ARCHIVO MUSICAL EN NÚREMBERG “Aquí tenemos tranquilidad para experimentar”

Un maravilloso lugar: Renate A. en la sala de música del archivo musical en Núremberg
Un maravilloso lugar: Renate A. en la sala de música del archivo musical en Núremberg | Foto (Detalle): © Stefanie Zobl

La profesora jubilada Renate A. ensaya canto coral una vez a la semana en la sala de música de la biblioteca pública de Núremberg. Para ella es como ir a la escuela, solo que, esta vez, al revés.

 

Desde que me jubilé, hace aproximadamente tres años, vengo todos los lunes por dos horas a la sala de música de la biblioteca, siempre entre las cinco y las siete de la tarde. A esa hora, la biblioteca cierra. Junto a mi amiga Brigitte cantamos en el coro del centro educativo que está justo acá al lado y aprovechamos este espacio para ensayar en forma adicional. Los ensayos del coro en sí comienzan a las ocho. Fue Brigitte la que me trajo al archivo musical, lo que le agradezco mucho, porque para ambas es un espacio maravilloso para profundizar nuestro trabajo coral.

Brigitte y yo teníamos dificultad con algunos pasajes de las canciones, y por ello decidimos ensayar extra. En el centro educativo no había ningún lugar adecuado, y entonces Brigitte me propuso que nos juntáramos en la sala de música de la biblioteca pública de Núremberg. “Solo hay que inscribirse y te pasan la llave”, me dijo.

La puerta de la sala de música, que lleva el nombre de la naturalista y artista Maria Sibylla Merian. La puerta de la sala de música, que lleva el nombre de la naturalista y artista Maria Sibylla Merian. | Foto (Detalle): © Stefanie Zobl Al principio, las dos hacíamos la misma voz en el coro, soprano. Luego, yo comencé a experimentar, para descubrir qué voz era en realidad la más adecuada a mi registro. Ahora canto con los tenores, de manera que actualmente ensayamos las dos voces. Para mí, ese es un avance concreto que le debo a nuestro trabajo en la sala de música.

Frente al atril, Renate A. puede dar rienda suelta a su voz (interna). Frente al atril, Renate A. puede dar rienda suelta a su voz (interna). | Foto (Detalle): © Stefanie Zobl Cantar en el coro me da la oportunidad de utilizar el tiempo libre que tengo ahora tras la jubilación. El canto para mí es sobre todo una experiencia de autoanálisis. Ya no está esa exigencia de rendir, yo experimento con toda tranquilidad conmigo misma y disfruto de aprender cosas nuevas. Para mí es como era antes en la escuela, solo que ahora yo no soy la que enseño, sino la que aprendo.

Buscando en el gran archivo musical en el norte de Baviera Buscando en el gran archivo musical en el norte de Baviera | Foto (Detalle): © Stefanie Zobl Cuando mis dos hijos todavía eran pequeños, veníamos a menudo a la biblioteca. Para ellos era una aventura. No solo podían sacar libros infantiles, sino que a veces había también presentaciones de teatro. Después dejé de venir por mucho tiempo, y recién con el descubrimiento de la sala de música retomé mi relación con este espacio. Brigitte es una usuaria más activa que yo. Ella hace trabajo voluntario en un hogar de la tercera edad, donde tiene un coro. Las partituras de las canciones las saca del archivo musical.

En el piano eléctrico de la sala de música, Renate busca los tonos de las canciones. En el piano eléctrico de la sala de música, Renate busca los tonos de las canciones. | Foto (Detalle): © Stefanie Zobl En nuestros ensayos conectamos dos parlantes Bluetooth con nuestros celulares. Usando la conexión WIFI de la biblioteca, podemos oír las canciones que Markus, nuestro director, nos manda por e-mail a todos los integrantes del coro, con cada una de las voces grabadas por separado. Con el piano eléctrico que hay en la sala buscamos e identificamos los tonos. Es un trabajo largo hasta que el coro logra dominar verdaderamente una nueva canción, sobre todo en términos rítmicos. Los ensayos extra en el archivo musical nos ayudan mucho a avanzar y desarrollarnos en ese proceso.

La biblioteca tiene además otros atractivos. En el edificio hay un café muy bonito, que lleva el nombre del escritor Hermann Kesten y al que se accede solo a través de las dependencias de la biblioteca. Cada tanto, amenizo mis visitas al archivo dándome una vuelta por el café.

En el nivel L2 del archivo musical En el nivel L2 del archivo musical | Foto (Detalle): © Stefanie Zobl

Renate A. (1954) trabajó como  profesora en un centro de educación diferencial y se jubiló en 2014. Está casada y tiene dos hijos. Hace poco tiempo nació su primer nieto.

El archivo musical de la biblioteca pública de Núremberg es el más grande en el norte de Baviera, con aproximadamente 50.000 títulos, 21.500 de los cuales son partituras y 18.000, medios audiovisuales. El archivo está especializado, entre otras áreas, en la música global. Entre sus dependencias, dispone de una sala equipada con un piano eléctrico, que puede ser utilizada para ensayos musicales. Un segundo piano ubicado en medio del archivo está a disposición de quien quiera realizar una breve incursión musical. El archivo atiende a toda la región metropolitana de Núremberg.

 

¡eSCRíBaNos!

¿Cuál es su biblioteca favorita? ¿Qué es lo que le gusta de su biblioteca? ¿Tiene alguna anécdota en relación a una biblioteca? Nos gustaría conocer su historia.