Nuevas obras alemanas - Obras

Bleib mein schlagendes Herz (“Queda mi corazón latente”, título traducido)

Lo que los nueve protagonistas –todos entre veinte y treinta años de edad– de "Bleib mein schlagendes Herz" experimentan parece ser la segunda fase de la adolescencia, aunque adolescentes no son ya desde hace bastante tiempo. No obstante se ven desorientados, faltos de valor y resignados. ¿Quién es uno? ¿Con quién? ¿Sólo o juntos? Y ¿adónde ir cuando el mundo occidental o la familia le abren a uno supuestamente todas las posibilidades?

Pero algunos protagonistas ya no tienen todas las puertas abiertas. Lucy está enferma de cáncer y otras mil dolencias, además está atada a una botella de oxígeno, que limita su libertad de movimiento. Danka debe casarse, no tanto por motivos románticos, sino más bien prácticos: necesita un permiso de residencia. Se trata de una generación cavilosa, que gira alrededor de sí misma, que ha perdido la ingenuidad de generaciones anteriores.
El tema es el amor, la supervivencia, el hecho de que la vida debería dar comienzo en algún momento, ya que al fin y cabo podría durar todavía otros 50 años. Se va tirando, como telefonista, como modelo, como prostituta, pragmáticamente, a menudo sin la gran utopía. No obstante, la añoranza queda, aunque más no sea la de poder acabar con la soledad. Se intenta entonces descifrar al prójimo, muchachos hipersensibles, muchachas supuestamente duras, que atacan para defenderse. Entender a los seres humanos para entenderse a sí mismo.
Un mundo de grandes posibilidades es simultáneamente un mundo de eterna adolescencia. ¿Qué hacer entonces con la vida, con el resto de la vida, si ésta aún no ha comenzado del todo? Si la búsqueda del propio yo lo supera a uno, es posible buscar en un principio otro yo, un prójimo. Lo último que se pierde es la esperanza de que ello baste…
(Editorial schaefersphilippen)

Críticas sobre la obra:

"La autora ama las tonalidades menores y describe en obras como 'Birds' escenas de la vida de seres humanos que crecieron en la sociedad de bienestar contemporánea y no saben exactamente a quién desprecian más: si a sí mismos o si a sus padres. Juliane Kann pasó a ser conocida a partir de la presentación de su obra 'Blutiges Heimat' en el concurso Stückemarkt del festival de teatro Berliner Theatertreffen.
También en sus nuevas obras predominan las figuras etéreas. Ello vale asimismo para Julischka, Tilmann, Lucy, Larissa y todos los otros personajes que en 'Bleib mein schlagendes Herz' se cuecen a fuego lento como ciruelas secas en el horno. Sentirse a sí mismos sería toda una experiencia para estos inquietos pero solitarios seres humanos, que exigen de los directores el arte de leer entre líneas."
(Jürgen Berger)


"Kann siempre logra crear singulares atmósferas y delinear figuras multidimensionales a partir de diálogos aparentemente superficiales. Esas figuras cuentan poco de sí mismas, pero nadie duda de que existe algo más detrás de esa fachada, un 'algo más' que el espectador debe desarrollar en su imaginación."
(Christiane Kühl, en Stückwerk 5, Theater der Zeit)

Datos técnicos:

Estreno 13.03.2010, Schauspiel Frankfurt
Dirección Daniela Löffner
Personajes número variable
Derechos Editorial schaefersphilippen
Traducciones Biblioteca de teatro