Costa Rica

Laura Fuentes

Melanie Taylor by Fernando BocanegraLaura Fuentes © Rodrigo Soto Durante mucho tiempo las mujeres estuvieron inmovilizadas en el campo de las letras, porque se consideraba que las funciones que realizaban las mujeres se limitaban al hogar y cuido de los hijos. Muchas mujeres escribían a escondidas y otras adoptaron un seudónimo masculino para que sus escritos fueran aceptados y publicados

Con el pasar del tiempo, las mujeres tuvieron acceso a la educación formal y pudieron ejercer el oficio de la escritura, entonces las mujeres se les vio con otra mirada. Sin embargo, los prejuicios las encasillaron en ser escritoras de literatura “rosa” o “romántica”.

Romper con este estereotipo, además ha sido labor de la propia obra, novela, cuento, relato, poesía porque la obra se sostiene por sí misma. Pero como el género literario se vincula a su autor o autora en este sentido, ha sido un reto creativo para no cegarse por la tentación del discurso social. Por tanto la literatura vio nacer escritoras “anti-románticas”.

En el caso de Centroamérica, Ana María Rodas de Guatemala y Gioconda Belli de Nicaragua, fueron en la región las voces de ruptura contra ese amor romántico en sus temáticas, y la poesía erótica fue la estafeta que las escritoras querían tomar puesto que solo se había escrito el erotismo desde la mirada masculina y que consistía en una contemplación hacia la belleza femenina.

La Rodas con su “Poemas de la Izquierda Erótica” y la Belli con “El país de las mujeres”, empujan el tema del erotismo y del protagonismo de las mujeres en muchos ámbitos: sexualidad, erotismo, política, literatura, temas que para otras generaciones fueron tabú o se hablaban en voz baja entre las mujeres.

Hice toda esa introducción para hablar de una nueva voz en las letras centroamericanas: Laura Fuentes quien igual que sus antecesoras, Belli y Rodas, quiere encontrar una manera distinta de decir, de contar: Rompiendo los esquemas y hablando de temas que son tabú o se dicen en voz baja.

Laura, publicó, entre otros libros, “Antierótica Feroz” Editorial Club de Libros 2013. El año pasado llegó a mis manos, obsequiado por la costarricense Eveling Ugalde, editora de Club de Libros, sello que publicó esta serie de 30 relatos. Te encantará me dijo. No se equivocó.

Antierótica Feroz es un libro muy “sui géneris”, porque sin pretenderlo incomoda, asquea, punza, arde, inquieta. Laura Fuentes aborda temas sensibles, como la pedofilia, violencia doméstica, violaciones, el sadomasoquismo, el incesto de una forma que asombra.

Asombra porque Laura, se desdobla y es su narrador o protagonista quien cuenta los relatos que contienen lo más sórdido de los instintos sexuales humanos. Ella retrata sin resquemores, historias escalofriantes que parecen sacadas de la nota roja de un medio amarillista o los quejumbrosos reportes de una escabrosa estación de policía en cualquier barrio.

Laura Fuentes, tiene un doctorado en Sociología, y esos estudios quizás le permitan valorar desde la literatura, la descomposición social que está frente a nosotros y no la vemos porque las historias más aberrantes existen en la vida real.

La ficción es solo el pretexto que Laura encuentra para recopilar su experiencia periodística en un libro que rompe con el estereotipo del erotismo, sensual, activo de Ana María Rodas y Gioconda Belli.

Fuentes se revela ante esa imagen y escudriña el lado oscuro de lo erótico, esos temas que son penados por las leyes porque se salen de lo que consideramos “normal” en el mundo de las relaciones hombre-mujer.

Los narradores de Laura, que en su mayoría son en primera persona, nos van describiendo desde la mente de los transgresores sus cuitas con gran naturalidad y consistencia en cada una de sus palabras. Estos personajes parecen salidos de una serie de mentes criminales o asesinos en serie.

Un padre declara en la unidad policial, con lujo de detalles, como abusó sexualmente de su bebé de 7 u 8 meses de edad, una desenfadada esposa que literalmente devora el pene del cónyuge, una contorsionista que su acto consiste en darse placer en público mientras su cuerpo adopta las poses más complejas.

Laura Fuentes ha incursionado en diferentes géneros literarios, poesía, ensayo, narrativa y se ha ganado un lugar relevante en la literatura costarricense y Centroamericana como una escritora valiente que se atreve a llevar el relato al límite.

De alguna forma Laura se revela contra ese erotismo romántico enarbolado por las escritoras de otras generaciones, que en su momento dieron la espalda al romanticismo cursi y acaramelado.

Es el turno de un ímpetu literario que da reversa y acribilla ferozmente la pluma sensual, transgrede a Caperucita, le da un vuelco a la historia y es el Lobo quien muere hervido en una enorme olla, sin su miembro.

Son estremecedores los relatos de Antierótica Feroz, un libro que marcará un hito en la literatura escrita por mujeres centroamericanas. Esta serie de relatos merecen la pena que tuvieran más circulación entre las nuevas generaciones de lectores porque a través de las páginas literarias, bañadas de ficción, se retrata a una sociedad disfuncional que vive y convive en nuestra comunidad y en cualquier momento alguien tocará la puerta, nos asaltará feroz y caníbal como un hambriento lobo.

Un retrato por Madeline Mendieta.


Extractos

Laura Fuentes: Cementerio de Cucarachas Laura Fuentes: Antierótica Feroz

    Enlaces