Poshumanismo
En el umbral de una nueva era

© Animación (extracto): „Rank" de Stefanie Sixt, https://www.sixt-sense.org. Video completo en https://www.sixt-sense.org/rank

La era digital ha alcanzado la mayoría de edad. Lo que inicialmente apareció como un progreso tecnológico repentino y con cambios enormes en todas las áreas de la vida de la sociedad moderna, se ha convertido ahora en la normalidad. Conceptos como los de esfera pública y privacidad se han visto redefinidos, mientras que la automatización y la inteligencia artificial están revolucionando profundamente al mundo del trabajo. La IA incluso ha encontrado su propio camino dentro del mundo de las artes. Este dossier está dedicado a las cuestiones éticas, políticas y sociales vinculadas con este desarrollo, así como a las posibilidades de abordarlas de manera creativa.

¿Artístico, artificial, arte?

¿Pueden las máquinas ser creativas? ¿Son las obras creadas por medio de la inteligencia artificial fenómenos marginales y efímeros de una sociedad tecnologizada, o representan el futuro del desarrollo creativo? En esta sección, presentamos a algunos ejemplos de artistas y de obras de arte vinculadas a la IA, incluyendo tours de compras en la darknet y discusiones sobre la pérdida del control.





Tu amigo, el robot.

Los robots de las viejas películas de ciencia ficción eran personajes secundarios del género, una fantasía lejana. Pero eso ha cambiado: El desarrollo de la inteligencia artificial ha progresado tanto que se ha hecho necesario el debate sobre cuánto queremos que las máquinas se parezcan a los humanos, y sobre qué cuestiones éticas podrían ser relevantes para manejarnos con ellos. Es importante mirar hacia este futuro, porque, como advierte el Prof. Thomas Metzinger, "cuando el primer robot exija derechos civiles, ya será demasiado tarde".



Neuronas en el cerebro humano
© Colourbox

Las preocupaciones del mañana

​Las nuevas posibilidades de la era digital tienen también un precio. La seguridad de los datos se ha convertido en uno de los principales desafíos de esta época. La avalancha de información no regulada no ha conducido necesariamente a un pluralismo de opiniones, sino, en muchos casos, a una fuerte polarización, en una disputa que no pocas veces implica la difusión deliberada de información falsa. Así, la sociedad y el Estado están llamados a tomar medidas para proteger la libertad individual y colectiva. ¿Qué sucede, por ejemplo, con el reconocimiento de los derechos fundamentales en entornos digitales? ¿Y cómo sería una protección de datos deseable para el futuro?










Neuronas en el cerebro robótico
© Colourbox

¡El futuro es ahora!

La disponibilidad y la transparencia de la información, como así también la aparición de nuevos mercados, canales de distribución y espacios públicos, han enriquecido de muchas maneras a la sociedad moderna. Se puede observar un marcado espíritu innovador en las redes sociales y las ofertas existentes se amplían permanentemente, como el desarrollo de ofertas de colaboración en línea, de streaming, de monedas alternativas y de espectáculos artísticos por medios digitales. El futuro es ahora (o, a más tardar, mañana mismo).





Top