Literatura y teatro

Una semblanza de Cornelia Funke

Cornelia Funke es en la actualidad una de las escritoras alemanas más exitosa en el segmento de libros para la juventud. Nació en 1958 y ha vendido hasta la fecha cerca de un millón de ejemplares de libros para niños y jóvenes. A nivel internacional se le compara con la autora de Harry Potter, J. K. Rowling. Su novela ‘Corazón de tinta’ apareció en septiembre de 2003.

Esta semblanza muestra a la escritora hamburguesa en una fase de la campaña comercial con que promociona su obra. La exilustradora de libros cuenta aquí cómo llegó a ser escritora y cómo nacen las ideas que inspiran sus fantásticas narraciones.

Sie benötigen den Flashplayer , um dieses Video zu sehen

Realización: Ralf Gierkes
Download SymbolTexto (PDF, 24 KB)

La literatura infantil y juvenil no se tomó en serio durante mucho tiempo en Alemania. Pero, a más tardar a partir de Cornelia Funke, nacida en 1958, ha pasado este género literario a atraer la atención de la crítica. ‚Der Spiegel’ habla de un ‚éxito sensacional’. El diario ‚Frankfurter Allgemeine Zeitung’ [FAZ] ha llegado a calificarla incluso de la alemana J. W. Rowling, la mundialmente conocida autora de Harry Potter.

Es un hecho concreto que Cornelia Funke es hoy la escritora de libros para jóvenes más productiva y de más rica fantasía de Alemania. Sus más de 40 libros se han traducido a más de 20 idiomas y abarcan libros para niños en edad preescolar e infantil en general hasta grandes novelas para lectores adultos. Muchos de ellos han sido galardonados con numerosos premios, entre ellos de prestigio internacional.

Los niños desempeñan un papel emancipado en las obras de Funke. Se resisten a aceptar el papel que se les ha atribuido, así como la pequeña princesa Isabel que prefiere pelar papas a ser princesa ataviada con elegantes vestidos.

Para Funke, los niños no son unos seres rudimentarios sino pequeños seres humanos con cualidades y fantasías muy propias. Ante todo las chicas fuertes y de firme personalidad asumen el papel protagónico en sus libros, sin por ello discriminar a sus compañeritos.

A la autora le gusta invertir los clichés vigentes en la sociedad. Los adultos dan a veces la impresión de ser más inmaduros y desvalidos que los niños, como, por ejemplo, en ‚Igrain Sinmiedo’. El padre y la madre de Igrain, ambos magos, se equivocan y se transforman en cerdos cuando quieren sacarse de la manga un regalo para el cumpleaños de su hija. Al luchar contra el maligno caballero tienen que recurrir a la ayuda de sus hijos. Una situación característica, porque sólo juntos suelen resolver los problemas los protagonistas de las historias de Funke. Y salir airosos de sus aventuras.

Con sus libros ‚El jinete del dragón’, ‚El señor de los ladrones’ y ahora ‚El corazón de tinta’, la escritora se dirige no sólo a los jóvenes de 10 a 14 años. Día a día crece el número de adultos que leen sus obras. Sólo en el ámbito de habla alemana ha vendido alrededor de un millón de ejemplares de sus libros para infantiles y juveniles. ‚El señor de los ladrones’ constituyó su irrupción en el mercado internacional. La novela tiene lugar en una Venecia invernal y narra la historia de los hermanos Japser y Bo que han huido a la ciudad de las góndolas y no quieren vivir separados. Su tía Esther sólo quiere acoger al pequeño y encantador Bo. Por suerte, los tres jovenzuelos se tropiezan con la chica Wespe y sus tres amigos. Los cuatro viven en un cine viejo y abandonado. Y acogen a Japser y Bo. En Gran Bretaña, el primer día se vendieron 10.000 ejemplares de encuadernación dura de este libro de Funke. La primera edición lanzada al mercado por la casa editora estadounidense Scholastic fue de 75.000 ejemplares, el doble de la primera edición de Harry Potter.

A los 28 años, la ilustradora profesional de libros perdió las ganas de dibujar imágenes para los libros de niños de otros autores. Ella deseaba crear personajes de su propia fantasía: dragones y hadas que, por ejemplo, de diseño y contenido mucho más exigentes. Y con ello dio en el blanco del espíritu del tiempo.

Puede ser que una de las claves de su éxito resida en haber hecho suyo un axioma de Astrid Lindgren, según el cual un autor jamás debe cometer el siguiente error: ‚Muchos de los escritores de libros para niños guiñan el ojo a un lector imaginario por encima de las cabezas de los pequeños. Reclaman la complicidad de los adultos y pasan por alto a los niños’.

El editor inglés Barry Cunningham ha adquirido los derechos mundiales de publicación de ‚El señor de los ladrones’ y ‚El jinete del dragón’ en inglés. Cunningham no es nada menos que el descubridor de J. K. Rowling, la madre espiritual del aprendiz de brujo Harry Potter y la autora de libros juveniles más exitosa
Goethe-Institut e. V. 2004
Enlaces sobre el tema

litrix.de: German literature online

portal de difusión de la literatura alemana contemporánea