Nuevas obras alemanas - Obras

Schiess doch, Kaufhaus ("¡Dispara, gran tienda!")

Casi todo el mundo habla sobre ella. Todos han oído acerca de ella. Zumba abstractamente en los canales de televisión, los medios impresos, las discusiones públicas e Internet. De ella existen tantas definiciones como formas de ver el mundo, pero casi nadie puede decir con precisión de qué se trata: la globalización.
Los teatros Theaterhaus Jena y Theater in der Fabrik, ambos en Dresden, encargaron una obra sobre ese tema al joven autor berlinés Martin Heckmanns, quien, partiendo del lenguaje cotidiano y de interrelaciones aparentemente evidentes, forma textos que abren espacios para lo no dicho. Espacios en los que los héroes son los seres humanos mudos, solitarios y que se comunican entre sí como los autistas. Insertos en una estructura de poder difícilmente definible, buscan una identidad y lenguaje propios, que no sean integrados inmediatamente en un proceso de explotación comercial. Ätz, Fetz, Klar, Kling y Knax, los cinco personajes de la pieza, cuyos nombres son simultáneamente descripciones de estados emocionales, se abren paso por la vida, a la búsqueda de relaciones vinculantes, de una auténtica vida.
(Editorial Suhrkamp Verlag)

La crítica opina

"¡Entrégate a una lucha cualquiera, en tanto todavía tengas un cuerpo!", dice una joven con pantalones militares y delicados bíceps debajo de la camiseta. A veces da patadas que parecen de karate. En realidad, quiere entregarse a la lucha política. ¡Si ello fuera tan sencillo! Antes bastaba con prenderle fuego a una gran tienda y ello era ya un acto político. Ahora no lo son ni siquiera los políticos. "La libertad es tan ilimitada,/ la franqueza desemboca tan abiertamente en la frivolidad,/ que se desvanece tu grito, con el cual querías preguntar:/¿HAY ALGUIEN ALLÍ?", dice la mujer llamada Ätz"
"Schiess doch, Kaufhaus!" ("¡Dispara, gran tienda!") es el título de la pieza de Martin Heckmanns, dramaturgo berlinés de 28 años. Pero en ella no dispara ni es incendiada tienda alguna. La obra refleja más bien las ansias difusas de hallar un sentido de la vida, que generaciones pasadas buscaban en la lucha política contra la realidad deformante...
Cinco personas a la búsqueda de una vida:"Qué vida sería si no existiera el comercio mundial, nunca lo supe", dice Kling, una frágil mujer con una tendencia a la melancolía. A veces quisiera cantar. Más no puede decir sobre sí misma, pues Heckmanns sólo esboza a sus figuras. La vida alienada ha transformado a los individuos en clichés: figuras como Fetz, que habla sin parar y Knax, el alegre representante de la perorata política. Incluso su protesta contra el mercado globalizado es un cliché... Bloques de texto se transforman en cáscaras idiomáticas hechas de crítica ideológica, lenguaje psicológico, seminarios para managers y la jerga política de Attac, que a veces recuerdan a René Pollesch. Pero Heckmanns introduce en los diálogos una buena porción de Ernst Jandl. Sus figuras hablan todavía un lenguaje poético, que autores como Danckwart y Pollesch han expulsado por completo de las suyas.
(Esther Slevogt, diario taz berlin lokal, nº. 6776, p. 25)

"Schiess doch, Kaufhaus!" es una crítica general a la locura de nuestro tiempo y un divertido diagnóstico de estado de ánimo. El ser humano está cada vez más aislado, su comunicación se halla perturbada o tiene lugar sólo en jirones. Y las figuras unifican en sí prácticamente todos los síntomas de la evolución casi inabarcable que tiene lugar en todo el mundo: inseguridad, duda, impotencia, temor, ira, velocidad y transformación...
(Frank Quilitzsch, diario Thüringische Landeszeitung, 18.05.02)

Datos técnicos

Estreno 9.05.2002, Staatsschauspiel Dresden/TIF, coproducción con el teatro Theaterhaus Jena
Dirección Simone Blattner
Personaje 5 papeles, decoración variable (en el estreno, 2 hombres, 3 mujeres)
Derechos Suhrkamp Verlag
Lindenstr. 29-35
60325 Frankfurt/Main
Postfach 101945 60019 Frankfurt/Main
Tel: 069-75601701
Fax: 069-75601711
theater@suhrkamp.de
Traducciones Biblioteca de teatro