Librero

Mayra Oyuela: Barcos sobre el agua natal

BARCOS SOBRE EL AGUA NATAL

Mayra Oyuela: Barcos sobre el agua natal Índole

Deja que respiremos el velo
que nos oculta el uno al otro

Paul Celan

Aprendí de la nostalgia
la parte más oscura del camino,
cuando la luz es un vuelo cegador
que no permite pasos firmes,
ni huellas hundidas para dar de beber
a la fiera que camina tras cualquier errante.
Aprendí: la palabra es el suceso,
la circunferencia,
el átomo que respira tras la tinta en el papel.
Aprendí a creer no sólo en lo sensorial y evidente
la poesía es lo que está dentro del guante,
el pabilo sumergido
una y otra vez en la parafina
para luego abrirse en luz
en una casa de bajareque,
en pleno noviembre,
en plena madrugada.
Aprendí a asumir
un tembloroso no en los dedos,
a entender lo lúcido del miedo
cuando la enfermedad llega a la cama de la madre.
Aprendí, que no he de aprender a decir adiós
y mucho menos
cuando se trata de esos huidizos poemas
que delibero y nunca he de escribir.
Aprendí a no llamarme poeta en el primer encuentro,
a ser atinada con los seres
que de antemano sospecho comenzaré a amar,
aunque no sepa hablar de amor
y tampoco quiera aprenderlo.
Aprendí que la intimidad no existe,
las ideas novedosas son el principio
o el final del diálogo entre los transeúntes
que rozan tu hombro en medio del camino.
No hay nada nuevo en este mundo
y eso debo aprenderlo
porque aunque sé,
que cada individuo es un evento irrepetible,
el ser es como una mancha en el techo
al que se le hallará todo tipo de formas.


Ama


No hay Casandras al fondo de tu vaso,
no hay Malinches,
ni amazonas sigilosas atravesándote la espalda.
No es Alfonsina la que vendrá,
para llevarte de la mano
al mar suicida de los amorosos.
No es Lot y su mujer los que te besan
con besos de sal en la nuca.
No es maría magdalena despertando en tus instintos,
no fue Eco la que lloraba en tu ventana a Narciso
y las Erinias, Jamás vengaron las lágrimas que derramaste por él.
Vos ama y autora única de tu destino
no vestirás de Ofelia,
incorregible,
maquillada,
apagando el fuego de una escena a otra,
vos, única ama y autora de tu destino
no encenderás velas a Sor Juana Inés de la Cruz
rogando por él,
por el descanso eterno de sus abrazos,
los que nunca has pedido,
de sus palabras amordazando
la inquietud de tu silencio.

No será de la reina María Isabel ese vestido que cosés a retazos
es para otras Marías:
otras, como vos, llenas de gracia y de desgracias.

"Barcos sobre el agua natal" fue editado por LITERAL / Ediciones Leteo, 2012.

    Sobre la autora

    Una supuesta locutora de radio está sentada sola en una cabina radiofónica con muy poca luz. Es la poeta hondureña Mayra Oyuela, quien escenificó este performance en el año de 2013. Los espectadores en el Centro Cultural de España en Tegucigalpa contemplan a la poeta y escuchan en los altoparlantes una historia acerca de lo que pasa en la ciudad de Soledad –una alusión a Tegucigalpa– después de que fuera prohibida la radio. Más...

    Enlaces