Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Entrevista con Leda Maria Paulani
“El socialismo es una idea reguladora”

Entrevista Leda Paulani
Copyright: Revista Comando

La economista y profesora de la Universidad de San Pablo (USP) Leda Paulani, habla sobre la actualidad del pensamiento marxista en América Latina y el mundo.

Según la economista Leda Paulani, el pensamiento del filósofo Karl Marx sigue ayudando a comprender los principales problemas relacionados con el capitalismo contemporáneo, como la acumulación de riqueza, el aumento de las desigualdades sociales y la pérdida de fuerza de la clase trabajadora. En esta entrevista, Paulani habla sobre esos temas y propone el socialismo como "idea reguladora".

¿Cuál es la actualidad del pensamiento marxista en América Latina?

La actualidad de ese pensamiento es igual de importante allí donde esté funcionando el modo de producción capitalista, algo que hoy ocurre prácticamente en todo el mundo. El caso de América Latina no es especial. Aquí se dan algunas particularidades como la cuestión de la dependencia, que debe ser y está siendo repensada por autores marxistas.

¿Cuáles fueron las conquistas del marxismo que perduraron en estos dos siglos?

Es difícil hablar de "conquistas", pero, de cualquier forma, pienso que el impulso que el pensamiento de Marx dio en todo el mundo a la lucha de las clases trabajadoras en contra de la explotación y la opresión por parte de las clases propietarias es responsable de todo lo que tenemos de mínimamente civilizado en el mundo de las relaciones de trabajo, como los derechos laborales y, en otro plano, el propio estado de bienestar social. Ahora bien, es evidente que hoy todo eso está siendo puesto en jaque por razones que Marx pudo prever perfectamente. En ese caso, no hablaríamos de "conquistas" sino de la actualidad del pensamiento de Marx.

Por ejemplo, en su "Ley general de la acumulación capitalista", Marx previó que el sistema, fundado en una contradicción, produciría siempre mucha riqueza pero, al mismo tiempo, mucha pobreza y miseria. Ahora que el Estado comenzó a desentenderse de su función de regular y equilibrar las contradicciones y desigualdades producidas por el sistema, el capitalismo, abandonado a sí mismo, empujado sólo por su propia lógica, está produciendo exactamente eso.

¿Cuáles son los puntos de la teoría marxista que envejecieron y deben ser repensados en el momento actual?

Para mí, el punto más importante que previó Marx pero envejeció es su afirmación de que en el plano mundial el dinero siempre debería ser una mercancía de verdad, producida por el trabajo humano, en este caso el oro (o "valor en persona", como él lo llamaba). Eso dejó de ser verdad a inicio de los años setenta, más específicamente en 1971, cuando el presidente estadounidense Richard Nixon desvinculó el dólar del oro y así rompió unilateralmente con los Acuerdos de Bretton Woods, que habían organizado las finanzas internacionales después de la Segunda Guerra Mundial.

A pesar de no tener más ningún vínculo, aunque sea remoto, con una mercancía de verdad, el dólar estadounidense continúa funcionando como dinero mundial. Sin embargo, a pesar de ese error de previsión, la teoría monetaria de Marx es completamente actual y hasta permite la creación de conceptos como "capital portador de intereses" y "capital ficticio", que hoy están en el centro del debate cuando se discute sobre el rumbo del capitalismo, por ejemplo, sobre la financiarización del proceso de acumulación.

¿Podría hablarnos de las desigualdades sociales hoy en América Latina desde una perspectiva marxista?

En todo el mundo, desde inicios de los años ochenta, la implantación de las políticas neoliberales ha producido un aumento muy grande de las desigualdad. Y América Latina no es una excepción. En realidad, el problema es que aquí la desigualdad es más profunda, ya que el punto de partida es mucho peor, pues las desigualdades (de los ingresos, de la riqueza, de las regiones), cualquiera sea la época que se observe, siempre han sido aquí mucho más grandes que en los países del centro del sistema (las economías desarrolladas). En cuanto a la lucha de clases, se va diferenciando de su forma clásica que pasaba por huelgas y manifestaciones sindicales.

Como los sindicatos perdieron fuerza e importancia en todo el mundo (por el avance tecnológico, por la debilidad del Estado y por el escenario de bajo crecimiento), la lucha de clases se da a través de los movimientos sociales (como los sin tierra o los sin techo) más que a través de los sindicatos de trabajadores (aunque, por supuesto, hay huelgas y pueden ser muy importantes). Como ya dije, la pérdida de fuerza de la clase trabajadora se produce de modo general en todo el mundo, de modo que es un fenómeno global. Los movimientos sociales ya tienen mucho más potencial y fuerza aquí. En Europa, no tendría sentido un movimiento de trabajadores sin tierra porque ya se hizo la reforma agraria.

¿Es o podría ser viable el establecimiento de una especie de "nuevo socialismo" en la economía global tal como funciona hoy?

Para responder a esa pregunta en detalle sería necesario tener una definición clara de socialismo y no la tenemos. Hay principios generales, por ejemplo, respetar al hombre como género, es decir, respetar la dignidad del género humano en cuanto tal, acabar con cualquier forma de explotación y opresión, pero no tenemos indicaciones prácticas sobre qué hacer y cómo hacerlo. Entretanto, para mí, hay dos cosas que son ciertas. La primera es que a pesar de no tener ninguna receta lista de socialismo, sabemos perfectamente en qué dirección caminar en las luchas cotidianas, porque justamente tenemos los principios. Sobre el socialismo me gusta decir lo que el filósofo alemán Immanuel Kant decía sobre el bien. Kant decía que, a pesar de que no sabemos exactamente qué es el bien, tenemos que actuar como si lo supiéramos, es decir, el bien es una idea reguladora. Lo mismo puede decirse del socialismo: podemos no saber exactamente qué es, incluso porque será la historia quien lo construya, pero tenemos que actuar como si lo supiésemos. El socialismo es una idea reguladora. La segunda cosa cierta es es que en la economía global, tal como funciona hoy, no existe la menor posibilidad de instituir nada parecido al socialismo.

El "mundo en red", impulsado por la revolución digital y que produjo previsiones optimistas sobre las posibilidades de cooperación, de libertad de creación y de una "economía del compartir" terminó produciendo corporaciones gigantescas como Google, Amazon, Uber o Facebook, que tienen mucho poder y son muy poco transparentes.

En términos de política económica, ¿qué elementos del marxismo pueden usarse para repensar el Brasil en tiempos actuales?

Marx explica el capitalismo, su funcionamiento, su lógica y su desarrollo. No dice nada sobre política económica. Ni siquiera habla mucho sobre el Estado. Pero algunos elementos del marxismo nos ayudan a ver exactamente dónde están los problemas, y de qué cosas estar a favor y de qué cosas estar en contra. Por ejemplo, debe criticarse cualquier cosa que les quite derechos a los trabajadores, como las reformas recientemente aprobadas en nuestro país (además, por un gobierno ilegítimo). Tengamos en cuenta que hasta un liberal como Adam Smith, considerado el fundador de la ciencia económica, reconocía que en la relación de compra y venta de la fuerza de trabajo hay una asimetría, porque los trabajadores siempre son mucho mas frágiles que aquellos que los contratan.
 

Leda Paulani es Doctora en Teoría de la Economía de la IPE/USP y profesora titular del Departamento de Economía y del Posgrado en Economía de la FEA-USP. Es investigadora invitada del NEEDDS (Centro de Estudios Estratégicos en Democracia, Desarrollo y Sustentabilidad) de la UFABC y publica regularmente en periódicos nacionales e internacionales. Es autora, entre otros, de Modernidade e Discurso Econômico y Brasil Delivery (Boitempo Editorial).

Top