Seúl
Sunjung Kim, Curadora

De Sunjung Kim

Sunjung Kim © Sunjung Kim

¿Qué podría simbolizar para usted su situación actual o la de su país?

“Pausa”. El mundo parece haberse puesto en pausa después de décadas de avance a toda velocidad. La globalización conectaba gente, comunidades y actividades en todo el mundo a una velocidad acelerada; en un mundo que se transforma rápidamente era difícil discernir o reconocer consecuencias del progreso en nuestras vidas cotidianas. Irónicamente, el cierre de fronteras, las restricciones a los viajes y las prácticas de distancia social que impuso el coronavirus nos revelan los beneficios y las cosas cotidianas que creíamos garantizadas.
Tapa del catálogo de la muestra Slowness of Speed, diseñada por Namu Design. La exposición, con obras de siete artistas coreanos entre los que se contaban Lee Bul y Choi Jeong Hwa, fue curada por Sunjung Kim y se presentó en 1998 en la National Gallery of Victoria, Melbourne, en 1999 en la Art Gallery of New South Wales, Sydney, y en 2000 en el Art Sonje Center, Seúl.
Tapa del catálogo de la muestra Slowness of Speed, diseñada por Namu Design. La exposición, con obras de siete artistas coreanos entre los que se contaban Lee Bul y Choi Jeong Hwa, fue curada por Sunjung Kim y se presentó en 1998 en la National Gallery of Victoria, Melbourne, en 1999 en la Art Gallery of New South Wales, Sydney, y en 2000 en el Art Sonje Center, Seúl. |

¿Cómo cree que la pandemia transformará el mundo? ¿Qué consecuencias ve en el largo plazo?

Ya estamos viendo que la pandemia no solo cierra algunas fronteras sino que crea otras, nuevas, invisibles. Esta crisis, causada por un virus que se propaga rápidamente y parece no reconocer fronteras, cambiará, y de hecho ya está cambiando, nuestra noción y percepción de las fronteras. Este tema me interesa especialmente y en mi calidad de fundadora y directora artística del Real DMZ Project estoy organizando un seminario sobre el impacto del coronavirus en la movilidad global. La prolongada práctica de la distancia social, el autoaislamiento y la reclusión en casa están cambiando nuestra visión de la vida y también los ideales asociados a la cotidianidad.

Esta crisis es algo nuevo para todos y pienso (y espero) que puede brindar a todos los sectores de la sociedad oportunidades para la reflexión y la autorreflexión de modos hasta ahora inexplorados. Como curadora, me preocupa lo que está pasando y lo que pasará en el ámbito internacional del arte. Aunque la mayoría de los eventos y muestras del mundo se han cancelado, pospuesto o cerrado, podemos convertir esto en una oportunidad para pensar vías alternativas o nuevas de hacer y experimentar las muestras. Por ejemplo, quizás seamos capaces de reactivar la escena artística reexaminando y poniendo a prueba la naturaleza multifacética de la práctica curatorial.

¿Qué le da esperanzas?

Durante esta crisis podemos ver cómo está cambiando nuestro entorno ambiental y ecológico y la visión que tenemos de la vida y su valor.

Top