Nuevas obras alemanas - Obras

Liebe ist nur eine Möglichkeit ("El amor es sólo una posibilidad")

Bernhard no sabe ni leer ni escribir. Para no perder su trabajo, trata de que nadie se entere de ese estigma. Bernhard depende de su exitoso hermano mayor, que lo tutela. Sus compañeros de trabajo no lo toman en serio.
Cuando se independiza laboralmente y se casa, con la atractiva filipina Graciela por medio de una agencia matrimonial, su entorno se mofa aún más de él. Pero en secreto lo envidian. Las relaciones humanas en el entorno de Bernhard, aparentemente tan ordenadas, se desbarajustan con la irrupción de Graciela. De pronto, las relaciones de poder hasta entonces reinantes pierden su vigencia.

Christoph Nußbaumeder describe en la tradición de las obras populares críticas un mundo pequeñoburgués en el que afloran, como sin querer, racismo latente, misoginia y una desmedida ambición de riqueza material.

Los críticos opinan:

"Nußbaumeder coloca en la abundancia de la vida todos los sufrimientos del infierno pequeñoburgués, las dolorosas miserias de un individuo y sus pizcas de autodeterminación contra la presión de la mayoría, la mojigatería, los prejuicios, la envidia, el racismo y el machismo. (...)
Lo que en el caso de talentos menos dotados termina en ensayos sociopsicológicos intelectualoides, pegados con mayor o menor destreza a los esqueletos de seres con buenas intenciones, en la obra de Nußbaumeder se transforma en una explosión de alegrías y sentimientos auténticos. Teatro popular jugosamente sentimental, pero libre de populismo. Ningún teatro anémico de telenovelas, sino pleno, humano, incluso cómico y siempre con un profundo fondo trágico."
(Reinhard Wengierek, Die Welt 19.10.2006)

"En 'El amor es sólo una posibilidad', mucho se antoja extemporáneo en el mejor sentido del términos, ya el género de la obra crítica de teatro popular, en la que se relata una historia con fuerza y linealmente, sin enajenaciones ni acertijos. En esta obra, cada frase da un nuevo impulso a la fábula y el silencio de las figuras se transforma en una potente elocuencia."
(Christopher Schmidt, Süddeutsche Zeitung, 20.10.2006)