Música

Directora de orquesta, un gran sueño

En el arte, cada vez importa menos si el trabajo lo realiza un hombre o una mujer. ¿Realizador o realizadora de cine, compositor o compositora, escultor o escultora, escritor o escritora? ¿A quién le preocupa eso? Lo que importa es la calidad del trabajo. Sin embargo, cuando una mujer se pone detrás del púlpito para dirigir una orquesta, entonces siempre causa una gran sensación.

Sie benötigen den Flashplayer , um dieses Video zu sehen

Realización: Cuini Amelio Ortiz & Hector Navarrete
Download SymbolTexto (PDF, 20 KB)

En este reportaje, tres directoras de orquesta hablan sobre su trabajo: Simone Young, directora musical y directora general de la Ópera Estatal de Hamburgo, así como directora musical de la Orquesta Filarmónica Estatal de Hamburgo desde agosto de 2005; Catherine Rückwardt, directora musical del Teatro Estatal de Maguncia; y Shi-Yeon Sung, estudiante de directora de orquesta en la Escuela Superior de Música Hanns Eisler de Berlín.

La profesión de director de orquesta es, junto con la fórmula 1, uno de los pocos reductos en el que dominan los hombres. «No hay una imagen que mejor ilustre el poder que la actividad de un director de orquesta», dijo el escritor Elias Canetti. Una mujer llevando la batuta es todavía una imagen poco habitual.

En todo el mundo hay más de 500 directoras de orquesta, solo que no ocupan cargos muy representativos. En la música coral y la eclesiástica, pasan más bien desapercibidas. En el año 2002, Alemania contaba con 76 teatros de ópera con actuaciones regulares. De los 76 directores musicales, solo dos eran mujeres: Catherine Rückwardt, directora musical del Teatro Estatal de Maguncia desde 2001; y Karen Kamensek que, desde 2002, ocupa el mismo cargo en la ópera de Friburgo. A ello hay que añadir 34 orquestas sinfónicas independientes, de las que una es dirigida por una mujer: Romely Pfund, directora musical de la Orquesta Sinfónica de Solingen y Remscheid desde 1998.

En los últimos 25 años, solo siete mujeres han llegado a ocupar altos cargos como directoras de orquesta en Alemania.

La carrera de Simone Young como directora de orquesta es excepcional. La australiana es, actualmente, directora musical y directora general de la Ópera Estatal de Hamburgo, así como directora musical de la Orquesta Filarmónica Estatal de Hamburgo. Fue también directora artística de la ópera de Sydney y Melbourne, y condecorada con la orden Member of the Order of Australia y la orden francesa Chevalier des Arts et Lettres. El 22 de marzo de 2005 fue galardonada en Weimar con la medalla Goethe del Goethe-Institut. Catherine Rückwardt es directora musical del Teatro Estatal de Maguncia. Fue la primera mujer que obtuvo el puesto de directora asistente en una gran ópera alemana, la Ópera de Francfort. En 1999 se la galardonó con el premio de arte ZONTA.

La coreana Shi-Yeon Sung estudia en la Escuela Superior de Música Hanns Eisler de Berlín. Vino a Alemania a mediados de los 90, para hacer realidad su sueño de convertirse en una directora de orquesta. Sus profesores aseguran que tiene un talento extraordinario. Por este motivo goza de una beca del DIRIGENTENFORUM, el programa de la asociación alemana de música (Deutscher Musikrat) para fomentar a jóvenes directores de orquesta. La intención de este programa es ayudar a directores noveles y superdotados a prepararse lo suficientemente para poder ocupar cargos de gran responsabilidad en el mundo de la música a escala nacional e internacional. Para ello, los becados visitan, regularmente, cursos de maestría a cargo de directores de orquesta famosos que colaboran con grandes orquestas. Además, el DIRIGENTENFORUM facilita a sus becados trabajos como ayudantes y en conciertos. Actualmente, el porcentaje de mujeres subvencionadas es del 25%, con tendencia alcista. A pesar de todo, las pocas directoras de orquesta de fama mundial como Simone Young, Marin Alsop o Julia Jones son consideradas como fenómenos excepcionales. «En este oficio, el poderío del hombre todavía no se ha quebrantado», declara Mascha Blankenburg, directora y autora del libro Dirigentinnen im 20. Jahrhundert.

En el siglo XIX, se creó el mito del maestro idolatrado, ante quien se avasalla la orquesta. Soberanos absolutos como Arturo Toscanini, Wilhelm Furtwängler o Herbert von Karajan son, hasta la fecha, grandes ídolos. Sin embargo, también en este dominio cambian las tornas para imponerse finalmente la calidad del trabajo.
Goethe-Institut e. V. 2006
Enlaces sobre el tema

Música Electrónica de Alemania

Las tendencias actuales y los acontecimientos más importantes de los últimos años