Andrea Breth


© Bernd Uhlig
Nació el 31/10/1952 en Rieden / Füssen (Alemania). Su infancia transcurrió en la ciudad alemana de Darmstadt. Entre 1971 y 1973 estudió letras en la Universidad de Heidelberg. Fue asistente de dirección en el Heidelberger Theater. Luego se trasladó junto con el director artístico Peter Stoltzenberg a Bremen, donde asistió a David Esrig y Christof Nel. Primera puesta en escena: “Die verzauberten Brüder” de Jewgeni Schwarz (1975). Le siguieron otras escenificaciones en Wiesbaden, Bochum, Hamburgo y Berlín. Luego del fracaso sufrido con “Emilia Galotti” de Lessing en 1981 en el Freie Volksbühne de Berlín se radicó en Zurich donde trabajó con estudiantes de arte escénico.

En 1983 fue convocada por el director artístico Ulrich Brecht del Freiburger Theater, donde celebró un sorprendente éxito con “la Casa de Bernarda Alba” de García Lorca. Ese mismo año la encuesta anual entre críticos de la revista “Theater heute” la proclamó directora escénica del año.
Las próximas estaciones fueron Bochum (1986-1989) y Viena (1990 y 1992). Entre 1992 y 1997 fue directora artística del Schaubühne am Lehniner Platz en Berlín. Luego de diferencias con el elenco presentó su renuncia. Desde 1999 es directora del Burgtheater de Viena.

Andrea Breth fue galardonada con diferentes premios, entre otros recibió en 1987 el premio Fritz Kortner y en 2003 el premio Nestroy a la “Mejor dirección”. Es miembro de la Academia de Artes Performáticas en Francfort del Meno y de la Academia de Artes de Berlín.

Enlaces sobre el tema

Retrato: Andrea Breth

Andrea Breth es, sin duda, una de las grandes figuras de la dirección escénica de habla alemana de los últimos veinte años. Aún así su trabajo no refleja nunca las coyunturas estéticas ni las modas de este período. Breth es individualista, es una de las grandes y es radical; obstinadamente se resiste a las tendencias de la época y de las instituciones culturales. En sus declaraciones públicas (“soy totalmente anticuada en mis gustos”) no ha vacilado nunca en adoptar claras posiciones conservadoras: destaca la función educadora del teatro, rechaza hacer del teatro una “sociedad de la diversión” y “una mentalidad eventista”; considera que el teatro sigue siendo una “institución moral” y le asigna una función al servicio de la literatura, contrariamente a la tendencia actual, de considerarlo un medio autónomo. “El teatro es memoria. De eso estoy profundamente convencida”, dice. Su verdadera carrera como directora comenzó con el triunfo que festejó su puesta en escena de “La casa de Bernarda Alba” en el Encuentro del Teatro en Berlín de 1985. Después de desempeñarse en el teatro de Friburgo hizo escala en Bochum y Viena, desde donde pasó al Berliner Schaubühne am Lehniner Platz cuya dirección artística tuvo a su cargo entre 1992 y 1997. Aun cuando en la última etapa de su gestión en la sala berlinesa terminó enfrentada con algunos miembros de la compañía, nadie duda de su gran obra. Asumió la dirección del teatro alemán más importante a la sombra de esa “leyenda” que fue Peter Stein, y en momentos en que atravesaba por una severa crisis. Si el Schaubühne logró estabilizarse durante muchos años, fue gracias a sus producciones. El hecho de que en esas circunstancias fuera una mujer la que ocupara la dirección del teatro sin duda tuvo carácter ejemplar para la joven generación de directoras.
El estilo de regie de Andrea Breth si sitúa en la tradición del realismo poético y psicológico de Fritz Körtner y Peter Stein. Se autodefine como una estudiosa del ser humano, una investigadora del alma, pero nunca solo en un sentido biográfico-social, sino en un sentido universal humano. Nunca teme la dimensión mítica y metafísica. Así transformó la comedia de Kleist “ El cántaro roto” en 1990 en Viena en una monumental tragedia humana sobre pecado original y pérdida del paraíso.
Está firmemente convencida de que también un teatro “actualizado” debe plantearse el interrogante por la espiritualidad y la religión. “Cuando ya no comprendes que el hombre está en una alianza con Dios, es mejor que abandones la obra”, dijo acerca de su trabajo en “El tio Vania” de Chejov en el Berliner Schaubühne (1998). Por más obsesivo que pueda parecer el proyecto nunca se petrifica hasta el punto de convertirse en una hipótesis. Todo su trabajo gira alrededor de personas, sus sueños y de sus nostalgias, del fracaso de los sentimientos. Muchas veces estas historias se oscurecen hasta plasmarse en la desesperanza: la felicidad solo es una esperanza nunca realidad. Incluso cuando, como en el caso de “Stella “de Goethe, (1999) la directora se decide por la variante del final feliz, de una alegre utopía del amor de a tres, pone posteriormente en escena una producción en la que las personas terminan alejándose, víctima del dolor y de la soledad.

Por más respeto que le merecen los vastos conocimientos de la directora, la critica no quiso acompañarla en todos sus proyectos: el hermetismo del leguaje de los sentimientos, aparejado con un detallismo enamorado de la perspectiva, llevó a más de una puesta, sobre todo en los últimos años en el Schaubühne de Berlín, al borde de la petrificación artística. Tanto más llama la atención que en su actual posición de directora en el Burgtheater de Viena, Breth parece haber descubierto nuevos caminos. Se interesa más por textos de autores contemporáneos y maneja a los clásicos con extraordinaria facilidad. Situó la obra “Emilia Galotti” (2002) de Lessing en la Italia de las mafias de hoy; convirtió la tragedia burguesa despojada de todo significado histórica en una obra de nerviosos sentimientos que fluctúan entre enamoramiento narcisista y seriedad fatal en un vuelo rasante poco típico para ella.
La producción fue invitada al Encuentro del Teatro de 2003. Fue su séptima nominación para Berlín, lo cual ilustra el extraordinario rango de esta directora en el teatro de lengua alemana.

Gerhard Jörder

Puestas en escena – Una selección

  • Albert Ostermaier "After the cliffs"
    2005, Burgtheater Wien
  • Tennessee Williams "La gata sobre el tejado caliente"
    2005, Burgtheater Wien
  • Friedrich Schiller „Don Carlos“
    2004, Burgtheater Wien
  • Edward Albee “La cabra o ¿quién es Silvia?”
    2004, Burgtheater Wien
  • Gotthold Ephraim Lessing „Emilia Galotti“
    2002, Burgtheater Wien, Invitación al Encuentro de Berlín
  • Arthur Schnitzler “El vasto dominio”
    2002, Salzburger Festspiele
  • Albert Ostermaier “Ultima llamada”
    UA 2002, Burgtheater Wien
  • Friedrich Schiller “Maria Estuardo”
    2001, Burgtheater Wien
  • Heinrich von Kleist “Catalina de Heilbronn”
    2001, Burgtheater Wien
  • Edward Bond “El mar”
    2000, Burgtheater Wien
  • Christoph Willibald Gluck “Orfeo ed Euridice”
    2000, Oper Leipzig
  • Johann Wolfgang von Goethe „Stella“
    1999, Berliner Schaubühne
  • Anton Chejov “El tío Vania”
    1998, Berliner Schaubühne, invitación al Encuentro de Berlín
  • Heinrich von Kleist “La familia Schroffenstein”
    1997, Berliner Schaubühne
  • Farid Uddin Attar “El lenguaje de los pajáros”
    1996, Berliner Schaubühne
  • Henrik Ibsen „Hedda Gabler“
    1993, Berliner Schaubühne, invitación al Encuentro de Berlín
  • Georg Kaiser “De la mañana a la medianoche”
    1993, Berliner Schaubühne
  • Alexander Vampilov “El último verano en Chulimsk”
    1992, Berliner Schaubühne, invitación al Encuentro de Berlín
  • Maxim Gorki “Asilo Nocturno”
    1992, Berliner Schaubühne
  • Sean O´Casey “El fin del principio”
    1992, Burgtheater Wien), invitación al Encuentro de Berlín
  • Arthur Schnitzler „Der einsame Weg“
    1991, Berliner Schaubühne
  • Heinrich von Kleist “El cántaro roto”
    1990, Burgtheater Wien
  • Maxim Gorki “Los últimos”
    1989, Schauspielhaus Bochum, invitación al Encuentro de Berlín
  • Edward Bond “El verano
    1987, Schauspielhaus Bochum
  • Julien Green “Sud” 1987, Schauspielhaus Bochum, invitación al Encuentro de Berlín
  • Federico García Lorca “La casa de Bernarda Alba”
    1985, Städtische Bühnen Freiburg, invitación al Encuentro de Berlín
  • Gerlind Reinshagen „Eisenherz“
    UA 1982, Schauspielhaus Bochum
  • Gotthold Ephraim Lessing „Emilia Galotti“
    1981, Freie Volksbühne Berlin