Competencias en la lengua extranjera

Para las competencias lingüísticas, de las que los niños con alrededor de diez años deberían disponer, no existen hasta ahora declaraciones documentadas empíricamente, de las cuales se pudieran derivar estándares claros.

Se exceptúa el hecho de que los niños poseen la capacidad, mediante el esfuerzo correspondiente, de dominar bien la pronunciación en una lengua extranjera.

Se supone que las competencias lingüísticas del niño aprendiz, se desarrollan de manera diferenciada, en cada una de las áreas de aptitud. Eso podría estar relacionado con los enfoques de la oferta temprana de lenguas extranjeras que, especialmente en la enseñanza elemental en la escuela primaria, se centran en las áreas de audición y habla. En el jardín de infancia y el preescolar tienen prioridad las destrezas receptivas como la audición, la comprensión auditiva, así como la comprensión en general. En la escuela primaria se incrementan las estrategias y actividades más productivas e interactivas (hablar, escribir e interacción oral).
    Recomendación:
    • Independientemente del momento de inicio temprano, a cada niño se le debería dar, en su fase inicial, tiempo para asimilar los estímulos verbales sin que se le fuerce a hablar o sus intentos por comunicarse sean inapropiadamente corregidos.
    • La capacidad especial del niño en la pronunciación debería ser apoyada con una determinada finalidad, intensivamente, y en especial con material auditivo autentico.
    • Aprender a escribir en la lengua extranjera debería realizarse con cuidado.
    • El imput dado para el desarrollo de las competencias en la lengua extranjera, debería estar orientado en su contenido, lenguaje y método por las necesidades comunicativas de los niños.

    Aprendizaje temprano de lenguas extranjeras

    Materiales y sugerencias para profesores