Lars-Ole Walburg


© Marcus Lieberenz
Nació el 14/1/1965 en Rostock, RDA donde en 1983 se graduó de bachiller. Comenzó a trabajar como periodista independiente en la televisión. En 1987 presentó una solicitud de salida del país y abandonó la RDA hacia comienzos de 1989. En 1992 recibió el renombrado premio Grimme por la revista cultural KAOS. Entre 1989 y 1992 estudió ciencias del teatro y germanística en la Universidad Libre de Berlín. En 1992 fundó junto con Stefan Bachmann, Ricarda Beilharz, Tom Till y Thomas Jonigk el “Theater Affekt”.

Entre 1996 y 1998 se desempeñó como dramaturgista y director escénico en el Deutsches Schauspielhaus en Hamburgo. Posteriormente pasó en calidad de primer dramaturgista y director de arte escénico al Theater Basel. En 1999 fue invitado con su puesta en escena de “Un enemigo del pueblo” de Henrik Ibsen al Encuentro del Teatro en Berlín y elegido mejor director escénico joven del año. Realiza periódicamente puestas como director escénico invitado en el Münchner Kammerspiele. Desde la temporada 2003/2004 sucede a Stefan Bachmann como director de teatro en el Theater Basel.

Enlaces sobre el tema

Retrato: Lars-Ole Walburg

Desde su estudio de ciencias del teatro y germanística, Lars-Ole Walburg trabaja simultáneamente como dramaturgista y director escénico. En 1992 fundó el “Theater Affekt” con Stefan Bachmann, Ricarda Beilharz, Tom Till y Thomas Jonigk y ya en aquel entonces se entendía como cabeza dramatúrgica del grupo. Pero también ponía en escena obras como “Edipo” de Sófocles, demostrando su predilección por los grandes temas clásicos.

Lars-Ole Walburg no solo analiza los clásicos en cuanto a su contenido intelectual. También los actualiza, incorporando otros textos y ganando puestas escénicas sorprendentes. Eso vale tanto para las puestas de los “Nibelungos” de Christian Friedrich Hebbel en Basilea y del proyecto sobre la antigüedad “Lucha por Troya”, como cuando en los Kammerspiele de Munich convierte “La muerte de Dantón” de Georg Büchner en la lucha enlodada de una desenfrenada democracia mediática.

En cualquier caso Lars-Ole Walburg prepara la puesta entrelazando obras clásicas con otros textos en forma de collage. Pero si pone en escena ese collage de textos dista mucho de ser un director deconstructivo, sino que confía en un teatro que sondee los personajes.

En los “Nibelungos”, por ejemplo, solo utilizó partes del texto de Hebbel e incorporó entre otros fragmentos de “Edda”. Cuando se produce el primer encuentro entre Kriemhilda y Siegfriedo Basilea pudo apreciar un gran espectáculo de teatro. La bella y rubia burgundesa flotaba sobre la espalda del héroe, como si el amor le diera alas. En el caso de “Dantón” Walburg introdujo en el texto de Büchner pasajes de informes judiciales de los juicios contra los integrantes de la Fracción Ejército Rojo (RAF), en tanto dos moderadores conducían al público a través de la obra como “ganado votante” manipulado por los medios.

En “Guerra por Troya” Lars-Ole Walburg comenzó con “Ifigenia en Aulís” de Johann Wolfgang Goethe, para continuar después de la pausa con “Las troyanas” de Eurípides en una adaptación de Walter Jens. El resultado fue un comentario inteligentamente cortado sobre la situación política en Medio Oriente. La campaña de los griegos contra Toya demostró por qué los políticos amantes del poder están a favor de las guerras y cuáles son las consecuencias de esas guerras.

Lars-Ole Walburg reduce los textos teatrales a su núcleo intelectual y encuentra imágenes escénicas imponentes para ese núcleo. En el estreno de “Erreger”, el monólogo de Albert Ostermeier en Hannover, por ejemplo, se trata de un poderoso de la nueva economía, que no toma conciencia de que su gran poder se ha desvanecido. En la puesta en escena Lars-Ole Walburg fue muy lejos. El actor Thomas Thieme estaba bien abajo en el escenario inferior, atado como sobre una mesa de discección, mientras el espectador miraba desde arriba a ese ser que parecía insecto y al que solo le quedaba la voz como elemento de comunicación. En los últimos años se ha vuelto un avanzado entre los directores escénicos que comprenden el teatro como institución moral. “Me molesta mucho cuando la mirada sobre algo se vuelve cínica”, decía en una entrevista. “Justamente Schiller no solo demanda lo ético, sino que destaca la unión inseparable con lo estético. Es fundamental que lo educativo no parezca enseñanza didáctica. La moral también convence presentando lo opuesto.”

Desde la temporada 2003/2004 Lars-Ole Walburg es director artístico del Teatro de Basilea y con su programación teatral demuestra que para él el teatro es un instrumento que permite reflexionar sobre la sociedad.

Jürgen Berger

Puestas en escena – Una selección

  • Bertolt Brecht "La ópera de tres centavos”
    2005, Theater Basel
  • Lars-Ole Walburg, adaptación de “Stiller” de Max Frisch
    2004, Theater Basel
  • Lars-Ole Walburg, adaptación de “Stiller” de Max Frisch
    2004, Theater Basel
  • Sófocles “Antígona”
    2004, Kammerspiele München
  • Homero “La odisea”
    2004, Theater Basel
  • Johann Wolfgang von Goethe „Fausto I“
    2003, Theater Basel
  • Euripides / Walter Jens “La guerra por Troya”
    2003, Theater Basel
  • Rainald Goetz “La guerra por Troya”
    2002, Kammerspiele München in der Jutierhalle
  • Georg Büchner “Guerra Santa”
    2002, Kammerspiele München
  • Arthur Miller “Muerte de un viajante”
    2002, Theater Basel
  • Nach Christian Friedrich Hebbel “Los Nibelungos”
    2001, Theater Basel
  • Albert Ostermeier „Erreger“
    UA 2000, Staatstheater Hannover
  • Friedrich Schiller “Los bandidos”
    2000, Theater Basel
  • Henrik Ibsen “Un enemigo del pueblo”
    1999, Theater Basel, invitación al Encuentro del Teatro de Berlín
  • Alfred Dorfer / Josef Hader „India“
    1997, Deutsches Schauspielhaus Hamburg
  • Bernard-Marie Koltès „Roberto Zucco“
    1996, Festwochen Berlin
  • Alexander Sepljarskij “La tercera Roma”
    1995, Volksbühne Berlin
  • Sófocles “ Edipo”
    1994, Studiobühne FU Berlin
  • Bertolt Brecht / Benno Besson “El proceso de Juana de Arco en Rouen“
    1993, Studiobühne FU Berlin
  • Thomas Brasch „Mercedes“
    1992, Studiobühne FU Berlin