Nuevas obras alemanas - Obras

Dunkel lockende Welt (“Un lugar de oscura atracción” )

Puede haber sucedido algo atroz... o nada. Corinna, especialista en cirugía maxilar muy elegante y algo neurótica con obsesión de ayudar, que sueña con “corregir labios leporinos” en la selva peruana y dirigir un coro de pacientes curados y el señor Hufschmied, que le alquila el apartamento, tímido pero muy adinerado, que conserva las cenizas de su madre en un recipiente guardado entre su porcelana y que aguarda como la araña en su red que se enrede una víctima para alimentar su máquina de soltería empedernida, bailan abrazados al suave ritmo de una bossa nova, como gatos gimientes en un dueto de amor.

La entrega del departamento limpio se transforma en un mórbido flagelo, pues Corinna, a pesar de todo su afán de limpieza ha pasado por alto algo que parece un dedo pequeño de un pie humano, limpiamente separado de su propietario original, que puede haber sido Marcel, el novio de Corinna. Supuestamente Marcel ya ha partido para Perú. Mechthild, la madre de Corinna, una algo ruda bióloga finlandesa, no para de explicar los secretos de la fotosíntesis en un interminable monólogo y tampoco oye los gritos de socorro de su hija, que en el segundo acto ha huido a casa. Corinna tuvo en su juventud, como queda claro en el tercer acto, una relación sentimental con el señor Hufschmied, que, quién sabe, quizás sea incluso el padre ausente de Corinna.”

(Silvia Stammen, Neue Züricher Zeitung, 4.02.2006)

Comentarios sobre la pieza:

“La pieza está construida a partir de tres encuentros entre dos personas, como una carrera de relevos: cada uno de los personajes ama, pero es rechazado: Joachim (el señor Hufschmied, n. de la R.) rechaza a Corinna, Corinna a su madre, Joachim a la madre. Juntas, las tres escenas conforman el altar tríptico sobre el que se sacrifica una reunificación familiar. Ésa es la verdad no expresada, encubierta por numerosas mentiras sí dichas, para el transporte de las cuales la trama criminal no es más que un vehículo, por no decir un auto de alquiler, que saca a la pieza del arcén hasta que arranca el motor. Ella sabe que él sabe que ella sabe que él sabe: más no queda del género cuando no hay un autor del crimen y ni siquiera un crimen, sino sólo una red de nudos corredizos sueltos, pero tendida con mano tan leve que es fácil enzarzarse en ella.”

(Christopher Schmidt, Süddeutsche Zeitung, 3.02.2006)

“El tema es la muerte, la despedida, la seguridad y la separación. ‘Un lugar de oscura atracción’, la tercera obra de Händl Klaus, es una obra grandiosa y simultáneamente altamente amenazada de derrumbe, una comedia sobre un sentimiento precario, el sentimiento insoportable por antonomasia, el ser y no ser, que nunca pueden separarse. Acerca de la esencia de la ausencia: quien está, está ausente; quien está ausente, vuelve. Una comedia de comas, en la que nadie nunca pone un punto, donde una palabra trae la otra, donde se trata de satisfacer a todos, no se deja hablar al otro, se complementa e interrumpe. Una catarata de conversaciones. Un extravagante giro existencial para intelectuales. Y al mismo tiempo una comedia criminal: ¿quién está muerto y quién no? ‘Ce sont toujours les autres qui meurent’ se lee en escena. Quienes mueren son siempre los otros. La frase es de Marcel Duchamp y está escrita sobre su lápida sepulcral. La muerte es una cuestión de punto de vista.”

(Peter Michalzik, Frankfurter Rundschau, 6.02.2006)

Ficha técnica:

Estreno: 1.02.2006, Kammerspiele München
Dirección: Sebastian Nübling
Personajes: 1 fem., 4 masc.
Derechos: Rowohlt Theater Verlag
Hamburger Str. 17
21465 Reinbek
Tel. +49 40 7272270
Fax +49 40 7272276
theater@rowohlt.de
Traducciones Biblioteca de teatro