Lugares de aprendizaje

El aprendizaje temprano de lenguas extranjeras ocurre en los jardines de infancia, colegios y otras instituciones educativas. Para asegurar las condiciones de una oferta de aprendizaje calificada, las clases sólo deberían tener lugar en espacios amplios y equipados, que le garanticen a los niños un ambiente seguro, en el que sea posible la creación de procesos educativos adecuados para los niños y en los que la salud del niño no se vea perjudicada de ninguna forma.

Sólo con grupos de niños lo menos numerosos posibles y en un entorno espacial que tome en cuenta al niño, se puede garantizar que cada uno encuentre suficientes oportunidades para hablar y que sus necesidades puedan ser atendidas adecuadamente. Un ambiente de aprendizaje estable en un espacio que esté a disposición lo más constantemente posible, apoya la continuidad del aprendizaje.

Dentro de una institución debería haber un espacio para que los educadores y docentes implicados puedan discutir sin reservas las modalidades de cuidado del niño, objetivos de aprendizaje, métodos y contenidos, en especial cuando la oferta de lengua extranjera cuenta con un especialista adicional.
    Recomendación:

    Los espacios en los que los niños aprenden deberían ser usados lo más continuamente posible para que los niños se puedan desarrollar en un ambiente en el que se sientan seguros.

    Los especialistas de las diferentes etapas de aprendizaje deberían informarse recíprocamente. Se recomienda seguir los siguientes pasos:
    • Intercambiar planes de estudio, directrices, objetivos, contenidos y temas.
    • Que los niños lleven un portafolio que trascienda los sitios de aprendizaje que hayan frecuentado.
    • Reuniones coordinadas de docentes.
    • Pasantías intercambiables, que sean comunes y que no se limiten a una sola institución, así como eventos de capacitación

    Aprendizaje temprano de lenguas extranjeras

    Materiales y sugerencias para profesores