biblioteca municipal “Aquí me puedo echar cómodamente a leer”

Lunes en su biblioteca favorita |
Lunes en su biblioteca favorita | | Foto (Detalle): © Janna Degener-Storr

Lunes tiene siete años y ya es habitué de la biblioteca pública de Königs Wusterhausen. En su opinión, la biblioteca es perfecta. O casi…

 

Yo tenía tres años cuando nos vinimos a vivir con mi papá y mi mamá a Königs Wusterhausen, una cuidad chiquitita cerca de Berlín. Desde el principio la biblioteca ha sido un lugar al que vamos mucho. Ahora, por lo general, directamente después del colegio. Mis papás me van a buscar al paradero del bus, y desde allí nos demoramos solo cinco minutos hasta la biblioteca en bicicleta. 

Lo primero que hago es guardar mi mochila en un casillero y después me voy directo a los libros. La llave del casillero está colgando de un CD para que no se pierda tan fácil. Igual me parece raro, porque uno no puede escuchar ese CD. Las demás cosas en la biblioteca, por suerte, si se pueden usar de verdad, no solo hay libros, sino, por ejemplo, también DVDs y juegos.

Der Schließfachschlüssel mit CD-Anhänger in der Stadtbibliothek Königs Wusterhausen. Eine CD - damit der kleine Schlüssel nicht verloren geht. | Foto (Ausschnitt): © Janna Degener-Storr A mí lo que más me gusta de la parte de los niños es el cajón de los libros. Me gusta encontrarme allí libros que también tengo en la casa, es divertido. Antes, mi mamá y mi papá me tenían que leer todo. Todavía me sigue gustando que me lean, pero pronto voy a estar en segundo de preparatoria y ya puedo leer yo solo.

Wühlboxen in der Stadtbibliothek Königs Wusterhausen Auf Entdeckungssuche gehen in den Wühlboxen | Foto (Ausschnitt): © Janna Degener-Storr Pero donde mejor se está, es en el rincón de los cojines. Es como una plataforma con cojines gigantes en el suelo, donde se puede leer o jugar con peluches. A veces hay también otros niños y entonces conversamos.

Kuschelecke in der Stadtbibliothek Königs Wusterhausen Das Sitzkissen unterm Regenbogen - ein Lieblingsplatz | Foto (Ausschnitt): © Janna Degener-Storr También converso con las personas que trabajan en la biblioteca. Cuando quiero saber algo, simplemente les pregunto a ellos. Una vez saqué un libro y luego descargamos una aplicación para dormir con la misma historia. Me encantaría volver a sacar ese libro, pero no lo encuentro. Quizá el señor que está detrás del mesón me pueda ayudar.

Die Mitarbeiter sind für Lunes da. Die Mitarbeiter sind für Lunes da. | Foto (Ausschnitt): © Janna Degener-Storr En realidad, yo encuentro la biblioteca perfecta. Lo único malo es que los miércoles está cerrada. ¡Y justo ese día me dan más ganas de venir! 

Lunes vor der Stadtbibliothek Königs Wusterhausen Mittwoch ist ein Schließtag, denn dann finden oft Führungen und Veranstaltungen statt. | Foto (Ausschnitt): © Janna Degener-Storr

Lunes (2010) va en primero de preparatoria en una escuela básica Montessori de Königs Wusterhausen.
La Biblioteca municipal de Königs Wusterhausen se fundó en 1913 y desde hace más de 100 años, ocupa la planta alta de un establecimiento comercial en el centro de la pequeña ciudad del estado de Brandemburgo. En sus 1.000 metros cuadrados, alberga un catálogo con más de 55.000 títulos impresos, 13.000 de los cuales son libros infantiles y juveniles: Libros ilustrados, historias, cuentos, novelas, cuentos de hadas, poesía, comics, mangas y libros de difusión. Naturalmente, también tiene una gran oferta de video juegos.

 

¡escríbanos!

¿Cuál es su biblioteca favorita? ¿Qué es lo que le gusta de su biblioteca? ¿Tiene alguna anécdota en relación a una biblioteca? Nos gustaría conocer su historia.