13ª Semana de Cine Alemán

Katzelmacher

© Goethe-Institut Director: Rainer Werner Fassbinder
RFA 1969
b/n, 88 min., DVD





La monótona vida de un grupo de jóvenes residentes en un suburbio de Múnich, se ve alterada con la llegada de un inmigrante griego, Jorgos. Jorgos es un joven trabajador extranjero griego en Alemania, conocido peyorativamente como ”Katzelmacher”, argot bávaro para ”follagatos” refiriéndose a los supuestos hábitos sexuales de los extranjeros. Alquila una habitación en casa de Elisabeth, en las afueras de Múnich. Ella y Peter salen con un grupo de jóvenes aburridos y simplones que se meten con Jorgos y le pegan cuando sale con chicas alemanas y cuando una de ellas pretende haber sido violada por Jorgos...
Una película sobre la xenofobia y presión de grupo.


Más información sobre la película
Director Rainer Werner Fassbinder
Guión Rainer Werner Fassbinder
Protagonistas Rainer Werner Fassbinder, Hanna Schygulla, Lilith Ungerer, Elga Sorbas, Doris Mattes, Irm Hermann
Cámara Dietrich Lohmann
Productor Peer Raben
Productora Antiteater-X-Film GmbH
Estreno 1969
Premios Premio Interfilm del Festival de Cine Premio Max Ophüls (1969), Premio del Cine Alemán (Deutscher Filmpreis, 1970) en cinco categorías: Mejor largometraje – Producción, Mejor largometraje – Diseño de producción, Mejor actriz (elenco del antiteater), Mejor cámara, Mejor guion

Rainer Werner Fassbinder (1945-1982)

fue director de cine, teatro y televisión alemán además de actor, productor y escritor. Acabó siendo un destacadísimo representante del Nuevo cine alemán. Llegó a encargarse también de la fotografía y, sobre todo, del montaje de muchas de sus obras. Con sus virtudes y con sus defectos, el cine de Fassbinder ofrece una mirada personal sobre el mundo: un universo donde la homosexualidad, la emigración o las drogas sirven de marco a historias melodramáticas que en muchas ocasiones recrean sentidas historias de amor.

Alcohólico y drogadicto, Fassbinder es el cineasta del exceso y de los mundos marginales recreados dentro de la normalidad. Desde sus inicios, su cine no dejó indiferente a nadie y generó encendidas polémicas en torno a la auténtica valía de su obra o referidas a los explícitos contenidos que abordaba.

Como su ritmo de trabajo era imposible de soportar para los productores cinematográficos, más acostumbrados a esperar la amortización parcial de sus films antes de seguir adelante, Fassbinder acabó alternando teatro con cine y con televisión, medio para el que rodó varias series de éxito que luego, convenientemente cortadas en su metraje, fueron estrenadas en las salas comerciales de exhibición.