Nuevas obras alemanas - Obras

Café Umberto

Tres parejas en la vorágine del subsidio por desempleo: en una oficina de empleo con cafetería se reúnen el músico desocupado Jaro y la diseñadora de moda fracasada Jule. Ella con intenciones de suicidarse, él con una confianza en sí mismo que parece no ser de este mundo. Con ayuda de su entusiasmo y un café con leche, Jaro intenta traer a Jule de regreso a la vida… a la vida de él.
Anton y Paula no son una pareja al principio, pero sí al final: dos académicos desocupados en un desesperado recorrido por diversos programas de juegos en la televisión. La negativa de Anton a enfrentarse en duelo directo al luchador de sumo más famoso del Japón amenaza con hacer naufragar la relación. En situación precaria se hallan también Lukas y Sonia: él, un docente de geografía desocupado; ella, una conocida presentadora de televisión, para la que la financiación de la existencia de Lukas no es más que un gasto menor. La rebelión de Lukas contra la mujer económicamente exitosa adquiere rasgos completamente paranoicos cuando la voz de Sonia es utilizada para producir los usuales anuncios para los altavoces de la Oficina Laboral: verdaderas bofetadas acústicas para el fracasado.

Moritz Rinke, autor de “Republik Vineta” (“República Vineta”) y “Die Optimisten” (“Los optimistas”) le sigue el rastro a los dramas económicos hasta los aspectos más privados e íntimos.

(Thalia Theater, Hamburgo)

Comentarios sobre la obra:

“Rinke arriesga en esta obra una gran cercanía empática con sus figuras. Su mirada no adquiere una fría distancia sociológica, sino que busca los primeros planos. A Rinke le interesan cuestiones muy personales. ¿Qué efectos tiene para nuestra psique, nuestra capacidad de amar y nuestro atractivo una vida sin una actividad laboral reconocida socialmente? ¿Qué posibilidades tenemos de resistir a las presiones psíquicas? ¿Qué podemos oponer a la propia depresión y a la de los otros? ¿Cómo conservamos nuestra dignidad? ¿Cómo hallamos un sentido a la vida?

Son preguntas que exigen valor, porque salen a la búsqueda de técnicas subjetivas de supervivencia, del descubrimiento de la propia resistencia como fermento de lo político y que no son fáciles de responder en vista de las brutales imposiciones de la economía. Los héroes de Rinke caen en más de una trampa que les tiende el desempleo, intentan salir de los aprietos por sus propias fuerzas, para hundirse poco después nuevamente en el desconsuelo. Son también payasos chaplinescos. La ironía y levedad con las que Rinke acompaña los pequeños éxitos y grandes fracasos de sus héroes nunca traicionan ni el dolor ni los anhelos de los personajes, pero sí evitan que la obra caiga en la cursilería y el melodrama convencional.”

(Rita Thiele, Jahrbuch Theater Heute 2005)

“La obra teatral de Moritz Rinke “Café Umberto” es una comedia ligera, pero no está exenta de una cierta amarga ironía y el final feliz tampoco es justamente tranquilizador. La obra trata de la urgente necesidad de reconocimiento social que tienen seres humanos desempleados en una sociedad que aún cierra los ojos ante una irrefutable realidad: que el pleno empleo no puede continuar siendo la norma para la dignidad humana y de que debe plantearse la cuestión de cómo será regulada en el futuro la circulación de dinero de tal forma que se asegure a todos los ciudadanos sus derechos fundamentales.

Rinke aboga, con mano ligera pero no sin la seriedad que el tema exige, por hacer posible la existencia de desempleados felices. En relatos paralelos narra tres historias de amor acompañadas de desempleo, que no terminan bien, porque son excesivamente exigidas por los valores materiales y los desprecios aún vigentes en la sociedad del trabajo. Todos apuestan aún porque el Estado social de sólido corte socialdemócrata tenga un futuro y que pueda evitarse que el ciudadano se desacople radicalmente del trabajo como fetiche. Todos los intentos de fuga hacia paraísos artificiales que se contraponen a la economización del mundo y de todo accionar, no hacen más que demostrar por lo tanto la existencia de un estado de emergencia.”

(Klaus Völker, Mülheimer Theatertage 2006)

Datos técnicos

Estreno Thalia Theater Hamburg, septiembre 2000
Dirección Stephan Kimmig
Personaje 4 mujeres, 7 hombres, cubierta convertible
Derechos Rowohlt Theater Verlag
Hamburger Str.17
21465 Reinbek
Tel. 040/ 72 72 270, Fax 040/ 72 72 276
theater@rowohlt.de
Traducciones Biblioteca de teatro