Meta: el niño interculturamente receptivo.

Con el comienzo temprano se agotan todos los recursos para ofrecerles a los niños las mejores oportunidades de desarrollo en el proceso de aprendizaje de lenguas extranjeras. Esto incluye la dimensión emocional, creativa, social, cognitiva y lingüística del desarrollo infantil integral. Pero esto también incluye, en gran medida, la competencia comunicativa intercultural.

Un niño que se interese en lo intercultural y que sea receptivo puede convertirse luego en un portavoz intercultural meta declarada en las clases de lenguas extranjeras de hoy en día.

La competencia en la lengua extranjera del estudiante ya no se mide sólo con la competencia de los hablantes nativos, sino también con su capacidad de superar los diversos problemas de la comunicación intercultural. Para los niños aprendices y en las clases tempranas de lenguas extranjeras deben haber impulsos y ofertas de contenido, que sirvan de base para que se puedan desarrollar la receptividad y tolerancia del portavoz intercultural. El encuentro temprano con la lengua extranjera debe despertar el interés por las lenguas, y desarrollar alegría en su aprendizaje y “motivar al niño a comunicarse también en otra lengua además de la suya”.
    Recomendación:

    El comienzo temprano con las lenguas extranjeras debería concentrarse, por un lado, en el desarrollo de las competencias lingüísticas, pero por el otro, también promover las habilidades generales, interculturales y de estrategias de aprendizaje.
    Nürnberger Empfehlungen zum frühen Fremdsprachenlernen

      Aprendizaje temprano de lenguas extranjeras

      Materiales y sugerencias para profesores