Protesta 2.0

EntreMundos

“Berlín es para mí la otra parte de Perú” La fotógrafa y autora Gundula Schulze Eldowy. Una semblaza.

“Berlín hizo de mí una fotógrafa.” Esta apreciación de la propia artista encabezó la gran retrospectiva con que se rindió homenaje este invierno a la obra temprana de Gundula Schulze Eldowy en C/O Berlín, Foro de Diálogos Visuales, con fotografías realizadas entre 1977 y 1990. De las fotos, que se tomaron en Berlín oriental, Dresde y Leipzig hasta poco después del cambio político de 1989, se ha dicho justamente que están desprovistas de toda indulgencia; ciclos como Berlín en una noche de perros rompen tabúes; de tan directas, las imágenes están desembarazadas de falso pudor, pero no hay en ellas desvergüenza. Esas fotos en blanco y negro serían insoportables si su dureza documental no estuviera compensada por el cariño que siempre sintió la fotógrafa por sus protagonistas.

Este repertorio de imágenes está tan ligado a la desaparecida República Democrática Alemana (RDA) que ha llegado a ser considerado prácticamente como una encarnación de ese tiempo y esa sociedad: “La obra de Gundula Schulze Eldowy se encuentra entre lo mejor que produjo la fotografía no oficial de la RDA. Si valió la pena el experimento RDA, es por estas fotos”. Tal fue la valoración aparecida en Photo-International en 2011.

Sólo le fue posible desprenderse de la asociación casi inevitable con Berlín oriental porque, según escribió otro reseñista, Gundula Schulze “nunca se aferra a un entorno, sino que es una mujer hambrienta de mundo”.

Y se dejó llevar por su hambre de mundo. Abandona Alemania en 1990, siguiendo una invitación nada menos que de Robert Frank (Zúrich, 1924), uno de los grandes e influyentes fotógrafos del siglo XX. A continuación vive muy cerca de él en Nueva York. Frank parece haber descubierto casi con clarividencia la ambivalencia o dialéctica del arraigo local y la apertura a lo universal (en sentido tanto geográfico como espiritual) cuando le escribió a su joven colega: “Eres un animal talentoso, capaz de abrir las puertas, y entonces, en el viaje de regreso encuentras esos souvenirs en tu cartera. The Beast in You is Germany… Continúa tu camino – Salut from Robert”. Después de los tres años en los EE.UU. vienen otros siete en Egipto, antes de comenzar en Perú una nueva etapa de su vida. ¿Quién puede explicar mejor sus motivos que la artista, que desde 1988 se dedica también a la poesía, la narración y el ensayo? Ella analiza desapasionadamente: “La mujer de mirada rígida que había en mí… Tenía que librarme de ella”. En sus palabras para el catálogo de la exposición “Das unfassbare Gesicht / El rostro inconcebible” (2010) recuerda: “El 30 de noviembre del año 2000 quedará grabado eternamente en mi memoria. Ese día llegué a Perú. No conocía a nadie allí, no hablaba una palabra de español, había seguido únicamente una intuición que me decía que allí me esperaba un lado oculto de mí misma. Estaba en el aeropuerto de Lima preguntándome: ¿Qué estoy haciendo aquí? Había roto con mi pasado. Quería dar un salto hacia lo nuevo. La fotógrafa que había sido hasta entonces parecía estar paralizada en la mirada de un sesentavo de segundo […] ¿Qué había pasado? […] Había cedido a la atracción de un torbellino de imágenes en el que sólo importaba el acto de ver. Los fotógrafos son ciegos. No comprenden que existe otra cosa bajo la superficie… Se consuelan con una ilusión de ver, dan la impresión de que lo que ellos ven existe realmente”.

Gundula Schulze Eldowy describe en “Al acto de contemplar responde el de ser contemplado” (su contribución en el catálogo) su iniciación peruana en el territorio de la visión interior. Descubre cada vez más un lado chamánico en su personalidad, que no diferencia categóricamente entre la visión, el sueño y la realidad. Se compenetra con el país, se casa en el norte de Perú, vive cerca de Trujillo. Ahora sabe que sus “fotos no tratan de Nueva York, El Cairo o Lima. Tratan del espíritu. Ser artista significa para mí estar cerca del espíritu”. Experimenta una profunda afinidad, si no una vinculación interna: “En Perú mi rostro se deshizo en mil pedazos. Volví a encontrarme en el legado de los antiguos peruanos que al igual que yo habían eternizado rostros. No en fotos, sino en telas y vasijas de barro, en piedra y en arena. […] otra persona tuvo hace miles de años la misma concepción que yo”. Llega a estar segura de que “perciba lo que perciba, eso tiene que ver conmigo de una manera misteriosa. También la fuerza de visión de los chamanes les viene de que lo que perciben en otros lo saben de sí mismos. El camino hacia los otros pasa por uno mismo”.

En 2011 apareció su colección de cuentos Am fortgewehten Ort (En el lugar alejado por el viento). Allí resume su vida nómada, su existencia entre los mundos, que encarna en su obra y en su persona: “Para ser toda entera tuve que dividirme en el espacio y el tiempo. Lo que no soy en Alemania lo soy en Sudamérica. Lo que no puedo ser en Perú lo soy en Egipto. No vivo las distintas facetas de mi yo al mismo tiempo, sino sucesivamente en diferentes lugares. […] En Alemania soy artista de la imagen. En otros países soy arqueóloga, poeta, historiadora, mística, sacerdotisa, cantora, filósofa, aventurera, esposa, maestra, sanadora, cocinera, jardinera – Hator, Sekhmet, Ianna, Mama Ocllo, Ñusta, Jequetepeque, Ceridwen, Rhiamnon, Mnemosine… Y, mientras tanto, el arte es sólo un círculo ilustre en el traspatio de mi ser. Es una parte, no el todo. La fotografía me vincula a Alemania. Cuando tomo contacto con la artista, viajo a Berlín. Berlín es para mí la otra parte de Perú, donde vive la mitad de mí. Una parte soy yo la de aquí, otra parte soy yo la de allí”.
Ilse Poljansek
escribe e investiga sobre arte contem-poráneo en Europa y Latinoamérica.

Traducción del alemán: Francisco Díaz Solar
Copyright: Goethe-Institut e. V., Humboldt Redaktion
Junio 2012
Enlaces sobre el tema

Humboldt como revista digital

¡Lea el Revista 157 de Humboldt “Protesta 2.0” en su smartphone, Blackberry o e-reader!
Descargar aplicación...

Haga su pedido ahora

Haga su pedido ahora

Los lectores interesados en la revista Humboldt pueden solicitarla a través de la tienda online de Goethe.
8,50 € gastos de envío gratuitos
Ir a la tienda online de Goethe...