Cultura política

Una cuestión de confianza – La disolución del Parlamento Federal Alemán

El 1° de julio es un día crucial para el Canciller Federal de Alemania, Gerhard Schröder, y su coalición de gobierno roji-verde. El Canciller Federal hace que el parlamento le exprese su desconfianza para posibilitar la realización de nuevas elecciones.

Sie benötigen den Flashplayer , um dieses Video zu sehen

Autor: Rolf Scheller
Download SymbolTexto (PDF, 24 KB)

Los críticos le echan en cara haber manipulado el procedimiento del voto de censura. Presentan una demanda ante el Tribunal Federal Constitucional. La decisión compete ahora al Presidente Federal, Horst Köhler, quien, tras profunda reflexión, anuncia que hace suyos los argumentos de Gerhard Schröder. O sea que Alemania es actualmente ingobernable y que el canciller no dispone de una mayoría estable. Los democristianos, socialcristianos y liberaldemócratas [CDU/CSU-FDP] celebran esta decisión presidencial, porque les da la posibilidad de asumir el gobierno. El 18 de septiembre habrá nuevas elecciones en Alemania si no proceden las demandas judiciales. Entonces le tocará al electorado decidir si el gobierno roji-verde debe seguir gobernando o se debe consumar un cambio en el poder.

El voto de censura se ha ejercido tres veces en la joven historia del Parlamento Federal y la República Federal de Alemania. Dos veces se disolvió el Parlamento Federal antes de finalizar el período legislativo y se convocó a nuevas elecciones. Motivo: la Constitución de la República Federal de Alemania o sea la Ley Fundamental de 1949 estipula en el artículo 68 que el Presidente Federal puede disolver el Parlamento Federal y convocar a nuevas elecciones cuando una moción del Canciller Federal - por medio de la cual solicita que la asamblea legislativa le exprese su confianza - no cuenta con la mayoría de los diputados federales, es decir: que el gobierno en funciones carece de mayoría.

En 1972, la oposición demócratacristiana/socialcristiana [CDU/CSU] presentó una moción de voto de censura contra el gobierno socialdemócrata-liberaldemócrata [SPD/FDP]. Pero la votación constituyó una derrota para la oposición. Willy Brandt continuó gobernando, si bien con escasa mayoría.

10 años más tarde: los liberaldemócratas [FDP], socio menor de los gobernantes socialdemócratas [SPD], abandonaron el Gobierno Federal y se coaligaron con la unión democristiana/socialcristiana [CDU/CSU]. Helmut Kohl, líder de la oposición, resultó elegido canciller en virtud de una moción de voto constructivo de censura. A pesar de poseer mayoría parlamentaria planteó él la cuestión de confianza o sea presentó una moción de censura contra sí mismo. Así, por medio de una manipulación, como calificaron los críticos el hecho de que su propia fracción votara en contra de él, Kohl cosechó una derrota. El entonces Presidente Federal Karl Carstens tenía grandes reparos para convocar a nuevas elecciones, pero terminó cediendo. La unión democristiana/socialcristiana [CDU/CSU] ganó el sufragio en marzo de 1983 y Helmut Kohl fue elegido Canciller Federal.

Ahora, la República Federal de Alemania experimenta por tercera vez una moción de voto de censura. El trasfondo es que las elecciones perdidas por el gobierno roji-verde en varios Estados federados han alterado las relaciones de mayoría en el ‘Bundesrat’, la asamblea que reúne a las cámaras de los Estados federados y tiene voz y voto en leyes importantes. El Canciller Federal, Gerhard Schröder, junto con su socio de coalición, la Alianza 90/Los Verdes, poseía una escasa mayoría en el Parlamento Federal, pero no veía la posibilidad de llevar a la práctica una política efectiva hasta que finalizase el período legislativo regular en otoño de 2006. El 1° de julio, el canciller presentó la moción de voto de censura y sufrió la deseada derrota. Los críticos de sus propias filas tildaron esta maniobra de manipulación. Consideran que la abstención de amplias partes de la fracción roji-verde desvirtúa la votación y la hace irregular. Esta es también la argumentación de la demanda que han presentado ante el Tribunal Federal Constitucional en Karlsruhe. El tribunal tendrá que resolver hasta finales de agosto si procede o no la demanda. El 21 de julio, el Presidente Federal, Horst Köhler, accedió a la petición del Canciller Federal y allanó con ello camino a la realización de nuevas elecciones.

Si el Tribunal Federal Constitucional declara improcedente la demanda, habrá nuevas elecciones el 18 de septiembre de 2005.
Goethe-Institut e. V. 2005
Enlaces sobre el tema

Migración e integración

La migración transforma culturas. El Goethe-Institut reflexiona acerca de estos desarrollos en Alemania y en el mundo e interviene a favor de la integración lingüística de los inmigrantes.