Librero

Carlos Wynter Melo: Mis mensajes en botellas de champaña

EL PLAGIO

Carlos Wynter Melo: Mis mensajes en botellas de champaña Julianita es quien me dicta lo que escribo. Y es que yo, lo que soy yo, no genero un escrito así nada más. Es Julianita la que se mete en mi vida y relata historias.

Pero no. No es que ella dicte lo que escribo. Eso no es cierto. Es más como si me ocurrieran cosas por ella. Digamos que Julianita es el detonante de mis experiencias.

Ahí estaba yo, en mi estudio, sentado ante mi escritorio de roble. Y Julianita entró desnuda.

Linda esa Julianita desnuda. Linda como un pez sumergido.

Acercó su boca a mi oreja y, hecha ella toda un vaho, me dejó un suspiro de palabras: el abarrotero de la esquina se enamoró de una prostituta.

- ¿Qué? - le pregunté extrañado.
- Así como lo oye – repuso ella -: que el de la tienda se enamoró de una mujerzuela.
- Ah – contesté yo.

Y pude entender cuánto duele el amor guardado, cuánto la soledad de ese hombre que veía (pero casi no veía) todas las mañanas cuando iba a comprar café y otros enseres. Comencé a relatar su historia.

Terminé. No eran más de seis páginas a doble espacio, mecanografiadas. Dejé las notas en una esquina del escritorio. Así nomás. Y no reparé en que, tal vez, alguien me observaba. Julianita, tan súbita como había aparecido, se había ido.
Extraído de "Mis mensajes en botellas de champaña", editado por leer-e, Pamplona, 2013.

    Sobre el autor

    Están “contentos”, contestan de manera regular los habitantes de Panamá en las encuestas. (...) Todo perfecto, podría pensarse. ¿Entonces qué temas pueden quedar para un escritor? Uno que, no obstante, se ha establecido en los años pasados con bastante éxito como narrador es Carlos Oriel Wynter Melo. Más...

    Enlaces