México Antonio Ortuño

Antonio Ortuño
Foto: Alvaro Moreno

¿Qué significa para usted el término “refugiado”?

Se refiere a quien busca fuera de su país un santuario y protección contra sus propios compatriotas.

¿Es menos legítimo huir de la pobreza que huir de la guerra o de la opresión política?

En lo absoluto. No hay nada más profundamente humano que la migración.

¿Y qué opina de los que huyen a causa de problemas medioambientales?

También lógica. Estamos a expensas del clima, de las catástrofes naturales, de la escasez o desaparición de los recursos.

¿Cuándo se deja de ser refugiado?

Cuando la persona se integra en la sociedad que lo recibe o cuando consigue volver a la patria.

¿Existe un derecho natural al asilo?

Me parece que sí y que es irrenunciable.

En caso afirmativo: ¿es un derecho incondicional o se puede perder?

Lo considero, lo dije ya, irrenunciable.

¿Piensa que hay un límite en la cantidad de refugiados que puede absorber una sociedad?

Creo que una sociedad sana haría todo lo posible por recibir el mayor número de personas que lo necesitaran.

En caso afirmativo: ¿dónde pondría ese límite y por qué?

No colocaría un límite, en especial un límite arbitrario calculado con base en los presupuestos más egoístas.

En su país, ¿hay refugiados con privilegios, por ejemplo algunos que sean mejor recibidos que otros? En caso afirmativo: ¿por qué?

México ha recibido refugiados y migrantes de muchos países. Me temo que los propios códigos de racismo y clasismo con que los mexicanos se juzgan a sí mismos les son aplicados. Es decir, hay un mayor respeto para los migrantes provenientes de países europeos o de Estados Unidos y uno menor por los centro y sudamericanos.

¿Reciben los refugiados en su país un tratamiento justo?

Solía suceder. Pero la vida mexicana ha derivado en los años recientes hacia una situación en que impera y medra la violencia, y los migrantes –en especial los centroamericanos– lo sufren. Con respecto a los migrantes centroamericanos, México sufre una situación compleja. La meta de la migración ilegal latinoamericana (compuesta principalmente por mexicanos, guatemaltecos, salvadoreños y hondureños) es llegar a Estados Unidos. Muchos migrantes huyen de condiciones de miseria y violencia (incluidas amenazas concretas a su vida) y otros muchos más en busca de mejores condiciones económicas. Buena parte de sus familias permanecen en sus países de origen y reciben, con suerte, las remesas de dinero enviadas desde Estados Unidos. Salvo en casos aislados, estos migrantes no se consideran a sí mismos como refugiados; son parte de una migración en buena medida económica que ocurre hace años y que ha convertido a las remesas de dinero en una de las principales fuentes de entrada de divisas para los países involucrados (en México, por ejemplo, las divisas enviadas por los migrantes superan al petróleo como principal fuente de ingresos del país)…

¿Aceptaría recortes en el sistema de seguridad social de su país para facilitar el ingreso de más refugiados?

Totalmente. Aunque cabe aclarar que México es un país de paso para la mayor parte de los migrantes, cuyo destino final es Estados Unidos.

¿Qué requisitos deberían cumplir los refugiados para lograr una integración satisfactoria?

Un refugiado está en la peor posición, me parece. Generalmente debe conformarse con lo que los demás deciden darle.
 

¿Y los ciudadanos del país anfitrión?
Empatía, ante todo. Los migrantes son personas, no son patos ni mariposas, no son solamente parte de un “fenómeno”, son individuos.

¿Conoce personalmente a algún refugiado?

Sí.

¿Apoya de forma activa a algún refugiado?

Mi familia apoya el albergue local para migrantes.

¿Cómo cree que va a evolucionar la situación de los refugiados en su país en los próximos dos años?

No veo una salida pronta a la terrible situación de violencia a la que se ven expuestos los migrantes centroamericanos en México.
 

¿Y en las próximas dos décadas?
El recrudecimiento de la obsesión por la seguridad fronteriza de Estados Unidos y su empeño en que México se convierta en su primera línea de defensa empeorará, me temo, la situación.

¿Es capaz de imaginar un mundo sin refugiados?

Sería como pensar en un mundo sin violencia. Una utopía, un ideal.

En caso afirmativo: ¿cómo se conseguiría algo así?

Ojalá pudiera responder.

Usted o su familia, ¿han sido refugiados en alguna ocasión?

Mi madre y su familia migraron de España luego de la Guerra Civil de 1936-39.

¿Piensa que podría serlo en el futuro? En caso afirmativo: ¿por qué?, ¿cómo se prepararía llegado el caso?, ¿en qué país se refugiaría?

Espero que no.

¿Cuánto “hogar” o cuánta “patria” necesita?*

Mi hogar es mi familia y mi idea de comunidad incluye a personas de países muy variados. Podría vivir fuera de mi país pero preferiría pensar que también podré quedarme aquí.

*Esta pregunta ha sido tomada del cuestionario de Max Frisch sobre “Heimat”.