Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Poesía
César Antezana / Flavia Lima

César Antezana / Flavia Lima
César Antezana / Flavia Lima | Foto: © Bea Jurado

De César Antezana/Flavia Lima

César Antezana/Flavia Lima (La Paz, 1979) es parte del espacio trans/cultural ALMATROSTE (desde el 2004), de la editorial artesanal del mismo nombre (desde el 2007) y del fanzine “La zurda siniestra”, coorganizadoras de la FLIA La Paz (Feria del libro independiente y autogestionado).
Ha publicado el libro de narrativa “Zzz…” y los poemarios “El Muestrario de las pequeñas muertes” (Ed. Almatroste), “Cuerpos imperfectos” (en el marco del II concurso de poesía Edmundo Camargo) y “Masochistics” (premio nacional de poesía Yolanda Bedregal, 2017). Estudiante de postgrado en la carrera de literatura en la UMSA de La Paz, se declara creyente de la praxis anarquista y reivindica “el feminismo QUEER en toda su monstruosidad” (según propias palabras).
 

César, como poeta exploras voces de mujeres hasta que te inventaste una especie de alter ego femino. Cómo surgió esto y qué fue la idea detrás?
 
Esta exploración es también personal, por supuesto y resulta definitivamente de pulsiones muy profundas que tengo desde la infancia, veladas, reprimidas de alguna forma. Mi escritura, mi apariencia en general, ese alter ego que mencionas (Flavia Lima), ahora son el resultado de saldar cuentas con ellas. Es el resultado también, qué duda cabe, de varias crisis vitales que me atravesaron y que hicieron eco en mi producción artística/política. Una vez hablé de eso en un poema: “desfalleces debajo de mi falda más bonita/ te quedas atónito y no sabes de dónde te llega la somnolencia/ en que habita mi familia/ mi madre me arrullaba con este delantal en el que ahora
 
eyaculas impreciso/ (…)/ mi cuerpo ejercita una grafía apresurada y nerviosa/
sobre tu cuerpo aún convulso/ y algo se corporiza de súbito/ algo que desconozco a pesar de contemplarte tanto/ así desnudo/ algo que envilece y se contiene y se degrada/ algo que no puede televisarse/ que no puede… / (…)”
 
Que te interesa de la poesía actual de Bolivia y en qué tradiciones te inscribes? En la de la poesía feminina, en la masculina? O está pensando en una escritura trans-género y que rasgos
podría tener?

 
Me interesa mucho la poesía de Mónica Velásquez, Humberto Quino, pero también la poesía más reciente, José y Joan Villanueva, Jessica Freudenthal, Muriel Buenaventura, Anahí Maya Garvizu, Roberto Oropeza, Inti Villasante, Iris Killa y Edgar Soliz, entre otras., con los que encuentro intercambios muy fecundos. Me gusta pensar en lo colectivo y mancomunado de la escritura, en su construcción intertextual, en constante diálogo con otras escrituras y lenguajes. Desprecio profundamente la noción individualista de “creador” o similares. Mi apuesta es por lo trans, eso está claro. Se me antoja ahora mismo una poesía en devenir, en movimiento constante, sin género o jugando con él hasta el paroxismo, hasta deformarlo por completo y que no queden de todo eso más que figuritas intercambiables o borrosas nociones solo referenciales y fluidas, maleables, permeables, abiertas a la invención. Esto vale también para la/mi vida por supuesto.
 
 
También eres activista queer y fundaste un espacio denominado „espacio
trans/cultural Almatroste“, nos puedes explicar un poco se te ocurrió
cruzar lo trans con la questión cultural? Para que actividades te sirve
el espacio?

 
El almatroste es un espacio que tiene ya quince años en La Paz y también está en construcción permanente. Empezamos con teatro, danza folklórica y música trova, muy bohemio todo. Creyentes de la teología de la liberación, anticapitalistas, asumimos con el tiempo también un discurso libertario y feminista, y estos últimos años, muy queer/punk. Esta vitalidad me encanta y quizás por ella es que muchísimas vertientes de la cultura under en la ciudad pueden tener su espacio aquí, en nuestro escenario: hip hop, hardcore, jazz, electrónica, noise, heavy, cumbia. También nos reunimos allí con otros colectivos de cine, activistas maricas, fanzineros, veganos y un largo etc. para planificar nuevas formas de explosión comprometida política y estéticamente con lo que consideramos es nuestro mundo. Estas actividades sostienen también de algún modo las publicaciones de nuestra editorial artesanal almatroste: con quince títulos publicados desde el 2007, pretendemos ser la primera edición de noveles escritorxs y de artistas plásticos que no tienen acceso a grandes editoriales. Creemos que la palabra poética puede transformar el mundo. Creemos que ya lo está haciendo.
 


 

Top