El Salvador

Elena Salamanca

© Esteban ChinchillaElena Salamanca © Cristian Vides "Yo soy Elena Salamanca, soy la primera hija de mis papás y la primera nieta de mi abuela. Crecí en un matriarcado de mujeres que enviudaron jóvenes y nunca se volvieron a casar. Fui educada en un colegio de señoritas españolas venidas a menos, fui educada con libros”, es una de las presentaciones que la autora ha hecho de sí misma y es cierta.

En la vida de Elena las mujeres tienen mucho peso. Ha estado rodeada de ellas desde su infancia y de ellas obtiene la inspiración para el drama con que piensa en la política, la historia y la literatura.

De la política ha dicho que es la forma de relajarse de su propia vida, la historia es su manera de entender el mundo y la última un poner todo lo anterior en blanco y negro.

Su obra ha sido publicada en: L’Amerique Centrale reconte (L’Atinoir, Francia, 2014); Theatre under my skin (Editorial Kalina, El Salvador, 2014); Hijas del diablo, hijas del santo (Niñobúho cartonera, Argentina, 2014); Barcos sobre el agua natal (Editorial Literal, México-España, 2012); 4M3R1C4 2.0 (Editorial de la Universidad de Nuevo León, México, 2012); Hallucinated Horse (Pighog Press, Inglaterra, 2012); Voces de mujeres en la literatura centroamericana (Universidad Alcalá de Henares, España, 2012); Una madrugada del siglo XXI (El Salvador, 2010); Selección literaria de las Estancias artísticas para creadores de Iberoamérica y Haití (FONCA, México, 2009) y Nuevas Voces Femeninas (Editorial Universitaria, El Salvador, 2009).

Elena nació en un país en guerra, El Salvador, en 1982. De esta época recuerda los inicios de las negociaciones de paz celebrados en Esquipulas, Guatemala, y dos muñecos de plástico regalados por su abuela, con los que jugaba: Esquipulas I y Esquipulas II. Quizá sea por esto que la guerra sea uno de los temas centrales en su obra. La guerra y las diferentes estrategias que el ser humano desarrolla para sobrellevar la violencia.

Al preguntar sobre sus influencias, duda. Luego de mencionar varios nombres, concluye en los narradores Salarrué, Marosa di Giorgio y a Djuna Barnes. Sin embargo, afirma, que estas lecturas nunca le han servido para emular, sino para encontrar su voz propia. Su influencia, dice, es con relación a la forma de pensar la escritura.

Su obsesión responde, sin dudar, es la comprensión del modo en que la identidad salvadoreña fue construida, a fin de entender el presente. Sus fuentes principales son poco comunes, tales como la literatura y la pintura. Sus escritos sobre el tema, plagados de mucho sentido del humor, aparecen con regularidad en su blog Landsmo(r)der del periódico digital El Faro y generan gran controversia.

En el 2004 fue finalista del premio Alfaguara de novela. En el 2012 publicó su poemario Landsmoder (Editorial Equizzero, San Salvador, 2012) que fue acompañado de una acción poética en el espacio público desarrollada en la Plaza Morazán del centro de San Salvador y Último viernes (Dirección de Publicaciones e Impresos, El Salvador, 2008). Peces en la boca (Editorial Literal, México, 2013 y Editorial Universitaria, San Salvador, 2011) fue producto de una bitácora digital que comenzó en España.

Elena declara que durante un tiempo exploró mediante el lenguaje plástico su literatura. Durante este tiempo llevó a cabo dos instalaciones relacionadas con sus textos y una acción performática. Mediante los mismos deseaba desacralizar la literatura impresa, a fin de demostrar que ésta es más que un objeto llamado libro.

En el 2009 fue becada para escribir una novela en el programa de Estancias artísticas para creadores de Iberoamérica y Haití del Fondo Nacional de la Cultura y las Artes de México y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

Su literatura, al igual que su visión del mundo, es lúdica e intenta plantear enigmas de respuestas complejas que casi siempre llevan a nuevas interrogantes.

Una de sus investigaciones más queridas es la que la llevó a consultar la biblioteca familiar de Juan Rulfo, ubicada en ciudad de México y que luego fue publicada bajo el nombre de Correspondencias literarias entre Juan Rulfo y Salarrué. La resonancia de Cuentos de barro en El llano en llamas (Centro Nacional de Investigaciones en Ciencias Sociales y Humanidades, El Salvador, 2013). Como investigadora también ha publicado Historia de la Sala Nacional de Exposiciones y la Colección nacional de pintura y escultura (2010).

Es fundadora y directora del festival Fiesta Ecléctica de las Artes (FEA) en San Salvador, un festival de arte ecléctico que busca reactivar la escena artística contemporánea, en un país en el que, durante décadas, ha escaseado el arte.

Actualmente se encuentra estudiando un doctorado en historia en el Colegio de México y preparando un estudio sobre la Guirnalda salvadoreña, colección de poemas de los bardos de El Salvador, publicada en 1888, y un poemario sobre Lilian Serpas.

Un retrato por Vanessa Núñez Handal.

Extractos

Elena Salamanca: La familia o el olvido1 Elena Salamanca: La familia o el olvido

    Enlaces