Luk Perceval


© Phile Deprez
Nació el 30/5/1957 en Lommel, Bélgica. Estudió arte dramático en Amberes. Fue contratado como actor en el teatro municipal “Koninklijke Nederlandse Schouwburg” de esa misma ciudad. Junto con Guy Joosten fundó en 1984, en oposición al anquilosado teatro de repertorio, la compañía independiente “Blauwe Maandag Compagnie”, para la que viene realizando desde entonces puestas en escena y cuya dirección asumió en 1991. En 1998/99 la compañía se fusionó con el “Koninklijke Nederlandse Schouwburg” con el nombre “Het Toneelhuis” y Perceval se convirtió en su director artístico.

Fue merecedor de numerosas distinciones por sus puestas en escena en lengua flamenca, entre otras recibió en 1990 el Premio Thalia por su obra artística; ha recibido numerosas invitaciones al festival de teatro de los Países Bajos y de Bélgica.

Por “Schlachten!”,la versión alemana de “Ten Oorlog” (premio presentación del año 2000 en la encuesta entre críticos de la revista “Theater heute”), recibió el premio 3sat a la mejor innovación. En 2005 expira su contrato con “Het Toneelhuis”. Tiene firmado un contrato con el Schaubühne am Lehniner Platz de Berlín como director escénico permanente.

Enlaces sobre el tema

Retrato: Luk Perceval

Luk Perceval es conocido en Bélgica desde los años ochenta. Con su “Blauwe Maandag Compagnie” fue uno de los rebeldes de la “ola flamenca” que en oposición al teatro municipal subvencionado elaboraban sus propias versiones de clásicos con matices localistas y un lenguaje coloquial. Con “¡Batallas!”, la espectacular maratón shakespeariana, logró el gran salto fuera del ámbito de habla flamenca.

En varios meses de ensayos Perceval, quien entretanto se desempeñaba como director general en Amberes, preparó nuevamente, con actores alemanes, aquella versión de doce horas de los dramas reales que ya había presentado con éxito en Bélgica. Esa coproducción del Deutsches Schauspielhaus en Hamburgo y del Festival de Salzburgo fue invitada al Encuentro de teatro en Berlín 2000 y lo lanzó a la fama de un día al otro. Desde entonces es reconocido como uno de los grandes directores del teatro europeo.

“¡Batallas!” convirtió las Guerras de las rosas en la imagen original de los ascensos y descensos del poder: sangrientos, gloriosos, sin piedad. En grandes tableaus y formas estilísticas cambiantes Perceval mostró terror, horror y pasión, libre de cualquier interpretación moralizante. Las cosas son tal como son: Este director es realista hasta la médula – pero un realista al que la pérdida de la utopía de la sociedad nunca llevó a la ironía o al cinismo.

Más tarde volvió a retomar Shakespeare varias veces. En “L.King of Pain” (2002) convirtió al rey Lear en un paciente con Mal de Alzheimer en un asilo de ancianos, en un anciano que murmura ininteligiblemente, que se imagina que es Lear. La presentación fue criticada (“Teatro contraído”). También su “Othello” presentado en los Kammerspiele de Munich (2003) tuvo un eco controvertido. Perceval redujo el drama a su esencia existencial-emocional, esqueletizándolo: Una pareja “imposible”, un hombre viejo y una jóven, sueñan en medio de la noche oscura el sueño de amor que esta sociedad de carreristas y cínicos no quiere permitir. En el centro de la presentación se han volteado un piano de cola blanco y uno negro, un pianista y cantante de jazz comenta la acción con cantos extáticos. Es una velada en la que cobra particular intensidad el lenguaje teatral reduccionista de Perceval.

Perceval recalca que no les quiere imponer su estilo de dirección como “marca registrada” a los textos: “Nunca me interesó repetirme. Cada obra posee su propio lenguaje y forma, su propio misterio.” De hecho hay una enorme distancia entre las orgias visuales de sus “¡Batallas!” y la intimidad misteriosa de su versión muniquesa de “Sueño en otoño” de Jon Fosse (invitada al Encuentro del Teatro de Berlín 2002). Sin embargo se observan claras líneas en su trabajo teatral. Perceval busca el extremo: el grito y el silencio. Predominan los cuerpos, la expresión física. Quiere crear situaciones originales, elementaridad. Pero el lenguaje pasa a segundo plano, lo que le suele reprochar la crítica. A menudo el habla se reduce a una sola exclamación, a una litanía monótona, a jerga cotidiana y banal.

No sorprende que en su busqueda de lo arcáico Perceval también se haya topado con las obras antiguas. En “Aars!” (2000) describió la “Orestíada” de Esquilo como el concentrado asesino de una catástrofe familiar, una explosión de odio, avidez y violencia, una locura homicida entre hedores de cocina y frío espacial. En la tormenta de luz y sonido de esta puesta, en las imágenes vehementes de agresión y regresión, avidez de felicidad y soledad desconsolada el habla se volvió grito y ruido.

También en la Berliner Schaubühne presentó un material antiguo como el que le aportó Racine; junto con su hermano Peter realizó una versión breve de “Andromache” (2003). Sobre un pedestal similar a un altar, rodeado de un mar de astillas los actores están expuestos como prisioneros, permanecen en dolorosa inmovilidad, sin posibilidad de huir o moverse, el drama se hiela en una escultura. Minimalismo extremo, en el que también el lenguaje se petrifica en fría manifestación antropológica.

Gerhard Jörder

Puestas en escena – Una selección

  • Richard Wagner “Tristán e Isolda”
    2004, Staatsoper Stuttgart
  • Gerardjan Rijnders nach William Shakespeare „Macbeth“
    2004, Het Toneelhuis Antwerpen
  • Peter und Luk Perceval nach Jean Racine „Andromache“
    2003, Berliner Schaubühne
  • Jan van Dijck / Luk Perceval nach Anton Tschechow „Oom Vanja“
    2003, Het Toneelhuis Antwerpen
  • Feridun Zaimoglu / Günter Senkel, adaptación de Otelo de William Shakespeare
    2003, Münchner Kammerspiele
  • Marius von Mayenburg “El niño frío”
    UA 2002, Berliner Schaubühne
  • Peter und Luk Perceval/ Klaus Reichert, adaptación de “L. King of Pain de” William Shakespeare
    2002, Het Toneelhuis Brugge / Schauspiel Hannover / Schauspielhaus Zürich
  • Jon Fosse “Sueño en otoño”
    2001, Münchner Kammerspiele, invitación al Encuentro del Teatro en Berlín
  • Antón Chejóv “El jardín de los cerezos”
    2001, Schauspiel Hannover
  • Peter Verhelst / Luk Perceval adaptación de “Aars” de Esquilo
    2000, Het Toneelhuis Antwerpen / Holland Festival
  • Tom Lanoye / Luk Perceval adaptación de William Shakespeare “Batallas”
    1999, Salzburger Festspiele / Schauspielhaus Hamburg), invitación al Encuentro del Teatro en Berlín
  • Tom Lanoye / Luk Perceval adaptación de “Ten Oorlog” de William Shakespear
    1997, Blauwe Maandag Compagnie, Kunstencentrum Vooruit Gent
  • Roland Topor „Joko – Joko fête son anniversaire“
    1993, Blauwe Maandag Compagnie, Kunstencentrum Vooruit Gent