Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Poesía
Geraldine O’Brien Sáenz

Geraldine O’Brien Sáenz
AGeraldine O’Brien Sáenz | Foto: © Francisco Hurtado

Geraldine O'Brien Sáenz es poeta y comediante de lecturas bailables. Tiene licenciatura en psicología y se define como lacaniana. Actualmente termina su tesis para maestría en literatura sobre la lectura y la tragicomedia. Ha escrito un libro de poesía cómica: “Valium Juan – Espanglish Fragmentarium (vol. 1)” y publica en compilaciones colectivas. Es maestra de ceremonias feminista y trabaja como traductora y profesora. También vende cuadros y hace música.

¿Tu poemario se llama “Valium Juan - Espanglish fragmentarium - vol. 1”, ¿por qué elegiste este título y cómo concebiste esos textos?

Todo ese paquete conceptual tiene que leerse desde ese bilingüismo. Si se lee el “valium juan” desde el inglés, resuena un sonido que significa “volumen uno” (en inglés Volume One), incluido en la descripción del mismo fragmentarium. Ese es el secreto del título. Este texto se armó a lo largo de diez años de anotaciones y escrituras en los que fui juntando frases ingeniosas, con una cierta estética que no puedo definir exactamente: Recuperé fraseos que apelan a una sensibilidad cómica diligente o aguda. De ahí la noción de un fragmentarium, que da a entender que podría añadírsele, con el tiempo, más ideas y movimientos fragmentados, elegidos desde esta manera de ver las cosas.

¿Cómo ves la relación entre el español y el inglés en tus textos? Los leés muy performático, te inspiraste en la slam poetry?

Parece que el inglés y el español están mezclados en mi persona desde que conozco el lenguaje – viví en Estados Unidos de los 4 a los 12 años ; entonces las anotaciones que formarían el Valium Juan estaban formadas por partes en inglés que se habían adherido irremediablemente al español, o al revés. Había leído y releído estos fragmentos tantas veces que era imposible pensarlos de otro modo. Y así quedó al final. Y no sé si conecto con la tradición de slam poetry. Me interesó como escritura el social beat en algún punto de mi historia como lectora, pero no sé cuánto me habrá afectado. Hay en el Valium Juan el ritmo del slam pero la temática, el tono y el estilo son muy diferentes. No me quejo de nada en este libro, ni hay rastros de ira ni de despertares sociales muy claros. Más bien me que el narrador tiene un humor más andino… quizás.

¿Cómo la poesía boliviana podría incorporar las diferentes lenguas que existen y se hablan en el país más allá del español?

Pienso que solo se pueden incorporar lenguas a la poesía boliviana si están incorporadas en la vida y el uso de la lengua. Así como en mis anotaciones y en mis escrituras, el inglés era más fuerte que las ganas de suprimirlo, me imagino que el bilingüismo, o trilingüismo incluso, de algunos bolivianos saldrá definitivamente a la luz en la poesía boliviana tarde o temprano. Existen poetas bilingües como Mauro Alwa que, si no me equivoco, escribe en aymará y traduce sus poemas al castellano. Y bueno, está Gamaliel Churata, vanguardista puneño, cuyo pseudónimo combina el nombre bíblico que significa “Mi bendición viene de Dios” con el vocablo aymará que significa “Regalo de los dioses”. Es importante incorporar esas voces porque son tan chistosas y simpáticas. En general, en el bilingüismo y en la traducción en general, hay cosas intraducibles y me gusta poner eso en evidencia. La diferencia y los tropiezos comunicativos que hay en estos lenguajes y los efectos pequeños pero fantásticos que encuentras, son como artefactos extraordinarios que no sabes bien para qué sirven.

 

Top