René Pollesch


© David Baltzer
Nació en 1962 en Friedberg, Hesse, Alemania. Entre 1983 y 1989 estudió artes dramáticas en Gießen con Heiner Müller, George Tabori, John Jesurun, entre otros. Desde 1992 realizó proyectos en el Theater am Turm (TAT) en Francfort/Meno bajo el entonces director general Tom Stromberg. En 1996 obtuvo una beca de trabajo en el Royal Court Theatre de Londres donde asistió a seminarios de Harold Pinter y Caryl Churchill.

Desde 1998 ha realizado puestas en escena en los teatros municipales de Berlín, Leipzig y Stuttgart. En 1999/2000 trabajó como autor y director escénico en el teatro de Lucerna y más tarde en el Deutsches Schauspielhaus en Hamburgo. Allí desarrolló su proyecto de teatro “soap World Wide Web-Slums 1-10“ que en 2001 fue merecedor del premio para dramaturgistas que otorga la ciudad de Mülheim.

Desde la temporada 2001/2002 Pollesch es director artístico del Prater de la Berliner Volksbühne (director general: Frank Castorf). En 2002 resultó elegido mejor dramaturgista alemán en la encuesta entre críticos de la revista “Theater heute”. Actualmente realiza puestas en Berlín, Stuttgart, Lucerna, Hamburgo, Francfort y Viena.

Enlaces sobre el tema

Retrato: Pollesch, René

Solo unos pocos directores logran encontrar una forma verdaderamente nueva de teatro, suficientemente compleja para no petrificarse rápidamente en estilo. Robert Wilson, Christoph Marthaler, Frank Castorf o Christoph Schlingensief son dominantes artísticos de ese tipo, que por muchos años han logrado evitar el agotamiento de su originalidad. Se verá, si también lo logra René Pollesch. De hecho ya ha cumplido una condición básica: Su teatro es nuevo, inconfundible y complejo.

Desde sus años de formación en el Instituto de ciencia del teatro aplicada de Gießen, la única escuela de teatro de Alemania, en la que se enseña la teoría en interrelación con la práctica, Pollesch persigue una idea fundamental: una unión apta para el teatro del entretenimiento de la TV y los discursos académicos. Con la cruza de estos formatos a los que el teatro rechaza individualmente, Pollesch creó un teatro de la histeria, singular en su dinámica e intensidad.

Juegos mentales sobre conceptos como tercerización, marketing urbano, globalización o la creación de redes que Pollesch cita y combina de libros de consulta, se transforman por una especie de montaje satírico en diálogos. Ciudadanos de metrópolis sobreexigidos discuten su pena emocional con estos textos en permanente griterío. El resultado es Ally McBeal como librería de izquierda sobre speed. El lenguaje particular de estas obras, tal como permiten entrever sus títulos, adquiere en este proceso atributos tanto absurdos como muy concretos. Si los actores discuten la pregunta si la añoranza es solo un instrumento de la cadena de usos capitalista, las evaluaciones políticas del lujo inocente del primer mundo parecen absolutamente serias. Al mismo tiempo el lenguaje artístico de Pollesch despierta el malestar por las jergas universitarias y televisivas, que a menudo no parecen tan disímiles por su efectivo vacío de sentido. Recién el humor grotesco que desarrollan estos híbridos de expresión recargada y banal permite el gran éxito de sus piezas, sobre todo, entre el público joven.

Otra característica del teatro de Pollesch es su fuerte agresividad. Los tres protagonistas que conforman el modelo básico de su situación teatral transforman el ánimo caldeado con tésis y asociaciones dictadas por Pollesch en un permanente derrumbe nervioso. El inconsciente penetra permanentemente la superficie controlada de los esclavos del capitalismo y galopa como enloquecido en cascadas de gritos verborrágicos. Por la velocidad exorbitante para evacuar el texto la apuntadora forma parte integral de la puesta. Un “mierda” gritado marca los puntos y permite apuntar el texto.

Sin embargo Pollesch no solo trabaja como director y autor (por lo que entre otros ganó el Premio al dramático de Mülheim), sino que también ha desarrollado una estética de la chatarra recargada de signos de la basura pop, plüsch, karaoke, lemas y utensilios de western, que no sobreexigen menos la atención que el texto y ritmo. Las puestas de otros directores, por ejemplo el intento de Stefan Pucher de trabajar el texto de Pollesch “Bei Banküberfällen wird mit wahrer Liebe gehandelt” (“ En asaltos a bancos se comercia con verdadero amor”) carecen de fuerza ante esta orgía cultural mánica.

La idea de la serie como metáfora para la imposición de la repetición y la aceleración no solo genera puestas en serie (“Heidi Hoh“ en Berlín o “www-slums 1-10“ en el Schauspielhaus de Hamburgo), sino también el reciclaje constante de fragmentos de textos para nuevas puestas. La productividad vertiginosa de Pollesch ha permitido el abordaje general de los grandes teatro de habla alemana, pero también produce un cierto agotamiento de los recursos.

Con el nuevo invento de su producción “Splatterboulevard“ presentada en 1992 en el Schauspielhaus de Hamburgo, en 2003 logró, sin embargo, el salto hacia el formato teatral alemán más grande con una comedia policial muy graciosa. Con este desafío su alegría crítica-histérica adquirió nuevo formato. El futuro aún no está escrito.

Till Briegleb

Puestas en escena – Una selección

  • René Pollesch "Stadt ohne Eigenschaften" (“Ciudad sin atributos”)
    2005, Staatsschauspiel Stuttgart
  • René Pollesch "1000 Dämonen wünschen dir den Tod" (“1000 demonios te desean la muerte”)
    2004, Volksbühne Berlin /Prater
  • René Pollesch "Hallo Hotel..."
    2004, Festival Theaterformen (Coproducción entre el Burgtheater de Viena, el Theater Braunschweig y el Staatsschauspiel Hannover)
  • René Pollesch "Pablo in der Plusfiliale" (“Pablo en la filial plus”)
    2004, Ruhrfestspiele
  • René Pollesch „Svetlana in a favela“
    2004 Theater Luzern
  • René Pollesch „LSD“
    2003 Staatstheater Stuttgart
  • René Pollesch „Splatterboulevard“
    2003, Deutschen Schauspielhaus Hamburg
  • René Pollesch „Der Kandidat (1980). Sie leben!“ !“ (“El candidato (1980). Viven!”
    2002, Deutsches Schauspielhaus Hamburg
  • René Pollesch „24 Stunden sind kein Tag. Escape from New York“ (“ 24 horas no son un día – Escape de Nueva York”)
    2002, Volksbühne Berlin
  • René Pollesch „Prater Trilogie. Stadt als Beute / Insourcing des Zuhause – Menschen in Scheiß-Hotels / Sex“ (“Trilogía Prater. Ciudad como botín / insourcing del hogar – gente en hoteles de mierda / sexo“)
    2001/2002 Volksbühne Berlin im Prater), invitación al Encuentro del Teatro de Berlín
  • René Pollesch „Heidi Hoh 3 – die Interessen der Firma können nicht die Interessen sein, die Heidi Hoh hat“ (“Heidi Ho 3 – los intereses de la empresa no son los intereses de Heidi Hoh”)
    2001, Künstlerhaus Mousonturm in Frankfurt a.M. / Wiener Festwochen
  • René Pollesch „Smarthouse 1+2“
    2001, Staatstheater Stuttgart
  • René Pollesch „World Wide Web-Slums 1-10“
    2000-2001, Deutsches Schauspielhaus Hamburg
  • René Pollesch „Heidi Hoh arbeitet hier nicht mehr“ (“Heidi Hoh ya no trabaja aquí”)
    2000, Podewil Berlin
  • René Pollesch „Java In A Box“
    1999, Theater Luzern
  • René Pollesch „Globalisierung und Verbrechen“ (“Globalización y crimen”)
    1998, Schauspiel Leipzig
  • René Pollesch „Heidi Hoh“
    1998, Podewil Berlin
  • René Pollesch „Superblock“
    1998, Berliner Ensemble
  • René Pollesch „Drei hysterische Frauen“ (“Tres mujeres histéricas”)
    1998, Berliner Volksbühne im Prater
  • René Pollesch „Ich schneide schneller / Version 4“ (“Corto más rápido / Versión 4”)
    1993, Theater am Turm Frankfurt
  • René Pollesch „Splatterboulevard“
    1992, Theater am Turm Frankfurt