¿Realidad?

Hechos y ficciones - Sobre la relación del periodismo con el arte y el cine

Rushes; Copyright: Alfredo Jaar
Rushes
¿Por qué tiene más valor informativo el incendio de un bosque en Sydney con cuatro víctimas mortales que un terremoto en India que les cuesta la vida a miles de personas?

Es evidente que el periodismo occidental concede más valor (informativo) a un australiano blanco cuya casa es destruida que a un pobre indio que pierde la vida en un terremoto.

Este hecho no tendría nada de reprobable si nuestros medios de comunicación tuvieran como único objetivo servir a su propia comunidad y reforzar su propia imagen del mundo, determinada por su cultura. Pero en un mundo en el que los medios de comunicación están cada vez más globalizados, los grupos mediáticos occidentales pretenden, explícita o implícitamente, que su valoración de las noticias tenga validez universal. Estamos, pues, ante una situación en la que una comunidad cultural, con una idea limitada de lo que tiene valor informativo, considera que su escala de valores es válida para toda la Humanidad. En el momento en que una definición del valor informativo determinada culturalmente –con el valor relativo otorgado a la persona que se refleja en ella– es elevada a estándar universal, se marginaliza lo que otras culturas entienden por noticias o personajes importantes. El resultado es paradójico si se piensa que a menudo se afirma que la globalización de los medios amplía nuestro horizonte.

Éste es un ejemplo del conformismo de los medios de comunicación de masas en el sistema global. Una parte cada vez mayor de la oferta mediática está determinada por una norma que decide lo que tenemos que saber, de qué tenemos que reírnos o qué debe entristecernos, que sermonea sobre la naturaleza de la felicidad, la justicia, el bien y el amor. Esta norma tiene un efecto reductor, deja de lado otras concepciones de esos valores.

Lo político en la obra de Alfredo Jaar

Rushes

Otro ejemplo: hace unos años visité en Oslo la exposición Two or Three Things I Imagine about Them (1990) del artista chileno Alfredo Jaar. En la taquilla, el visitante no recibía el típico folleto o catálogo, sino un pasaporte y un estuche con mapas. Desdoblé los mapas y no encontré la imagen de ningún mapa, sino grandes carteles que mostraban personas en Nigeria y en Brasil y un campo de refugiados en Hong Kong. Creí oír un susurro: “¡Fíjate bien!, éste es el aspecto que tenemos al otro lado de la frontera”. Después los rostros se difuminaron.

“La geografía sirve sobre todo para hacer la guerra”, se podía leer en los mapas que repartía Jaar. Para Alfredo Jaar, toda frontera –geográfica, política o cultural– es el testimonio de un crimen contra la Humanidad.

 

Download SymbolStefan Jonsson: Hechos y ficciones (pdf, 212 KB)

Stefan Jonsson

Traductor: Luis Muniz

Este artículo fue publicado por vez primera en Lettre 75/2006. Esta es una versión abreviada.

    Haga su pedido ahora

    Haga su pedido ahora

    Los lectores interesados en la revista Humboldt pueden solicitarla a través de la tienda online de Goethe.
    8,50 € gastos de envío gratuitos
    Ir a la tienda online de Goethe...