado del pomo de la puerta. El vestido había permanecido allí tres semanas y a nadie se le había ocurrido robarlo, ni siquiera tomarlo prestado. Esto en España no pasa, no porque se pudiera robar, sino porque la desconfianza en los demás es parte de nuestra cultura.

Se suele decir que la confianza da asco. Pero, en este caso, he de decir más bien lo contrario. Da gusto estar en un sitio donde la gente te da un voto de confianza y se fía de ti y de los demás de una manera tan natural.



Jorge Satorre,
un mallorquín en Alemania, ¿un poco irónico no? Enamorado empedernido de Berlin, tanto casi como del periodismo.

Copyright: rumbo @lemania
Diciembre 2017

Idioma original: Castellano

    TransEur(H)opeTheatre

    40 Jugendliche aus 4 Ländern treffen sich, um ein Theaterstück auf die Bühne zu bringen

    Rumbo Alemania - Blog

    Rumbo a Alemania - el blog para jóvenes nómadas

    Alumniportal Deutschland

    La red on-line para todos los ex-alumnos relacionados con Alemania.