Cultura política

Estelas en el corazón de Berlín – El monumento en memoria de los judíos asesinados en Europa

En mayo de 2005 se inauguró en Berlín un monumento recordatorio de los judíos asesinados en Europa: un campo transitable, formado por 2711 grises estelas de hormigón.

Sie benötigen den Flashplayer , um dieses Video zu sehen

Realización: Andreas Hewel
Download SymbolFilmtext (PDF, 18 KB)

Según la publicista Lea Rosh, una visita a Yad Vashem, el lugar recordatorio del holocausto en Israel, fue el desencadenante de la idea que desarrolló con el historiador Eberhard Jäckel para crear en Alemania un monumento en memoria de los judíos asesinados en Europa. En Alemania había ya monumentos de este género en los lugares del crimen, como en los antiguos campos de concentración de Sachsenhausen, Buchenwald o Dachau.

Pero no había un monumento en memoria de los judíos asesinados en Europa. Eso era en 1988. Desde entonces, Lea no cejó en su empeño. En agosto de 1988 planteó por primera vez en Berlín, en un debate público, la exigencia de crear un monumento central para recordar el holocausto. La idea mereció el respaldo de eminentes personalidades, como el ex canciller Federal, Willy Brandt, el escritor Günther Grass o el dramaturgo Heiner Müller. Un año más tarde, la caída del muro de Berlín en noviembre de 1989 y la reunificación de los dos Estados alemanes desplazaron el proyecto momentáneamente a segundo plano, pero al mismo tiempo constituyeron una ocasión inesperada.

El Gobierno Federal Alemán puso a disposición del monumento un solar ubicado en el centro de Berlín, justamente por donde antes discurría la franja de la muerte del muro. Precisamente también donde se encontraba la central de poder de la dictadura nazi, muy cerca de la Cancillería del Reich de Hitler. Ya se tenía el terreno. Pero, la forma, la configuración del monumento polarizó los espíritus. ¿Cómo se podría honrar debidamente a los seis millones de judíos asesinados? Un propósito que parecía prácticamente insoluble. Al primer concurso internacional se presentaron 528 proyectos. Pero, ninguno de ellos encajaba en el presupuesto. En 1997 se efectuó el segundo concurso en el cual logró imponerse el proyecto del arquitecto de Nueva York Peter Eisenman. Por fin, el 25 de junio de 1999, tras más de diez años de debates, el Parlamento Federal se decidió por el campo de estelas de Eisenman. Pero con una ampliación. Al abstracto monumento se debía añadir un espacio de información, una exposición sobre el holocausto.

Se llevaron a cabo varias pruebas de emplazamiento y configuración de las estelas hasta que en agosto de 2003 comenzaron los trabajos de construcción. Sin embargo, dos meses más tarde se suspendieron los trabajos por participar en la construcción la firma de la industria química Degussa. Ésta fue la escogida para suministrar la protección antigraffiti con que se había revestido las estelas. Resulta que esta empresa tiene un pasado muy comprometido. Una filial de Degussa, la Degesch, produjo el gas ciclón B durante el Tercer Reich, el gas de la muerte, con el cual se asesinó a los judíos en las cámaras de los campos de concentración. Todas las obras en marcha estaban amenazadas de demolición. Pero, por otro lado, la firma Degussa estaba empeñada desde hacía decenios en poner cara al pasado. Y así, entre otros, cooperaba con el fondo de indemnización para trabajadores forzados de la época nazi. De manera que en noviembre del 2003 se resolvió que continúen los trabajos. La edificación del monumento había sorteado así el último y uno de los más difíciles obstáculos. El 10 de mayo de 2005 se inauguró el monumento.
Goethe-Institut e. V. 2005
Enlaces sobre el tema

Migración e integración

La migración transforma culturas. El Goethe-Institut reflexiona acerca de estos desarrollos en Alemania y en el mundo e interviene a favor de la integración lingüística de los inmigrantes.