Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Novelas y cuentos
Fabiola Morales Franco

Fabiola Morales Franco
Fabiola Morales Franco | Foto: © Fabiola Morales Franco Privat

Fabiola Morales Franco (Cochabamba, 1978) realizó estudios en Narrativa en la Escuela de Escritura del Ateneu Barcelonés y el Master de Escritura Creativa en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona ciudad en la que reside desde el 2005. Ha publicado el libro de cuentos “La Región Prohibida” (2012; Editorial Nuevo Milenio).  “El día de todos tus Santos” (2017, Editorial Nuevo Milenio) es su primera novela. Relatos suyos han sido publicados en antologías como “Kafkaville” (EL Cuervo, 2015) y “Vertigos, antología del cuento fantástico boliviano” (El Cuervo, 2013), “Mar Fantasma” (Kipus, 2018), “Carne de mi Carne” (Mantis, 2018), “Once escritores del Wilsterman” (Editorial Nuevo Milenio, 2018), “Calles” (2018) y  “La desobediencia” (Dum-Dum Editora, 2019).
 

¿Qué significa para ti ser escritora boliviana en este nuevo siglo?  

No creo que haya diferencias ostensibles entre las escritoras de los últimos treinta años, seguimos sufriendo las mismas dificultades (ser minoritarias tanto en participación, publicación, divulgación y reconocimiento), como escritora mujer hago lo mismo que todas las demás: seguir escribiendo a pesar de pertenecer a una minoría impuesta por un régimen global en el que se protege e impulsa primordialmente las voces masculinas.
 
¿Te sientes parte de alguna generación de escritores en alguna parte?

Supongo que soy de aquella generación que escribe desde el yo, que está constantemente jugando con los límites entre la ficción y la realidad, haciendo eso que llaman autoficción. 

¿Para qué escribes? ¿Eres consciente de una línea, un objetivo o una intención interior o exterior? 

Escribo porque tengo una necesidad innata de hacerlo, cuando era pequeña, y no sabía escribir, dibujaba mis historias porque ya entonces tenía el impulso de contar cosas. Sin embargo mis historias tienen siempre un punto en común, nacen  de una realidad, ya sea una conversación, una anécdota que alguien me ha contado, una escena que he presenciado y lego encuentran su propio camino hasta convertirse en ficción. Mi intensión es siempre la misma, dar una mirada al interior humano, a través de escenas, hechos, actos concretos que por si solos no tienen sentido pero que en un conjunto adquieren profundidad, indagar de manera indirecta en las razones que llevan a las personas a vivir ciertas experiencias, a comportarse de la forma en que se comportan. 
 

 

Top