biblioteca comunal de GIESING en Munich “Los libros infantiles son excelentes para aprender alemán”

Ghaith frente a la biblioteca pública de Giesing, reabierta en 2016.
Ghaith frente a la biblioteca pública de Giesing, reabierta en 2016. | Foto (Detalle): © Andrea Gehwolf

El sirio Ghaith A. tiene 18 años y vive en Múnich desde 2016. En la biblioteca comunal ya es un usuario frecuente, a pesar de que antes nunca había estado en una biblioteca.

 

Llegué a Alemania en 2015 con mi hermano mayor. Yo tenía trece años cuando abandonamos Damasco, mi ciudad natal en Siria. Primero estuvimos en Turquía, trabajando. Ahora vivimos en Múnich. Para mí, es muy importante mejorar rápido mi alemán. Por eso vengo al menos una vez a la semana a la biblioteca a estudiar o a hacer mis tareas. Aquí es siempre muy tranquilo. Donde yo vivo por lo general hay mucho ruido y no me puedo concentrar bien.

A Ghaith le gusta la tranquilidad de la biblioteca de Giesing. A Ghaith le gusta la tranquilidad de la biblioteca de Giesing. | Foto (Detalle): © Andrea Gehwolf Desde que cumplí los 18 años vivo en un hogar semi asistido de la AWO, una organización del bienestar de los trabajadores. Abajo hay un hogar de la tercera edad y arriba vivimos yo y otros jóvenes en una especie de comunidad en habitaciones dobles. En general vivimos de manera autónoma, pero algunas horas al día vienen monitores que nos ayudan en lo que podamos necesitar Yo leo en la biblioteca leo, pero rara vez me llevo libros para la casa. Lo que sí saco con frecuencia son películas de acción y algunas veces también películas infantiles.

Ghaith saca películas en alemán para verlas en su notebook en casa. Ghaith saca películas en alemán para verlas en su notebook en casa. | Foto (Detalle): © Andrea Gehwolf Yo antes nunca había estado en una biblioteca. La primera vez que vine, pensé que uno podía hablar normalmente. Pero aquí son todos muy silenciosos. Yo al principio era un poco más ruidoso, pero ahora me gusta la tranquilidad que hay acá. Un amigo mío no sabía cómo funcionaban las bibliotecas. Sacó varias películas prestadas sin saber que las tenía que devolver, pensó que se las podía quedar. Después tuvo que pagar montones por el atraso.

Ghaith todavía no utiliza mucho los computadores de la biblioteca. Ghaith todavía no utiliza mucho los computadores de la biblioteca. | Foto (Detalle): © Andrea Gehwolf Yo casi siempre leo libros infantiles. Son lo mejor para aprender alemán. Las historias no son muy complicadas y usan frases simples. Los libros ilustrados son demasiado para niños. Lo mejor son los libros para los que están aprendiendo a leer. La verdad es que también son un poco aburridos, pero a cambio de eso los entiendo bien. Una vez traté de leer un libro del escritor sirio Rafik Schami en alemán, pero lamentablemente era muy difícil. Pienso que para eso todavía deberé esperar como un año.

Los libros para niños que están aprendiendo a leer son fáciles de entender. Los libros para niños que están aprendiendo a leer son fáciles de entender. | Foto (Detalle): © Andrea Gehwolf Yo voy a un curso especial de integración para personas que no manejan bien el idioma en un colegio técnico. Mi idea es lograr hacer mi bachillerato básico y conseguirme después un puesto de aprendiz de orfebrería. Mi papá y mi tío son orfebres, y en Turquía ya trabajé yo también en eso. Ser sobrecargo de avión también me gustaría, claro que para eso necesitaría el bachillerato intermedio. Es decir que el alemán en muy importante para mí, y los libros me ayudan a aprenderlo.

¿Dudas? El personal de la biblioteca está para ayudar. ¿Dudas? El personal de la biblioteca está para ayudar. | Foto (Detalle): © Andrea Gehwolf

Ghaith A.  (1999) vive en Alemania desde 2015. El joven sirio utiliza la red de bibliotecas públicas de Múnich regularmente para aprender alemán. A veces va a la biblioteca central, pero la mayoría de las veces utiliza la biblioteca comunal de Giesing.
La Bibloteca municipal de Múnich  es la red de bibliotecas comunales más grande de Alemania. Aquí se reúnen, entre otras, la biblioteca pública central, 21 bibliotecas comunales, cinco bibliobuses, siete bibliotecas en centros hospitalarios y el servicio móvil destinado personas con discapacidad. La biblioteca comunal de Giesing se reabrió en su nueva sede en abril de 2016. Todas las bibliotecas comunales de Múnich ofrecen un amplio programa para refugiados, en cuyo marco se pueden utilizar, dentro de las dependencias de las bibliotecas, todos los materiales sin necesidad de inscripción. Las personas que quieran sacar libros u otro tipo de medios, pueden solicitar una credencial sin costo. Junto a eventos gratuitos, algunas bibliotecas ofrecen también círculos regulares de estudio asistidos.

 

¡escríbanos!

¿Cuál es su biblioteca favorita? ¿Qué es lo que le gusta de su biblioteca? ¿Tiene alguna anécdota en relación a una biblioteca? Nos gustaría conocer su historia.