De la escena - actual

Creación literaria en lenguas indígenas: literatura diidxazá
Entrevista con Natalia Toledo

Idealmente el primer libro que todo niño debiera tener en sus manos debería ser un libro escrito en su lengua materna. De igual manera, los expertos recomiendan que los libros retomen contenidos relacionados con la vida cotidiana de los lectores. Así se combatiría la discriminación y se lograría construir un vínculo funcional y duradero entre la lectura y la vida real. En esta conversación con una poeta y mediadora de lectura, tenemos oportunidad de tocar los temas de la producción literaria en lenguas indígenas, el papel de los premios de literatura, el acceso y la distribución de estos libros, así como la difusión y lectura de estas obras.

Natalia es una poeta nacida en Juchitán, Oaxaca. Por su obra recibió el Premio Nezahualcóyotl, uno de los pocos reconocimientos a la creación literaria en lenguas indígenas que existen en México. Desde hace varios años realiza una importante labor de rescate y difusión de la lengua y literatura diidxazá o zapoteca, una de las más de 68 agrupaciones lingüísticas que actualmente existen en el país.

Natalia, ¿cuál es tu relación con el zapoteco y cómo empezaste a escribir en esta lengua?

El zapoteco es mi lengua materna, es la lengua que me transmitieron mis abuelas, mi mamá y las mujeres que formaban mi casa; durante mi infancia yo estuve prácticamente al cuidado de puras mujeres y de los abuelos. Con el tiempo, aprendí el español en la escuela, de una manera inexacta y difícil porque las clases eran en español, mientras que toda mi vida transcurría en zapoteco. Después vine a vivir a la ciudad de México a los 8 años y me parece que esa ruptura que hubo en mi infancia fue lo que me hizo ser poeta y escribir libros, pues entonces tuve tiempo de escucharme, de estar conmigo, de añorar, de vivir mucho a través de los recuerdos: yo recordaba cómo había crecido, jugado, comido, vestido… en fin, todo eso hizo que yo empezara a escribir y a indagar quién era yo, a escucharme, a estar conmigo y a añorar las cosas que me hacían regresar, aunque fuera de memoria o en los sueños, a Juchitán.

Tú fuiste ganadora del Premio Nezahualcóyotl, ¿cuál es para ti la importancia de los premios literarios que existen actualmente en México?

Existe toda una controversia alrededor de los premios, en primer lugar porque debería de considerarse a todas las lenguas originarias como lenguas mexicanas para que pudieran competir en todos los certámenes, pero por otro lado, todos los que escribimos en lenguas originarias, ya sea poesía o narrativa, escribimos bilingüe y todos presentamos nuestras obras en los dos idiomas, el materno y el español, es decir, somos nuestros propios traductores. Otro punto a considerar es que hay una dificultad en competir con una obra creada desde un universo y una manera muy particular de nombrar las cosas, pues aunque todos seamos contemporáneos, existen formas propias de cada lengua y que son completamente distintas a los que recurren los autores que únicamente escriben en español.

Actualmente los premios en realidad no consideran la existencia de las otras lenguas mexicanas a excepción del Nezahualcóyotl y el de Las Américas que se otorga en la FIL Guadalajara. Hay algunos esfuerzos, pero realmente no existe un trabajo de recuperación, rescate y revitalización de las lenguas, ni programas para formar lectores. Hay pocos lectores en lenguas indígenas o bien hay lectores muy especializados, pero éste es un grupo restringido y no se trata de la gente, del pueblo.

A mí me da mucho gusto que me traduzcan a otros idiomas y ver mis poemas en otras lenguas, pero me gustaría mucho más que la gente que habla zapoteco pudiera leer los libros desde el zapoteco y no tuviera que irse directamente a las traducciones. Este es justo el trabajo que yo hago con un equipo de escritores y especialistas: enseñamos a los niños su idioma y una vez que saben leer y escribir en su lengua materna, ponemos libros a su alcance, estos libros se hacen con el esfuerzo de muchos compañeros.

¿Cuál es el impacto real que tiene recibir un premio literario? ¿Ayuda a la difusión de las obras? ¿Cómo acceden los lectores a estos libros?

El premio consiste en una cantidad de dinero, pero también en la publicación del libro, por ejemplo, el mío fue una edición de Culturas Populares y CONACULTA y lo distribuye EDUCAL, incluso hay una colección de todos los títulos que han ganado el Premio Nezahualcóyotl. De esta manera por lo menos hay una circulación de las obras dentro y fuera de tu estado, sin embargo no hay un trabajo posterior de difusión y esto se vuelve un tema difícil porque recae completamente en el escritor, que es quien debe llevar continuamente sus libros a todas las partes donde se presenta, pues de otra manera no se pueden conseguir.

“El camino de la iguana”, “El camino del tejón” y “El camino del jaguar” son una serie de talleres sobre la lengua y cultura zapoteca en el Istmo de Tehuantepec ¿cómo trabajas en estos talleres de lectura y escritura?

Los talleres los comenzamos Victor Cata y yo, él es escritor, historiador y lingüista, así que dividimos el contenido en dos grandes apartados: él comienza enseñándoles a los niños cómo se escribe en la lengua, y yo abordo la creación literaria. Les enseño poemas, canciones, rimas, adivinanzas y figuras retóricas en zapoteco, vemos los géneros literarios en zapoteco, ponemos ejemplos de lo que ya está escrito en nuestra cultura, pero también hacemos siempre una equivalencia en la literatura universal. A los niños les enseño qué se ha escrito en otras partes, por ejemplo, cuando trabajamos el mito de cómo obtuvo la tortuga su nombre hacemos un cadáver exquisito y yo les hablo de quiénes fueron los surrealistas para explicarles cómo nació este ejercicio, así les cuento la historia y hacemos juntos el cuerpo de la tortuga, que en zapoteco es el equivalente a palabras como fragmento, polvo o añico. De esta manera hay un equilibrio pues conocen literatura de otras partes del mundo.

Con los talleres tenemos ya casi 5 años y han funcionado muy bien porque antes no había nada por el estilo. Así, pudimos crear conjuntamente con los niños, jóvenes y maestros, las dinámicas que funcionan. La forma de trabajo se va enriqueciendo con la experiencia, es una metodología que se va ejercitando y probando frente al público y que se ha ganado la confianza de las comunidades.

En los talleres también hablamos de las particularidades del lenguaje, de la abundancia de metáforas, porque tenemos muchas formas de nombrar las cosas; también vamos viendo cómo nos definimos nosotros mismos desde nuestra lengua, así entienden que tenemos derecho a vivir con nuestra lengua y nuestra cultura y ellos argumentan por qué queremos seguir hablando el zapoteco. Hay un día en el que invitamos a un poeta o a un narrador oral para establecer un diálogo directo, o un día que invitamos a raperos, ese es un día en que se identifican inmediatamente con el lenguaje, con el ritmo y con los contenidos sociales. También hay un día en que vemos una película y la analizamos dependiendo mucho de la conformación de la audiencia o un día en que escriben su propia biografía. Este trabajo ya se empezó a reproducir en el Valle, en la Sierra Norte y en la Sierra Sur. Los talleres duran 15 días con sesiones de 3 horas por día y hasta la fecha hemos atendido a casi 1400 niños, impartimos un mínimo 12 talleres al año.

¿Cuál es el panorama de las bibliotecas y los libros en las comunidades que has trabajado? ¿Cuáles son los libros que los niños tienen a su alcance?

En Juchitán los niños tienen acceso a los libros en la Casa de la Cultura o en la Biblioteca Gabriel López Chiñas, o mínimamente en las escuelas. Lo que yo trabajo con ellos es el tema de la memoria oral, pues hay que recordar que nuestros pueblos saben muchas cosas que no leyeron en los libros, que están en la memoria y que los papás les cuentan, entonces son niños cultos que saben que pasó con su historia, en su comunidad, en la región; se saben canciones, pues hay otras maneras de educar, no solo con los libros, también hay comunidades donde no hay libros pero tienen internet y acceden a un mínimo de información. También tienen la maravilla de las bibliotecas andantes que son los abuelos, yo siempre les digo: si viven sus abuelos, vayan y pídanles que les cuenten cosas, pregúntenles, exprímanlos, porque ellos saben muchísimo, saben muchas historias.

También nosotros nos hemos dedicado a hacer un material didáctico, en Juchitán todo el material es gratuito, lo editamos con el apoyo de la editorial Calamus y se distribuye directamente en los talleres de manera autónoma, nosotros hacemos las traducciones. Por primera vez se hizo un tiraje de las Fábulas de Esopo en Calamus, la cual estamos considerando distribuir de manera coordinada en las escuelas.

El Premio CaSa a la Creación Literaria en Lengua Zapoteca, que es una iniciativa del Centro de las Artes San Agustín (CaSa) en colaboración con otras instituciones. En su quinta emisión en 2015 recibió 100 aplicaciones y como comenta su directora, la Mtra. Ma. de Lourdes Báez Meza, con cada convocatoria la calidad de las obras concursantes se ha incrementado de manera muy notable. Participan principalmente escritores jóvenes, la aplicación es bilingüe y el jurado está conformado por personas que hablan cada una de las variantes del idioma de los trabajos participantes, además de escritores, lingüistas y especialistas. En la convocatoria de 2016 se contempla abrir una categoría para las obras escritas por migrantes zapotecos que radiquen en cualquier parte del mundo. La publicación de estas obras, su creación y uso es un auténtico un impulso para valoración y rescate de la lengua zapoteca.
Una entrevista por Karina Gutiérrez
Septiembre 2015

    LifelongReaders

    Plataforma europea sobre el tema de promoción de lectura con un gran número de artículos acerca de actividades, programas de capacitaciones y evaluaciones. [Financiado en el marco del programa de la UE "Aprendizaje Permanente"]

    Reading worldwide

    Esta plataforma ofrece información sobre proyectos exitosos de promoción de lectura en todo el mundo. Se presenta en módulos para participar e imitar y se complementa con informes, contribuciones a la investigación y entrevistas.

    Leer en Alemania

    Leer en Alemania recopila y documenta información disponible en línea sobre la promoción de la lectura, la prepara para los grupos destinatarios y proporciona sugerencias y apoyos a los padres, abuelos, maestros, educadores, bibliotecarios y expertos.