Guatemala

Denise Phé-Funchal

Denise Phé-Funchal © Eny RolandDenise Phé-Funchal © Eny RolandCuando recorre la Ciudad de Guatemala, Denise Phé-Funchal no sólo lleva un cuaderno, sino también una grabadora, con la que captura ruidos y voces. La capital del país centroamericano con la más alta densidad de población fue considerada peligrosa durante mucho tiempo. Incluso ahora, 18 después de haber terminado la guerra civil, es raro ver turistas en el Centro Histórico. Pero la ciudad se encuentra en medio de un cambio vertiginoso. La cultura está reconquistando plazas y otros lugares. Editoriales independientes presentan nuevos libros, autores leen en bares por las noches, escriben sobre la violencia actual y la del pasado reciente. Desarrollan un nuevo y vital lenguaje que se atreve a remover tabúes y a cuestionar certezas. Una de estas escritoras es Denise Phé-Funchal.

La autora, nacida en 1977 en la Ciudad de Guatemala, sigue una estrategia refinada en su escritura: muchas de sus historias conducen en un principio al lector hacia una pista falsa, simulan una atmósfera armoniosa, invocan el inocente mundo de la infancia, sólo para arrancarle el suelo bajo los pies al lector una vez que se creía seguro en esas falsas certidumbres. Con los ojos muy abiertos mira entonces los abismos que se ocultan tras las escenas cotidianas. Claro que es posible encontrar en ello ecos de la fantasía de un Julio Cortázar, que hace que su protagonista, al tratar de quitarse trabajosa e infructuosamente un pulóver, se desplome por una ventana. Pero Denis Phé-Funchal no es ninguna imitadora, ha desarrollado su propia versión de la literatura fantástica en Centroamérica, que no pasa por alto la realidad social e histórica. En ella de pronto inofensivos rituales universitarios se topan con las brutales consecuencias de la guerra civil, se encuentran señales de la violencia subliminal (aunque a veces también abierta) entre los sexos. Pero también se exponen los excesos del delirio femenino por la belleza, por ejemplo cuando una madre obliga a su hija a ir a la universidad perfectamente maquillada, incluso si por eso llega tarde y se pierde una parte de las clases.

En su forma de narrar y en el trazo psicológico de los personajes, Denise Phé-Funchal se siente en deuda con la literatura europea del siglo XIX, pero admite: “Sin embargo no escapo de la herencia mágico-realista latinoamericana que da vida y voz a objetos y a animales, el límite entre la vida y la muerte, los fantasmas y la inclusión de elementos improbables según la lógica humana (...).”

Los fragmentos de historias, observaciones sobre la cotidianidad, relatos de la gente, noticias del radio que aprehende con su cuaderno y su grabadora le sirven de base para montar sus historias a partir de esos muchos elementos en un lenguaje extremadamente rítmico, casi musical.

Desde muy pequeña Denise Phé-Funchal empezó a interesarse por las historias de otros. Su infancia la pasó junto con su hermano en una casa rentada donde, según ella misma cuenta, pasaba horas enteras en el balcón observando a los vecinos, escuchando sus conversaciones. Su primera novela Las flores se publicó en 2007, el volumen de poesía Manual del Mundo Paraíso, en 2010, y el volumen de narraciones Buenas Costumbres, en 2011. Su segunda novela, Ana, aparecerá este año. La autora ha escrito también cuentos para niños y guiones, entre otros, el de la adaptación fílmica de su primera novela.

Cuando se le pregunta qué significa para ella escribir en Centroamérica, dice: “Culturalmente, la Centroamérica que conozco es muy diversa (…) Las formas de sentir, de percibir la vida, el amor, el dinero, la política, de asumir una identidad (...) son completamente distintas. Sin embargo, es indudable que existen cosas que nos unen: el desorden político, la indiferencia del Estado hacia la gente, la migración hacia Estados Unidos, la corrupción, la pobreza, los narcos, la violencia generalizada, la inseguridad. (...) Seguramente esa realidad cruda es uno de los temas que unen la literatura regional.”

Un retrato por Timo Berger.
Traducción: Claudia Cabrera


Extractos

Denise Phé-Funchal: Ana sueña Denise Phé-Funchal: Estás

    Enlaces