Nuevas obras alemanas - Obras

Mein junges idiotisches Herz (“Mi joven idiota corazón” )

Es un día normal en un edificio normal de alquiler. La señora Schlüter, del cuarto piso, ha decidido que éste será su último día: “A las tres en punto seré una mujer trágica”. La señora Schlüter no es particularmente pobre, ni vieja ni fea. A lo sumo está algo sola y, sobre todo, cultiva el perfeccionismo hasta la exasperación.
El plan es que Miroslaw, que la abastece de jugos de fruta y al que ha llamado antes de arrancar el cable de teléfono de la pared, la encuentre, como bello cadáver ataviado con un vestido rojo. Pero la vida, siempre imprevisible, contraría la detallada puesta en escena con una reacción en cadena de casualidades improvisadas y catapulta a la señora Schlüter y sus vecinos a una serie de embrollos. El conserje, Zarter, viene a reparar el fregadero, que gotea; un mensajero, a entregar un paquete para el señor Sandmann, del tercer piso, quien a su vez descubre en el apartamento de la señora Zarter la chaqueta de béisbol de una mujer que lo persigue en sueños desde hace semanas… Seis seres humanos viven su vida, entrecruzan sus destinos y se aproximan también entre sí. Cada uno de ellos es alternadamente observador y observado, relator y relato. La repetición de las mismas situaciones va conformando lentamente un rompecabezas de tres dimensiones y múltiples perspectivas. Al final, el mensajero queda tirado muerto en el lavadero, la señora Schlüter no se ha matado, a pesar su decidido empeño, y Paula Lachmär, que vuelve a hablar después de 69 días de absoluta mudez, invita espontáneamente a Miroslaw a comer estofado de carne. El caleidoscopio de catástrofes de existencias encapsuladas cada una en su apartamento se transforma en un policromo panóptico de neuróticos urbanos colmados de anhelos. Surgen interrelaciones. Los monólogos derivan en conversaciones y sobre todo el escenario se mece una vieja canción de Doris Day: “My young and foolish heart”.

(Silvia Stammen, “Stücke 05, Mülheimer Theatertage”)

Comentarios sobre la obra:

“Monólogos y diálogos son enlazados sin solución de continuidad, describiendo, al ritmo de una ligera melodía, la vida solitaria de los personajes en la era de la comunicación. La obra es una prueba de gran talento y en realidad una pieza radiofónica, porque sobre las acciones y relaciones sólo se reflexiona. Pero Anja Hilling sabe escribir como habla la gente. Y tiene —lo que es raro hoy— humor.”

(Thomas Thieringer, Süddeutsche Zeitung, 22.11.2004)

“Sorprendentemente, ninguna de esas vidas normales, en amenazante falsa escuadra, se nos antoja ni siquiera algo exagerada. ¿Quién dice que conserjes tienen que hablar siempre como conserjes? ¿Y cómo hablan en realidad los conserjes? ¿O los mensajeros? ¿O las víctimas de una violación? … La media docena de dramas amorosos y de vida, poco espectaculares y malogrados, giran al principio discretamente alrededor de sí mismos, para chocar luego entre sí con fina precisión, como un conjunto de bolas de billar que se salen del carril de la vida o pasan girando a escasos milímetros de la tronera, frenadas por tanto humor como es necesario para excluir la compasión.”

(Franz Wille, Theater Heute, 4/2005)

 

Datos técnicos:

Estreno

3.03.2005, Theaterhaus Jena

Dirección

Markus Heinzelmann

Personajes

2 fem., 4 masc., decorado cambiante

Derechos NavigationssymbolFelix Bloch Erben Verlag für Bühne, Film und Funk KG
Hardenbergstr. 6
D-10623 Berlin
Tel.: 030-313 9028
Fax: 030-312 9334 Navigationssymbolinfo@felix-bloch-erben.de
Traducciones Biblioteca de teatro