Recetas de lectura

Recetas de lectura

Nuestra base de datos de recetas de lectura incluye recetas en diferentes formatos para distintos grupos de edad. Usted puede delimitar su búsqueda con los diversos filtros.

Kamishibai

(c) Libros para Niños

Formato:
lectura en voz alta

Edad de los participantes:
6-10 años

Grupo meta:
niños

Organizador:
bibliotecas

País:
Nicaragua

Kamishibai

Un teatrito de papel para contar historias

Gloria Carrión, ¡Libros para niños!, Nicaragua
Mail Symbol direccion@lpninos.org

Es un teatrito de madera portátil en el cual se colocan láminas de cartón ilustradas para contar historias o leer cuentos frente a un grupo. Las láminas ilustradas se colocan en el orden requerido por la historia y una por una se van deslizando de manera que siempre queda una de ellas en el marco del teatrito. Éste puede tener dos o tres puertas que permiten crear una atmósfera de expectación al comenzar la narración.

El kamishibai fue usado por los monjes budistas desde el siglo XII en Japón y a lo largo del tiempo su uso se ha extendido a todo el mundo. Es común encontrarlo en ferias del libro, pues es portátil, las láminas se compran o también pueden elaborarse y siempre despierta el interés y la alegría entre los niños. La selección de las historias determina el perfil y la edad del público al cual se destina la función.

Descripción del evento

Previo a la actividad hay que elegir un lugar que permita la concentración durante la función y colocar el teatrito sobre una mesa de manera que éste quede a la misma altura de los ojos de los espectadores. Es necesario que el narrador conozca bien la historia para tener muy presente la secuencia de las láminas ilustradas que va a utilizar, es importante practicar siempre antes de presentar la función. Las láminas deben contar con una numeración y en la última lámina se puede colocar en palabras clave o frases la secuencia del cuento, para apoyar al narrador.

Es importante mantener contacto visual con el público durante la narración y utilizar el recurso de las puertas del teatrito al iniciar y finalizar la función. Las historias cortas permiten generar una dinámica más interactiva con el público y también permiten a los más pequeños seguir la historia, mientras que las narraciones más elaboradas despiertan el interés de los más grandes. Tener el teatrito permite también además de contar cuentos, elaborar nuevas láminas para que los niños se expresen en imágenes y recreen ellos mismos cuentos que hayan seleccionado o que hayan creado por sí mismos.

Materiales necesarios

  • Teatrito de madera - Kamishibai
  • Láminas ilustradas de la historia que desea contarse
  • Una mesa