BIBLIOTEca de la escuela superior de televisión y cine (HFF) de múnich “Es como el gordo de la lotería”

Todo lo que se puede saber sobre cine - Sofía G. en la biblioteca del  der HFF
Todo lo que se puede saber sobre cine - Sofía G. en la biblioteca del der HFF | Foto (Detalle): © Stefan Fischer

​La muniquesa Sofía G. es una apasionada del cine a nivel privado y profesional. Para ella, la biblioteca de la HFF es como el país de Jauja del cine, al que, además, le han dado visa a perpetuidad.

Ya durante mi pregrado y mi doctorado, la biblioteca de la escuela superior de televisión y cine fue para mí una gran ayuda. Tiene un catálogo inmenso y muy actualizado. En materia de literatura secundaria, por ejemplo, compran los libros casi inmediatamente tras su publicación, una cuestión que en otras bibliotecas demora por lo general mucho más. Y en relación a las películas, hay algunas rarezas que difícilmente podría conseguir en otra parte, o que tendría que traer de EEUU a un elevado costo. Y yo busco precisamente ese tipo de cosas. He sacado, por ejemplo, un montón de películas mumblecore norteamericanas. El hecho de que en mi calidad de ex alumna de doctorado pueda sacar películas hasta que me muera, es como ganarse el gordo de la lotería.

La biblioteca de la HFF es una de las bibliotecas especializadas en cine y televisión más importantes de Europa. La biblioteca de la HFF es una de las bibliotecas especializadas en cine y televisión más importantes de Europa. | Foto (Detalle): © Stefan Fischer La biblioteca de la escuela superior de Múnich está abierta para consultas en situ a todas las personas que la quieran utilizar. Sacar libros o películas, por el contrario, solo en posible para los funcionarios y alumnos de la escuela, algunos investigadores externos y quienes se hayan doctorado en ella. Los plazos de préstamo son cortos -en el caso de las películas, solo de una semana-, de manera que incluso si uno está en lista de espera, nunca demora demasiado tiempo hasta que una tiene el material. Debido a que los préstamos están tan limitados, la gran mayoría de las películas, libros y revistas está siempre disponible. Y además todo está a la mano: uno simplemente saca las cosas de los estantes, sin necesidad de solicitarlas previamente y esperar durante días hasta que los libros o las películas sean traídos desde algún depósito.

Una gran ventaja: Todos los materiales están a la mano. Una gran ventaja: Todos los materiales están a la mano. | Foto (Detalle): © Stefan Fischer Yo encuentro excelente que se puedan revisar los libros sin dificultad para saber si realmente contienen lo que uno necesita para una determinada investigación. Mientras estudiaba, podía aprovechar los ratos libres que me quedaban a veces entre dos clases para leer revistas de cine; precisamente porque estaban a mano. A mí me gusta mucho la revista norteamericana Little White Lies, que tiene una mirada muy propia sobre las películas y los directores. Allí hay siempre muy buenos perfiles.

El catálogo incluye revistas internacionales de cine. El catálogo incluye revistas internacionales de cine. | Foto (Detalle): © Stefan Fischer Gracias a que la biblioteca no es tan grande como la de las universidades generales, aquí se puede trabajar en un ambiente de mucha calma. Hay pocas personas, y la lectura no se ve interferida por toces recurrentes como en las grandes salas de lectura. Para poder ver películas en la biblioteca existen cabinas especiales, de manera que también quienes no pueden sacar las películas tienen acceso a ellas. Yo también uso a veces esas cabinas, y durante la preparación de mis exámenes las usé de hecho mucho. Uno puede guardar allí por unos días, libros y películas, para así no tener que volver a sacar las cosas una y otra vez de los estantes.

Consultando material en una cabina Consultando material en una cabina | Foto (Detalle): © Stefan Fischer Otra ventaja es que allí las películas se pueden pasar a doble velocidad. Una función que no aporta al placer cinematográfico, pero que resulta muy útil para consultas rápidas. Hace poco miré así algunas películas del director trash Uwe Boll, porque estoy escribiendo una recensión de su autobiografía. Y para el examen final, pude hacer un recordatorio rápido de películas que conozco muy bien.

Sofia G. (1982) vive en Múnich. Estudió Filología alemana e inglesa y Ciencias teatrales y se doctoró con una tesis sobre el director de cine Jim Jarmusch. Posteriormente, complementó su formación estudiando Crítica de teatro, cine y televisión en la Escuela de estudios superiores de televisión y cine de Múnich. Sofía C. trabaja en la programación de Festival de cine de Múnich.
La Biblioteca de la escuela superior de televisión y cine de Múnich en el barrio Maxvorstadt, directamente al lado de la pinacoteca, es una de las bibliotecas especializadas de cine mejor dotada de Alemania. Su catálogo incluye alrededor de 70.000 libros, más de 20.000 películas y más de 100 revistas, así como varios miles de dossiers de prensa sobre realizadores cinematográficos. Todos los libros y DVDs están indexados en un catálogo online.
 

¡escríbanos!

¿Cuál es su biblioteca favorita? ¿Qué es lo que le gusta de su biblioteca? ¿Tiene alguna anécdota en relación a una biblioteca? Nos gustaría conocer su historia.