Necesidades del niño

Cuando los niños están en el jardín de infancia y cuando comienzan en la escuela todavía no están consolidados emocionalmente. Aprenden, por primera vez, a manejarse en un ambiente que está fuera del entorno familiar conocido. Traban sus primeras amistades, encuentran a personas referenciales nuevas, y tienen diferentes experiencias personales. Esta situación, a la todavía no están familiarizados, junto con los nuevos sonidos de la lengua extranjera, requiere una forma de proceder sensible, que tome particularmente en cuenta los aspectos emocionales del desarrollo infantil.

Los niños no tienen sólo habilidades específicas, sino que también tienen necesidades bien definidas, que deberían incluirse en la enseñanza temprana de lenguas extranjeras para que el niño se sienta a gusto y por lo tanto el proceso educativo pueda ser exitoso. Un niño tiene la necesidad de:
  • sentirse protegido en el ambiente de aprendizaje
  • recibir afecto y poder mostrarlo
  • expresar sentimientos, alegrarse y causar alegría en otros
  • entenderse con otros y comunicarse
  • jugar, ser activo, poder moverse y gastar energía
  • expresarse creativamente
  • tener experiencias exitosas y ser elogiado
  • vivir cosas nuevas, experimentarlas, aprenderlas, descubrirlas y explorarlas activamente
  • imitar nuevas experiencias en juegos de rol (y otros) y así internalizar las experiencias emocionalmente.
Recomendación:

El educador o docente debería incluir siempre las necesidades del niño en la definición y transferencia de metas, contenidos y métodos de la enseñanza temprana de lenguas extranjeras.

Aprendizaje temprano de lenguas extranjeras

Materiales y sugerencias para profesores